CARTA DE LAICOS CHILENOS AL PAPA Y A LOS OBISPOS DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

0

El profetismo no se pone contra nadie. Su acción se dirige a desvelar el pecado personal y social que amenaza y esclaviza a las personas”1. Estos claros conceptos han estado presentes antes y después de la fundación del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) que ha convocado a su V Conferencia General en Brasil.

Hoy, los obispos del Continente van al Santuario de Aparecida para escrutar los signos de los tiempos y, a discernir las angustias y las alegrías del pueblo latinoamericano en momentos históricos bien definidos y cruzados por una línea maestra que es el modelo económico neoliberal que azota y castiga a los más pobres y los condena a una especie de muerte lenta. Por cierto que en estos tiempos es difícil ser genuino discípulo de Jesús, más aún si consideramos con seriedad que ser discípulo es cambiar de vida!

Desde Chile, convertido en un laboratorio de este sistema económico neoliberal, junto a otras voces que ya se han hecho escuchar, queremos entregar nuestra opinión y esbozar algunas ideas fuerza que deberían estar en las Conclusiones de esta V Conferencia, reflexiones que nacen desde nuestra convicción cristiana fiel al Concilio y, por sobre todo, al Evangelio de Jesús que nos inspira, ilumina e interpela nuestras conciencias.

En nuestro país conocemos bien los estragos sociales y éticos que causa el sistema neoliberal. La falta de democracia plena, la pobreza, la exclusión política social, el desempleo crónico, la corrupción, el consumismo desenfrenado, la precariedad en la salud, la educación, las privatizaciones irracionales y el consumo de drogas entre los jóvenes de zonas periféricas, son sólo muestras de este flagelo que recorre a toda Latinoamérica en mayor o menor grado. Es decir, la negación inmisericorde de la vida buena para todos. Estos componentes trágicos de la ideología neoliberal que están a la vista de quien quiera ver en Chile y otras latitudes, nos interpelan a derribar el gran muro de la desigualdad y a consolidar con valentía la esperanza de los pobres.

Ante esta realidad social injusta y perversa, esperamos no sólo una palabra “ilustrada teológicamente”2 de nuestros obispos reunidos en el Santuario de Aparecida, sino también una praxis profética y, un acompañamiento de pastores discípulos de Jesús, audaces ante el dolor y la miseria. En consecuencia, pedimos tener presente estas reflexiones en las conclusiones finales:

1) Que la “opción por los pobres” sea una actitud permanente de nuestra Iglesia y la sitúe en una perspectiva no sólo teórica, sino que de acción concreta con palabras y signos claros. Sin temores ni cálculos que sólo alejan una auténtica acción evangélica. Es necesaria una condena al modelo económico neoliberal que oprime, aplasta y crucifica a millones de hombres, mujeres y niños con una vida injusta y miserable. Este pecado no se puede callar ni puede ser tratado con posiciones genéricas o vocablos fáciles. Hemos de ser auténticos discípulos a pesar de los costos que ello nos signifique como Iglesia.

Este abandono de los pobres de cada país y de todo el mundo abarca a los 2/3 de los seres humanos del planeta y es un colosal crimen de genocidio de los poderosos de este mundo. Son sus víctimas unos 4.000 millones de hermanos nuestros e hijos de Dios que no tienen el mínimo indispensable para una vida humana y buena. No pueden practicar la virtud (santo Tomás de Aquino- Aristóteles) ni por tanto desarrollar su vocación básica de ser hombres y mujeres plenos en el siglo XXI, habiendo en la humanidad suficientes bienes, y recursos humanos y técnicos para ello. Afrontar este drama universal es una inmensa responsabilidad para nosotros. Como decían los Padres de la Iglesia, citados por el Concilio Vaticano II: “Da de comer al que muere de hambre, porque si no le diste de comer, lo mataste ”(Gaudium et Spes, N° 69).
Ahora bien, este abandono sistemático es fruto de un inmenso pecado social estructural: el sistema capitalista y neoliberal que domina el mundo global y casi todos los países. Es la violencia o injusticia institucionalizada, condenada en las Conferencias Generales de Medellín (3) y Puebla (4). Es el imperialismo internacional del dinero que los Papas contemporáneos han condenado, en Encíclicas, por promover una inmensa concentración del dinero a nivel mundial en trusts monopólicos o empresas gigantescas multinacionales, especialmente las de quienes manejan o son dueños del dinero, sangre de la economía, o sea los Bancos.

( Pío XI en la Quadragesimo Anno) (5 Pablo VI en la Populorum Progressio)(6).Y que los Obispos Latinoamericanos condenaron a su vez en Medellín (7). Ellas configuran un sistema que deja a los proletarios empobrecidos y marginalizados en una situación que no difiere mucho de la de los esclavos (León XIII-Rerum Novarum) (8) y que es nefasto (Populorum Progressio)(9), ya que no respeta en absoluto la hipoteca social de todos los bienes de la tierra (Juan Pablo II.- Sollicitudo rei socialis) (10). Es un sistema perverso en sí y no sólo en sus abusos.

La evolución de este sistema en los últimos 15 años, ha sido para peor. Ha agravado notablemente las ya grandes desigualdades al interior de los países entre ricos y pobres como asimismo entre las naciones ricas y pobres. Por ello requerimos, clamamos y urgimos una lucha clara y directa, no violenta, en contra del sistema capitalista y de las políticas neoliberales por parte de la Iglesia Católica, en la V Conferencia del Celam en Aparecida. Ella debe darse en el plano doctrinal ( Declaraciones Episcopales e incluso Encíclicas Papales) y en el plano de la acción. O sea de la Acción Católica, de la pastoral concreta de la denuncia de dicho sistema.

Así como la hace por ejemplo la Iglesia del Brasil, con las siguientes acciones: 1) Acción de la Comisión Pastoral y del Movimiento de los Sin Tierra por la reforma agraria. 2) Carta de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) que planteó: a) La elevación del salario mínimo, b) La rebaja de los intereses usurarios de los Bancos, c) El reestudio de la deuda externa y de la privatización de grandes empresas estatales como la del Río Vale Doce (11 3) Promoción de Plebiscito popular contra el ALCA uniéndose con 11 millones de brasileños; y 4) La lucha ecológico-económica-política del Obispo de Barra (Bahía) con su huelga de hambre apoyada por los PP Franciscanos contra el proyecto de desviación de aguas del Río San Francisco, en beneficio disimulado de una multinacional exportadora de frutas tropicales, la Fyffes PineApple Limited, en Octubre de 2006. Así, dicha Iglesia hermana latinoamericana, que tiene el mayor número de católicos del mundo, incluso se planteó en contra de políticas económicas y proyectos del propio reelegido Presidente de la República de Brasil , Luis Ignacio da Silva, con quien guardaba históricas buenas relaciones. “Más amo la verdad que a Platón” decía Aristóteles de su amigo y antiguo maestro Platón.

A dicha lucha el Papa Benedicto XVI y los Obispos del Celam deben invitar a unirse ecuménicamente a las demás iglesias evangélicas, religiones y hombres justos de todo el mundo, aunque deban enfrentar al imperio económica y militarmente más poderoso del mundo. Los auténticos seguidores de Jesús y de la verdad, dondequiera se encuentren, no deben ni pueden “servir a Dios y al dinero”. Deben optar. Y optar por los pobres, a través de cuyos rostros nos interpela Jesús, que es el rostro de Dios.

En cuanto a nosotros, como miembros de la Iglesia Católica de Chile, debemos aclarar que nuestra responsabilidad frente a este sistema inhumano es triple. En primer lugar como chilenos por haber permitido instalar y mantener e incluso promover este nefasto sistema en nuestro país, bajo la genocida dictadura de Pinochet, a sangre y fuego, e incluso bajo la llamada Concertación por la Democracia. En segundo lugar, por haber permitido sin mayor protesta y denuncia su introducción en el mundo, lo que contribuyó a que los gobiernos posteriores de M.Thatcher (1979)(Reino Unido) y R.Reagan,(1981)(Estados Unidos) y sus sucesores, lo divulgaran como un “éxito” o “milagro económico”y lo impusieran en todo el mundo a través del FMI a los demás países en las décadas del 80 y 90 En tercer lugar, particularmente como católicos, ya que fue la Pontificia Universidad Católica de Chile, que 10 años antes del golpe militar en Chile, impulsó decisivamente el estudio del nuevo sistema neoliberal en su Escuela de Economía que formó y apoyó a los famosos “Chicago Boys”, que desde el Gobierno de Pinochet lo impusieron e incluso lo divulgaron a nivel latinoamericano (Hernán Buchi y José Piñera).

Por otra parte, no podemos dejar de manifestar nuestra estupefacción al ver que el Documento Síntesis del Celam que se ha tomado como base para debatir los problemas del mundo y de la Iglesia en Aparecida, en 364 acápites sólo menciona 3 veces, y no como algo central, la Doctrina Social de la Iglesia (una vez justamente al hablar de las Universidades católicas (Ns. 287, 289 y 345). Y sólo una vez el tema Enseñanza Social de la Iglesia (N° 194). Y que en el índice Final Analítico de 268 materias, temas o palabras importantes del documento Síntesis del Celam no aparecen mencionados ni siquiera una vez los temas ”Doctrina o Enseñanza Social de la Iglesia.”. Ello en circunstancias que el tema “Identidad”(a secas) aparece 33 veces en la Síntesis y en dicho índice. Quisiéramos creer en un simple olvido. Pero no puede haberlo en un tema tan fundamental. La Enseñanza Social de la Iglesia es un tema básico del Evangelio de Jesucristo: “No podéis servir a Dios y al Dinero. (Mateo 6,24; Lucas 16,13). Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico se salve”.(Lucas 18,29). Un discípulo y misionero de Jesucristo y toda la V Conferencia de Aparecida no puede olvidarlo “olímpicamente”.

Y en nuestro caso, debemos señalar con profundo dolor que pueden haber influído en ello opiniones bastante recientes del propio Cardenal Arzobispo de Santiago y Presidente del Celam, Francisco Javier Errázuriz Ossa en el sentido de alabar entre las “cualidades” de Pinochet el haber implantado en Chile el sistema neoliberal, explícitamente en Alemania (2004) e implícitamente en Chile, con ocasión de la muerte de Pinochet (11 Diciembre 2006).

De este inmenso pecado de omisión de denuncia del sistema capitalista neoliberal en estos últimos 15 años, planteamos que la Iglesia Católica, el Papa y el Celam (los Obispos latinoamericanos como conjunto) deben pedir perdón a los latinoamericanos y al mundo entero. La IV Conferencia de Santo Domingo del Celam no condenó el sistema neoliberal como lo pretendía un número importante de obispos latinoamericanos (un 40% al menos), por la influencia y presión de la Curia Romana que impusieron textos que impidieron una denuncia clara y cabal del sistema. (Ns. 195, 196, 199 párrafo 3 y 203 párrafo 3). Esta denuncia era fuerte y global como consta de los textos 195, párrafo 2, 199, párrafos 1 y 2, y sobretodo la línea pastoral del N° 202, párrafo 2: “Denunciar la economía de mercado que afecta fundamentalmente a los pobres. No podemos estar ausentes en una hora en la que no hay quien vele por sus intereses.”

Esta situación de los pobres se ha agravado aún más que en Santo Domingo (hace 14 años) que en el N° 199 señalaba ya que “el empobrecimiento y la agudización de la brecha entre ricos y pobres, golpean de modo grave a las grandes mayorías de nuestros pueblos.”

Por ello, nosotros, laicos católicos chilenos, hoy frente a Aparecida planteamos que debemos amar más a la verdad histórica (Jesús en los pobres) que a la Curia Romana e incluso al Papa, que son sólo una superestructura de la Iglesia. Y por ello denunciar la economía de mercado que afecta fundamentalmente a los pobres. No hacerlo ahora que se levantan importantes voces críticas del sistema no sólo en Cuba, sino que también en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Uruguay, Argentina y Brasil, como asimismo en Paraguay y en Chile, es mucho menos perdonable.

2) Debemos recordar que en Santo Domingo, en 1992, la Iglesia Latinoamericana, apoyada por el Papa, decidió como línea pastoral en su N° 209; “Fomentar y acompañar los esfuerzos en pro de la integración latinoamericana como “patria grande”, desde una perspectiva de solidaridad que exige, por lo demás un nuevo orden internacional.”. No aparece consecuente con este compromiso el ataque franco al “populismo” latinoamericano cuyos líderes actuales, Chávez, Morales, Correa, Ortega, Kirchner, da Silva”Lula”, Tabaré Vásquez, Fernando Lugo, Fidel Castro, etc. buscan explícitamente, junto con otros, la creación de la “Patria Grande de América Latina” planteada por Bolívar. La Iglesia Católica se comprometió a fomentar y apoyar, “la Patria Grande de América Latina.” No a socavarle el piso cuando sendos jefes de Estado están trabajando empeñosamente, con el respaldo de sus pueblos, para construirla efectivamente, en la historia. Ellos no merecen ser indirectamente tratados como “caudillos que vengan a resolver todo mágicamente y que hacen “depender infantil y masivamente” al pueblo “en lugar de intervenir con creatividad y constancia.” Documento Síntesis (N° 280). Y menos por parte de un clero que no admite elección, ni revocación de su poder y que infantiliza a los laicos masivamente al negarles todo poder importante en la Iglesia, como el concurrir a esta misma Conferencia de Aparecida, con real derecho a voz y voto.

Como se desprende de la Convocatoria de Aparecida: Si queremos hoy de verdad ser discípulos y misioneros de Jesucristo, debemos seguir a Jesucristo;Camino histórico, que con su ejemplo y con su Espíritu nos hacen descubrir nuestra “Verdad” y situación históricas para que todos nuestros pueblos, actuando históricamente, tengan Vida, ahora.

3) Desenmascarar y hacer conciencia sobre las consecuencias de las diversas expresiones del imperio del terror que expande y sustenta el gobierno del presidente Bush desde la Casa Blanca y el Pentágono. Allí está la causa de tanta violencia que hoy azota al mundo y, en nuestra América Latina y el Caribe se devela como una forma de opresión que va contra los postulados mismos del Evangelio. La paz es un mandato para todo cristiano, pero ella no se logra en base a guerras preventivas como las de Afganistán e Iraq, torturas como las de los campos de concentración de Guantánamo, Abu Gharib y los de la CIA en Europa del Este, fuera de la negación directa de derechos humanos básicos por la simple sospecha de terrorismo, de la Patriotic Act de Estados Unidos. Dicha ley fue propuesta por Bush y aprobada por el Congreso de USA, bajo presión urdida por la mentira de la propaganda oficial anti-Irak. (Conexión íntima de Irak con Al Qaeda, Armas de destrucción masiva o bacteriológicas, intento de compra de uranio en Níger, etc. Ver discurso de Al Gore(12). Ese es un claro signo de una cultura de la muerte que no queremos bajo ninguna circunstancia ni resquicio diplomático.

Protestamos como cristianos que si bien el Papa Juan Pablo II planteó un sólido “No a la guerra” el 13 de enero de 2003, ante los 174 embajadores acreditados ante el Vaticano para evitar la guerra de Irak, su postura fue minada por la declaración posterior de la Secretaría de Estado, (Angelo Sodano), de 18 de febrero de 2003 en el sentido de que “La Santa Sede no es pacifista a toda costa, pues admite la legítima defensa por parte de los Estados. Se debe mas bien decir que la Santa Sede es siempre pacificadora, pues trabaja intensamente para prevenir el nacimiento de los conflictos…La guerra no resolverá los problemas de Oriente Medio y sería “la peor solución” La Curia Romana dio a entender con ello que era posible en el caso de Irak, atender razones de Estados Unidos de legítima defensa para una guerra, a pesar de que las propias Naciones Unidas no la habían autorizado, y además que era posible que la guerra podía ser una “solución” (aunque la peor).

Constituye un verdadero genocidio que después de 4 años de iniciada la guerra y la ocupación de Irak por las tropas de Estados Unidos y sus aliados, en una acción contra el Derecho Internacional, hayan muerto a causa de dicha guerra y ocupación más de 720.000 civiles iraquíes, hombres, mujeres y niños- o sea 240 veces los 2.973 muertos en los ataques a las Torres Gemelas el 11.09.2001, según serios organismos privados norteamericanos, como Unknown News (a Febrero de 2007) e Iraq Body Count (a Marzo de 2007). Nos violenta que la Iglesia Católica, al más alto nivel, Papa y Obispos de casi todo el mundo, no hayan tenido una clara postura de condenación a esta ocupación criminal, como asimismo de exigencia del retiro de las tropas invasoras.

Así como en su época, aun cuando con un retraso mortal que colaboró a provocar la Segunda Guerra Mundial con sus horrores, la Iglesia Católica condenó en sendas encíclicas los errores del fascismo de Mussolini(1931)(13) y del Nazismo de Hitler,(1937) (14) así ahora debería condenar la doctrina antihumana y terrorista de la guerra preventiva de Bush, aunque le signifique tener que enfrentar al Imperio más poderoso de la historia. Quizás se logre con eso evitar otra guerra, ahora con Irán.

Nos urgen las palabras de San Agustín “Si eres negligente en corregir al pecador, te haces peor que el que pecó”, recogida por Santo Tomás en su Suma Teológica, al hablar de la corrección fraterna. (S.T. II.IIae., q.33, art.2, in c.) Hasta el momento el Vaticano está alineado claramente con Bush, al menos por omisión. Luego el Papa y la Curia, si no lo corrigen, se hacen peores que Bush, el promotor de la guerra preventiva, o sea del terrorismo de Estado.

4) En un tiempo en que todos hablan de la ética y se refuerzan por la Iglesia Católica conceptos morales en nuestras sociedades, la coherencia y la autenticidad evangélicas exigen, para la credibilidad de la Iglesia y el bien común, que se transparenten integralmente las finanzas de la Santa Sede y de los Obispados más ricos como los de Estados Unidos y Alemania. Actualmente los balances del Vaticano no contemplan las operaciones del Instituto delle Opere Religiosi (IOP), del Vaticano quien mueve miles de millones de dólares y que fue internacionalmente cuestionado por sus vinculaciones con el lavado de dinero y la mafia italiana por jueces de Italia, con motivo del Caso del Banco Ambrosiano (1980-86). Con esta acción se podría calibrar hasta que punto la Iglesia Católica está “casada con el sistema neoliberal” (Bancos y Multinacionales).

Ya en Medellín, en 1968, los obispos demostraban esta preocupación al señalar: “Nos llegan las quejas de que la jerarquía, el clero y los religiosos, son ricos y aliados de los ricos…”(15) (Documento XIV “Pobreza de la Iglesia”, I Realidad latinoamericana, 2…) Hoy debemos ser más claros y directos. Si la Iglesia es Comunión y Participación no puede la Santa Sede tener presupuestos reales secretos sólo conocidos por el Papa y unos pocos funcionarios vaticanos. La más humilde de las democracias respeta este principio. Cuanto más debiera hacerlo la Iglesia Católica. Más amamos a Jesucristo que es la Verdad que a la superestructura de la Iglesia, que también en este punto está en pecado grave.

Todos hemos de ser discípulos para la misión. Sin duda que para estos tiempos no es una tarea fácil, pero nos anima la Esperanza – a pesar del “forcejeo” de los dominadores de este mundo (Eph 6,12) – de que nuestros pastores reunidos en el Santuario de Aparecida sentirán la fuerza del Espíritu para que no sólo teológicamente entreguen una palabra libre, ética y profética, sino también, ir encarnando en las comunidades y en la sociedad civil una conciencia de que el actual status quo no es justo ni evangélico y que se debe avanzar junto a los pobres, excluidos y toda persona de buena voluntad hacia una sociedad más justa y buena para todos. De lo contrario, “vana será nuestra caridad y vano será nuestro mismo amor a Dios”(16).

Concluyendo, pedimos que la V Conferencia de Aparecida apruebe una línea pastoral que señale que: “La Iglesia da apoyo a los movimientos de liberación de los pobres y estimula a los católicos a que participen en grupos, asociaciones y movimientos que trabajan por una verdadera transformación social en una sociedad de justicia y verdadera paz “.

N O T A S

(1) Hacia una Iglesia latinoamericana más Profética, Mons. Nicolás Castellanos, revista “Reflexión y Liberación” Nº 70 (Agosto 2006, p. 9) Santiago de Chile.
(2) Quinta Conferencia a la Vista, Mons. Jorge Hourton, revista “Reflexión y Liberación” Nº 68 (Febrero 2006, p. 5) Santiago de Chile.
(3 ) Conferencia Medellín, Paz N°16.
(4 )Conferencia Puebla, Ns. 46, 509, 562, 1259.
(5) Carta Encíclica Quadragessimo Anno, de 15 de mayo de 1931, N° 109.
(6) Carta Encíclica Populorum Progressio, de 26 de marzo de 1967, N° 26.
(7) Conferencia Medellín, Paz 9,e).
(8) Carta Encíclica Rerum Novarum, de 15 de mayo de 1981, N°1 (final).
(9) Carta Encíclica Populorum Progressio, de 26 de marzo de 1967, N° 26.
(10) Carta Encíclica Sollicitudo rei sociales, de 30 de diciembre de 1987, N° 42.
(11) CNBB, 4ª Semana Social Brasileira, 18 de noviembre de 2006.
(12)Discurso de Al Gore, de 7 / 8 / 2003 en Universidad del Estado de Nueva York.
(13)Carta Encíclica: “Non abbiamo bisogno”, de 29 de junio de 1931.
(14)Carta Encíclica: Mit breeneder sorge”, de 14 de marzo de 1937.
(15)Conferencia Medellín, Documento XIV “Pobreza de la Iglesia”, I. Realidad Latinoamericana, 2).
(16) Preparando la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano, José Aldunate SJ, “Reflexión y Liberación” Nº 68 (Febrero 2006, p. 11) Santiago de Chile.

FIRMANTES

Movimiento También Somos Iglesia-Chile
Revista “Reflexión y Liberación”
Centro Cultural Acción Sur
Periódico electrónico Crónica Digital
Comité Oscar Romero – Chile
Urracas-Emaús – Chile
Servicio Internacional Cristiano de Solidaridad con América Latina Oscar Romero (SICSAL)
Partido Izquierda Cristiana de Chile.

Santiago de Chile, 29 de Abril de 2007
Crónica Digital
, 0, 347, 19

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.