RECUERDAN CON MISA ECUMENICA A ABATE PIERRE

0

En la oportunidad, el presidente las Urracas de Meaux, José Aravena, realizó una exposición sobre la historia de las Urracas en Chile. Por su importancia para el mundo social y político local, Crónica Digital reproduce el discurso de José Aravena.

GRACIAS ABATE PIERRE

En los primeros años de la vida de Las Urracas, a fines de la década del ’50; nos encontrábamos apoyando las luchas de los pobladores sin casa que ocupaban terrenos vacíos para instalar sus viviendas y construir un espacio para crecer y compartir.

Eran tiempos de agitación social y política en Chile, gran migración del campo a las periferias de las grandes ciudades.

En la zona sur de Santiago se comenzaba a desarrollar un grupo de jóvenes estudiantes y trabajadores que quería servir a sus semejantes: Las Urracas.

Una parte de Las Urracas estaban instalados en una pequeña comunidad en La Población La Victoria, lugar que fue a visitar el Abbé Pierre en su primera visita a Chile en agosto de 1959, invitado por la Iglesia de Santiago.

Estuvimos con el personaje, escuchamos su mensaje y estudiamos la experiencia a través de libro los “Traperos de Emaús” de Boris Simon.

A fines de septiembre de ese año, en una de las primeras jornadas realizadas en Urracas, se decidió que dos compañeros fueran a conocer la vida y el oficio de Traperos a Francia.

Luego de compartir desde adentro la experiencia y la vida de traperos, de tener la oportunidad de estar en varias ocasiones con el Abbé Pierre; al regreso de esta experiencia nació la primera Comunidad de Trapería en Santiago: mayo 1961.

Queríamos ser autónomos, vivir de nuestro propio trabajo y este fue el comienzo de la experiencia de construir la “Autosuficiencia”.

Se trataba de respaldar el compromiso social con una infraestructura que diera sustento humano, material y financiero; para mantener la independencia y autonomía frente y a los poderes de la sociedad.

Otra enseñanza que nos entregó la visión del Abate Pierre y de los compañeros de Emaús, fue la Regla de Vida en que se expresa el pensamiento central del Movimiento:
Frente a cualquier sufrimiento humano, responde en lo inmediato y luchar por destruir sus causas.

En este planteamiento está el aporte fundamental para el quehacer social:

* El servicio, como respuesta urgente a una necesidad humana y social. Es el corazón que actúa.

* La lucha contra las causas que generan situaciones de miseria o injusticia. Es la lucha política. Es la cabeza que nos obliga a buscar respuestas colectivas. Sentimiento y racionalidad; lo inmediato y las causas; el corazón y la cabeza; son elementos fundamentales para la Acción.

Sin estos dos elementos; el Servicio y la Lucha Social y política no hay respuesta Emaús.

Nuestro único homenaje a la partida del fundador de Emaús en el mundo es reafirmar nuestro compromiso por la Acción Transformadora de esta sociedad generadora de injusticia y exclusión; depredadora de la vida y de la naturaleza.

Gracias Abate Pierre

Las Urracas

Santiago de Chile, 03 febrero 2007
Prensa Latina
, 0, 25, 20

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.