Por Norton Robledo: SALVADOR ALLENDE POR TODO CHILE, SALVADOR

3

Los recuerdos de antaño es un gusano mordiendo el alma,
la repetición infinita de este triste septiembre que nos corroe el alma ,
pero el sueño existe algún día llegaremos a cumplirlo.
Entonces florecerá la primavera

Norton Robledo

Hace 45  años íbamos cantando, soñando, y trabajando, construyendo un nuevo amanecer. Un Chile libre y solidario. Al Alba escondidos en la sombra, llegaron los generales traidores, portando el terror y la muerte – Desde el norte del continente, en los Estados Unidos de América, los halcones de la guerra, las grandes empresas transnacionales al igual que la derecha política chilena, vieron tocados sus intereses, su poder político y económico.
Entonces se confabularon, se asociaron, fueron los cuatros generales liderados por Pinochet, lacayos e instrumentos. El 11 de septiembre de 1973, dieron el golpe de estado.

El Compañero Presidente Salvador Allende Gossens,  rechazó las exigencias de rendición y murió combatiendo  , luchando, entre el humo, las llamas y la metralla ( el 11 de septiembre de 1973) en el palacio presidencial. Su vida y obra, está presente en el pueblo y en quienes aún en estos días seguimos haciendo nuestro su legado político. Siempre lo recordaremos como el compañero Presidente leal a la promesa hecha a su pueblo, combatiendo, luchando, entre el humo, las llamas y la metralla  defendiendo el derecho que el pueblo y los trabajadores le había dado. Defendiendo el gobierno de la unidad popular y las ilusiones y deseos de construir en Chile lo que el denominaba el socialismo a la chilena con sabor a empanada y vino tinto. Defendiendo una constitución usada para destituir a ministros y frenar el avance del gobierno. Defendiendo un parlamento en el que los partidos de derecha se habían entregado a la sedición golpista, apoyada y financiada por el imperialismo norteamericano.

          Salvador Allende por todo Chile

                   A Salvador Allende

Ahí está, en el momento, en el lugar  en el que el tiempo
o dejó en la historia.

De pie en su estatura de héroe, fusil en mano, pueblo en el alma,
y en su  pecho, flameando las banderas.

Él no está muerto, está en medio de la lucha
Las brisas de septiembre llevaron su ejemplo llevaron  sus ideas
de norte a sur, a lo largo y ancho de la patria.

Él no está muerto, su ejemplo y su luchase proyectan en ríos
y océanos, en desiertos y montañas en  sierras, y selvas.

Él no está muerto, su imagen  camina por  América Latina.
No está muerto, está en los rayos centelleantes del cobre
que dejó testa mentado  a los hijos del futuro, en las semillas
de esperanzas que sembró en los surcos de la tierra, en el recuerdo
y memoria de la gente.

Salvador Allende por todo Chile, como aires libertarios que barrerán
los vestigios de los viejos gobiernos nacidos de las armas y
de tratados  y  comercios.

Salvador Allende por todo Chile, como  ríos de sueños e ilusiones,
como  ríos de leche, escuelas y libros, como océanos de carbón,
cobre y hierro, fábricas, trabajo, casas, arte y herramientas,
como semilla esperando ser germinada, para que renazca
la primavera en su alma de corazón valiente

Canto al compañero presidente, canto al revolucionario consecuente.
Combatió entre el humo, las llamas y la metralla, defendiendo
el gobierno de la Unidad Popular y el  mandato que el pueblo
le había dado

La poesía canta y a través de sus versos,  en sus cantos vienen
ese puñado de valientes que lucharon junto a su presidente

Ah, qué Presidente
Ah,  qué valiente
Ah, qué consecuencia
Ah, qué lealtad

Salvador Allende,  por los caminos de la patria.
Sus pasos y su mirada se dirigen hacia las anchas alamedas.
Salvador Allende por todo Chile.

Junto al pueblo, luchando, siempre luchando
Salvador Allende, haciendo camino junto al pueblo.

Caminando,  caminando, siempre caminando.
Algún día llegaremos, entraremos a las ciudades de la patria,
con el corazón lleno de banderas libertarias.

Ahí está, en el momento
Y en el lugar en que el tiempo
lo dejó en la historia.

Él no está muerto, está de pie, fusil en mano,
su corazón valiente lleno de banderas y su alma
templada en el fuego

No pudieron matar al héroe.
No pudieron matar el alma
No pudieron matar la idea.
No pudieron matar las banderas.
No pudieron matar el sueño.
No pudieron matar el recuerdo.
No pudieron matar la historia.
No pudieron matar la memoria

Santiago de Chile, 11 de septiembre 2018
Crónica Digital

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

3 Comentarios

  1. El compañero Presidente Allende vive en el recuerdo de quienes trabajamos por su projecto país y más en aquellos que tuvimos la suerte de darle la mano.

  2. Cierto,Gino, aquellos que tuvimos el privilegio de alternar con tan formidable persona,como fue el Dr.Salvador Allende,mientras vivamos siempre estará presente en todas circunstancias de nuestra existencia,fue como un padre ejemplar, su compañía, sus palabras,su don de gentes, yo en el quehacer de las artes plásticas, estuve dando los últimos pinceladas en el ultimo vagón del tren de la Victoria en la Estación Central que iba a Puerto Montt,en ese mismo año 1964 en diciembre exponiendo mis obras de escultura en la Feria de Artes Plásticas en el Parque Forestal de Santiago,tuve el honor de la visita del Dr.Allende y muy interesado en mis obras;he llegado a la conclusion que El era un formidable intelectual ,ademas de su valor político,un intelectual con un profundo amor por su pueblo,no solamente chileno,sino que latinoamericano.En su alocución en la plaza de Rancagua cuando determino promulgar la ley de nacionalización del cobre ese año 1971 reflexionando mucho decidi crear y realizar una pequeña obra en fundición en bronce y se la lleve a la Moneda el 4 de noviembre de 1972 como mi saludo a sus dos años de gobernante,me respondió con una carta el 8 de enero de 1973 que tengo insertada en mi sitio web
    La obra la titule Fresia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.