CIMITARRA: LA ESPADA DE “DIOS”

0

Lamentable por lo que significa silenciar una voz profética que habla desde los pobres del continente latinoamericano; lamentable también por marcar con el sambenito de la sospecha herética a un hombre que ha demostrado su fidelidad al evangelio hasta con peligro de su vida (Jon Sobrino salvó de ser asesinado cuando mataron a sus compañeros de comunidad hace pocos años lamentable, finalmente, por la oportunidad: el papa Benedicto XVI está ya preparando los discursos y los gestos simbólicos para su primer viaje a Amerindia: visitará el santuario mariano de Aparecida, en Brasil, en mayo próximo con ocasión de la V Conferencia de obispos del continente.

El problema

Los monseñores de Roma le aplicaron la lupa a un par de libros de Jon Sobrino y les tembló el solideo. No les pareció bien fundada la reflexión teológica hecha por el autor (sus presupuestos metodológicos) y tuvieron reparos serios en temas como la divinidad de Jesucristo, su encarnación, la relación entre el Reino de Dios y el propio Jesucristo, su autoconciencia y el valor redentor de su muerte. Les pareció que el teólogo jesuita destacaba tanto la humanidad de Jesús que su divinidad quedaba en cuestionamiento. Esa visión horizontalista de Jesucristo podría dañar la fe del pueblo y hacerle creer que Jesús era solamente un “maestro de sabiduría” al estilo de los gurúes del oriente: un hombre sabio y santo, enseñador de verdades trascendentes. Les pareció que Jon Sobrino dejaba en la penumbra que Jesús era Hijo de Dios.

La historia

Este tema es un problema antiguo en la iglesia. Casi en los mismos comienzos, allá desde los años 300 d.JC, ya había cristianos haciéndose mutuas acusaciones y condenaciones e incluso tirándose piedras y dándose bofetadas por este asunto.

En la comunidad cristiana aparecieron unos “adopcianos” que defendían que Jesús en cuanto hombre era solamente hijo adptivo de Dios. Por ahí andaban también los llamados “agnoetes” que decían que Jesús no tenía ni idea de algunas cosas como el día del juicio final. Unos llamados “socinianos” afirmaban algo parecido. Arrio y sus seguidores creían que Jesucristo era Dios pero en sentido impropio. Nestorio, patriarca de Constantinopla, por su parte enseñaba que en Cristo existían dos personas: una divina (el Hijo de Dios) y otra humana (el hijo de María) y que estaban unidas con una voluntad común.

Eran tiempos recios en los que la doctrina iba consolidándose. Las autoridades de los imperios de oriente y de occidente tomaban partido por una u otra teoría. Los papas de Roma andaban a la caza de herejías para que el rebaño se mantuviera unido y no se alimentara de pastos envenenados.

Una pelea formidable se dio con dos términos acuñados en el concilio de Nicea: el “omousios” y el “omoiousios”: discutía si Cristo era “consustancial” a Dios Padre o era simplemente “semejante en la sustancia”.

Calcedonia

Pero la batalla final se dio en el Concilio de Calcedonia (451 d.C) En esa época, Eutiques defendía que había dos personas en Cristo, pero su doctrina fue condenada por el obispo Flaviano en el concilio de Constantinopla el año 448. Entonces Eutiques acudió al Papa para que dijera una palabra. El papa León envió una carta explicando el asunto y aprobó la condenación hecha por Flaviano. Al año siguiente, el emperador Teodosio, partidario de Eutiques llamó a concilio en Efeso; entonces los obispos partidarios de la teoría de las dos personas en Cristo, después de amenazar, golpear y enviar al destierro al obispo Flaviano, lo excomulgaron junto con el papa León. La historia conoce ese hecho como “el latrocinio de Efeso”.

Interviniendo en el asunto, el papa León llamó a concilio universal en Calcedonia. Ahí se estableció el documento fundamental de la cristología, el que orienta el pensamiento cristiano para siempre: “Cristo es verdadero Dios y verdadero hombre, compuesto de un alma racional y de un cuerpo; consustancial al Padre, según la divinidad y consustancial a nosotros, según la humanidad. Señor en dos naturalezas sin confusión, sin cambio, sin división ni separación, y sin que la unión quite las propiedades y la diferencia de las dos naturalezas. De este modo no hay en Cristo dos personas, sino una sola y ésta es un solo único Hijo de Dios…”

Se estableció un dogma de fe y no una teoría científica, ni un dato histórico; que fuera verificable. Se trata de algo que la cristiandad debió aceptar como elemento nutriente de su fe.
Pero no por eso la declaración solemne dejó de ser una brasa ardiente para pensadores, filósofos, teólogos, pastores y pueblo. ¿Cómo se pueden unir esas dos naturalezas en una sola persona?

Hoy día

Hoy día a nadie en el “pueblo pueblo” de nuestro continente, la iglesia de la base, la “que cree en Jesucristo y reza en español” (Rubén Darío) tiene la tentación de ser monofisita, docetista o nestoriano. La declaración de Calcedonia ha sido aceptada pacíficamente por el pueblo cristiano, porque para él todos esos conceptos están en chino. No entiende ni necesita entender, porque su experiencia de fe no se nutre de conceptos abstractos sino de historia, piel y acontecimientos; es decir, el creyente se basa en el hecho histórico de Jesucristo, lo reconoce como Hijo de Dios y necesita tenerlo cercano en la vida. Lo demás queda para los malabaristas de la religión.

Las acusaciones

Pero en el mundo de los teólogos el asunto es diferente. Las definiciones de los concilios no son puntos de llegada sino más bien puntos de partida para un ulterior desarrollo desde una base firme. Así lo ha entendido Jon Sobrino: ha remarcado la condición humana de Jesús porque hay demasiados interesados en mantenerlo alejado de este mundo.

Las acusaciones que le han hecho desde Roma se centran en cinco puntos ya señalados en el segundo acápite de este artículo.

En esos temas Roma ha encontrado “imprecisiones y errores…y notables discrepancias con la fe de la iglesia”. Los “errores” estarían básicamente en dos de los libros de Sobrino: “Jesucristo liberador” y “La fe en Jesucristo”. Y como la rutina es la peor carcoma de las buenas intenciones, la curia vaticana volvió al viejo procedimiento de ocupar la cimitarra, como en los viejos tiempos en que la doctrina se defendía en base a anatemas: el teólogo jesuita fue separado de sus cátedras de enseñanza y se le prohíbe publicar sus libros.

La defensa

Jon Sobrino ha respondido. En su defensa señala que el primer libro data de hace quince años sin que nadie le objetara algo, tuvo la autorización del cardenal Arns y ha sido traducido a varios idiomas. El segundo libro es de hace siete años, fue examinado por una docena de expertos en teología dogmática y aprobado por todos y también está traducido a varias lenguas.

Le parece a Jon Sobrino que se trata de algo más oscuro: de la amenaza proferida públicamente por el colombiano López Trujillo al ser nombrado cardenal de la Iglesia: entonces señaló que iba “a terminar con los teólogos de la Liberación: el peruano Gustavo Gutiérrez, el brasileño Leonardo Boff, el chileno Ronaldo Muñoz y el vasco Jon Sobrino”.

En su defensa el jesuita hace una larga relación de las persecuciones que ha debido padecer de parte de los monseñores más arcaicos y retrógrados de la Curia romana y de las sedes americanas.
En particular trata de la crítica realizada por el entonces Joseph Ratzinger.

En la última parte de su respuesta (a modo de carta dirigida a su superior general) Jon Sobrino destaca los problemas de fondo: ha debido responder a Roma por las acusaciones y lo ha hecho explicando su pensamiento, pero todo ha sido en vano. Confiesa su fe en Cristo como Hijo de Dios hecho hombre porque en él la “trascendencia” se ha hecho “transdescendencia”. Y por eso su compromiso con los marginados de este mundo porque a ellos vino Cristo a anunciarles la liberación: una liberación de las ataduras internas que produce el pecado como negación de Dios que es bondad, belleza y amor; pero también liberación de las cadenas que son consecuencia de la negación de Dios y que repercuten en el ser humano y en la creación entera: la violencia contra los débiles, la prepotencia de los poderosos, la humillación de las minorías, la hipocresía de una sociedad machista acaparadora de bienes de consumo, la corrupción de los sinvergüenzas, el abuso y el mal uso de la creación, las amenazas contra la vida.

Cristo, que se identificó con el Hijo de Dios, tiene un rostro humano y un cuerpo lacerado. Los Cristos de los altares son de yeso o de madera.

Conclusión

La ola de rechazo que ha producido la notificación de Roma, prohibiendo a Sobrino enseñar en las universidades católicas y escribir sobre temas de cristología, ha sido enorme. Se han resentido las comunidades de base, los teólogos-pastores, los religiosos y laicos que están insertos en la base popular. En fin, todos aquellos que reconocen en Jon un estímulo para profundizar su fe en Cristo como liberador de las cadenas: las del cuerpo y las del corazón. La gente que sigue soñando con el Reino de Dios que es una iglesia samaritana que se esfuerza por bajar de la cruz a los pueblos martirizados y anuncia y lucha en esperanza por una sociedad igualitaria.

La reunión de obispos en Aparecida (Brasil) en el próximo mes de mayo, puede ser la instancia apropiada para decirle al Papa Benedicto que las iglesias de Amerindia necesitan más del evangelio que se alegra porque “los humillados serán levantados y los poderosos serán despedidos con las manos vacías”, que de “notificaciones” que parecen proceder de enconos personales.

La cimitarra, que era el arma preferida por los medievales para cortar cabezas, no es instrumento litúrgico ni para alabar a Dios ni para dialogar con los hermanos.

Santiago de Chile, 11 de abril 2007
Crónica Digital

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.