CUBA: 53 AÑOS SIN TORTURAS NI VEJÁMENES A PRISIONEROS

Para Llibre, ese escenario contrasta con el existente en etapas de igual período en América Latina, donde en las décadas de los 60, 70 y 80 del siglo pasado regímenes apoyados por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos aplicaron el asesinato, la tortura y la desaparición de personas para silenciar movimientos de izquierda y protestas sociales.

Antes del triunfo de la Revolución, también la isla vivió esa problemática, de la cual fui víctima durante mi participación en la lucha clandestina contra la dictadura de Fulgencio Batista, comentó en una entrevista concedida a Prensa Latina.

Según narró, fue torturado y golpeado en dos ocasiones por su activismo político en los años 50, y en una de ellas salvó la vida de milagro “porque para uno de los esbirros me parecía demasiado a su único hijo”.

Desde la etapa de las luchas rebeldes en la Sierra Maestra, la Revolución liderada por Fidel Castro dio claras señales de una postura diferente, con la que ha sido consecuente por más de medio siglo, apuntó el jurista próximo a cumplir 80 años.

Llibre recordó su presencia en la entrega de oficiales y soldados enemigos capturados en las montañas del oriente cubano durante los meses finales de la dictadura de Batista.

Aprovechábamos cada tregua para entregar los prisioneros sanos y salvos a la Cruz Roja, mientras los heridos eran devueltos luego de recibir toda la atención médica a nuestro alcance, comportamiento que predicó siempre Fidel Castro, dijo.

“Jamás torturamos, ni maltratamos a los detenidos, a pesar de que se trataba de una guerra y de los compañeros que caían en los combates, Fidel nos acostumbró a eso”, insistió el especialista en derecho internacional e historiador.

También el otrora guerrillero de la Sierra Maestra José Hembel Tamayo rememoró aquellos días.

Subí a las lomas como fotógrafo, aunque alguna que otra vez me tocó cuidar prisioneros; “al principio no comprendía cosas como que los detenidos, algunos asesinos, comían lo mismo que nosotros y primero que nosotros, pero luego entendí lo ético de esa manera de actuar”, explicó en diálogo con Prensa Latina.

De acuerdo con Tamayo, en Playa Girón y en Angola, donde también estuvo, siempre se respetó a los capturados en combate.

Ha sido una línea recta de la Revolución y de Fidel, el jamás maltratar a un prisionero, lo viví en Girón y en África; aunque en Angola no participé directamente en acciones militares, muchos de mis compañeros sí dan fe de ello, agregó.

CONTINUIDAD DE UNA PRÁCTICA 

Llibre y Tamayo coincidieron al señalar que la política del tratamiento respetuoso a los detenidos ha continuado en la isla, donde la protección jurídica de los derechos humanos, y en particular la inviolabilidad de los prisioneros en su integridad personal está plasmada en la Constitución de la República y en otras normas sustantivas y procesales.

La Carta Magna en su artículo 58 refleja que el detenido o preso es inviolable en su integridad personal, mientras el acápite 30.11 del Código Penal establece que “el sancionado no puede ser objeto de castigos corporales, ni es admisible emplear contra él medida alguna que signifique humillación”.

También documentos internos de instituciones, como el Reglamento Penitenciario Cubano, descartan el amparo a cualquier maltrato, cuando refrenda que la ejecución de las sanciones se lleva a cabo dentro de la observancia de la legalidad socialista, excluyendo todo tipo de medida que pueda causar sufrimientos físicos o psíquicos.

Por su parte, el presidente del Tribunal Supremo Popular, Rubén Remigio Ferro, aseguró que Cuba cuenta con la vocación de los jueces hacia la estricta observancia de las garantías y derechos de las personas naturales y jurídicas, implicadas en los procesos judiciales.

Al inaugurar en el capitalino Palacio de Convenciones el VI Encuentro Internacional Justicia y Derecho, resaltó además la puesta en práctica en la isla de un eficaz empleo de sanciones penales alternativas o sustitutivas en la privación de libertad y beneficios de excarcelación anticipada. Bajo esos principios, en los últimos seis meses fueron excarceladas por distintos beneficios más de 10 mil personas, fruto de la labor conjunta del Tribunal Supremo Popular, la Fiscalía General de la República y los órganos especializados del Ministerio del Interior.

REINSERCIÓN SOCIAL CENTRA LABOR DE SISTEMA PENITENCIARIO 

El sistema penitenciario cubano desarrolla programas de formación básica y profesional, acceso a la cultura y práctica del deporte en aras de la reincorporación social de los reclusos.

Según fuentes oficiales citadas por el diario Granma, en la actualidad unos 27 mil internos reciben instrucción escolar en todos los niveles de enseñanza, mientras más de 24 mil están incorporados a la capacitación de oficios a pie de obra o en cursos especializados.

En ese escenario, una cifra superior a las 23 mil personas encarceladas realiza hoy trabajo socialmente útil, a partir de principios como la voluntariedad y la remuneración por sus servicios, precisa la propia fuente.

Respecto a la formación cultural, el Consejo Nacional de las Artes Plásticas, el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos, el Ministerio de Cultura y organizaciones de la sociedad civil ejecutan diversos programas en las prisiones del país.

Destaca por su impacto la “Expedición cultural por el mejoramiento humano”, organizada por el cantautor Silvio Rodríguez desde 2008, en la que participan escritores, trovadores, cineastas, pintores e instructores de arte.

“La cultura me ha hecho mejor persona, me ha permitido entenderme con los demás, querer a los demás y, por supuesto, que me quieran. En la medida en que eso se conciba en un ámbito tan especial como son las prisiones, me parece que vamos a ser un tilín mejores”, dijo Rodríguez a propósito de la iniciativa.

De acuerdo con el diario Granma, además del accionar en función de la reinserción social, el Gobierno de Cuba trabaja de manera permanente en garantizar las condiciones de vida de los reclusos, a través de la atención integral de salud y la ejecución de proyectos para reparar centros penales.

En ese sentido, se han realizado actividades para mejorar las condiciones de los 57 mil 337 internos, a partir de un proceso de inversiones en infraestructura previsto en el período 2007-2017.

Por Waldo Mendiluza. Jefe de la Redacción Nacional de Prensa Latina.

La Habana, 29 de mayo 2012
Prensa Latina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here