Por Fausto Triana: ¿Y DÓNDE ESTÁ EL ENTRENADOR DE CHILE?

Al estilo de una célebre comedia del cine estadounidense, la pregunta del momento en Chile apunta a una rocambolesca situación que tiene a la selección de fútbol en ascuas respecto a su entrenador.

Airplane era el nombre en inglés de la película de David y Jerry Zucker, y Jim Abrahams, que en Hispanoamérica se conoció como ¿Y dónde está el piloto?. Algo así le sucede a la Roja en la actualidad.

En las últimas horas, el vicepresidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), Gaspar Goycolea, aseguró que la entidad dio por cerradas las negociaciones con el entrenador argentino Jorge Sampaoli.

De tal forma, la telenovela que provocó reacciones disímiles aquí en las primeras semanas de enero, con una actitud ambigua del propio Sampaoli, parece reservar sus próximos capítulos a los tribunales con un proceso judicial complicado.

La cláusula de rescisión del contrato, que expira en 2018, es de poco más de seis millones de dólares. Según la ANFP, el preparador rechazó una propuesta para pagar una penalidad rebajada y en cuotas.

El caso fue anclado, a disposición ahora de los abogados. Sin embargo, los entuertos contractuales dejan sin respuesta numerosas interrogantes.

Sampaoli dijo de forma categórica que no quiere dirigir más a la Roja, ni siquiera en los compromisos premundialistas de marzo próximo contra Argentina y Venezuela. Tampoco renuncia ni acepta un arreglo con la ANFP.

La historia en torno al balompié y la escuadra nacional de Chile transita entre la fábula y la ficción. De hecho en este minuto, no existe el director técnico de la Roja, aunque oficialmente sigue siendo el argentino.

Pero tampoco la ANFP puede contratar a otro entrenador mientras la plaza continúe ocupada, por alguien que recalcó no estar dispuesto a cumplir ni siquiera algunos compromisos antes de abandonar el mismo barco que le dio la Copa América 2015.

Fernando Baredes, el abogado de Sampaoli, reaccionó de manera categórica al enrevesado problema: No corresponde pagar nada (…) si ellos van a judicializar, nosotros nos tenemos que defender.

Según Baredes, la negativa a pagar se afinca en que supuestamente se rompió una cláusula de confidencialidad cuando algunos medios chilenos publicaron detalles sobre su arreglo contractual.

Al respecto abundó que “sí, existe una cláusula de confidencialidad, y el contrato tiene excepciones”.

Dos integrantes de la Roja, el volante del Bayern Munich Arturo Vidal, y el segundo arquero Johnny Herrera, renovaron sus simpatías y apoyos a Sampaoli. No obstante, la irritación, críticas y desencanto de hinchas y medios se agudizaron.

El vicepresidente de la ANFP comentó que en razón de la voluntad de irse manifestada pública y privadamente de Jorge Sampaoli, estuvimos dispuestos a reducir la cláusula significativamente y darle flexibilidad de pagos diferidos.

Esto desafortunadamente fue rechazado de plano por el entrenador, dijo Goycolea.

Vestido de héroe, luego de villano, acto seguido de víctima y ahora de nuevo enfundado de diatribas, Sampaoli dejó en el aire la pregunta de dónde está el piloto o el timonel del elenco de fútbol de Chile.

Por Fausto Triana
Santiago de Chile, 15 de enero 2016
Crónica Digital / PL

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here