FUJIMORI: TODO UN CASO

0

Pero más allá de sus nacionalidades, su vida ha sido una caja de sorpresas, en la que los hitos más conocidos son su acceso a la presidencia de la república del Perú, su huída a Japón, su fallido intento de regreso a Perú que culminó con su detención en Chile, donde se ventila un juicio de extradición en su contra, y su fracasada candidatura a un escaño en el Senado japonés.

Según la información disponible hasta 1990, Fujimori era hijo de inmigrantes japoneses que llegaron a Perú, país en el que habría nacido. Sus primeros estudios los hizo en una escuela católica y los estudios superiores los cursó en la Universidad Nacional Agraria La Molina, fue el primero de su clase y obtuvo el título de ingeniero agrícola. De ahí se fue a Francia y estudió física pura en la Universidad de Estrasburgo. Sus estudios terminaron en la universidad estadounidense de Wisconsin, donde en 1969 obtuvo un master en ciencias matemáticas.

Ya en el ejercicio de su profesión, Fujimori fue Decano de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional Agraria y Rector de esa universidad entre 1984 y 1989, paralelamente,en ese período fue dos veces presidente de la Asamblea Nacional de Rectores y entre 1987 y 1989 condujo el programa Concertando, que se transmitía por Televisión Nacional de Perú. Y así llegamos al año clave.

El otro Fujimori

En 1990 los peruanos debían elegir un nuevo presidente, Alan García terminaba su período en medio de una crisis política y económica. Su principal opositor era el escritor Mario Vargas Llosa, abanderado de la derecha. Fujimori decidió competir también y lo hizo respaldado por un partido nuevo que él había creado: Cambio 90. Obtuvo el 20 por ciento de los votos y pasó a la segunda ronda electoral junto con Vargas, al que le ganó ampliamente con el apoyo tácito de García, pero con los votos de su partido, la Alianza Popular Revolucionaria Americana, APRA. Así se inicia la historia del otro Fujimori, al que le decían el Chino, como a todos los de origen asiático.

En 1991 empezó a gobernar por decreto porque el parlamento no aprobaba sus proyectos y en abril de 2002 dio un autogolpe de estado, se otorgó amplios poderes, elaboró una nueva constitución, la sometió a referéndum, lo ganó y el Fondo Monetario Internacional aprobó su programa económico. Intensificó el combate a los grupos insurgentes y ese mismo año logró la captura del líder de Sendero Luminoso. Con esos triunfos en la mano convocó a elecciones y su partido obtuvo la mayoría en el nuevo parlamento. Pero también empezaron los asesinatos y desapariciones de personas, así como una fuerte represión, tanto a la insurgencia como a los que protestaban por los efectos de su política económica.

Fujimori fue reelecto en 1995 y al año siguiente se produjo la toma de la embajada de Japón en Perú por parte del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru, que pedía la libertad de sus compañeros presos. La toma se prolongó durante cuatro meses, lapso en el cual fueron liberados la mitad de los rehenes con la mediación de la iglesia, durante ese tiempo el gobierno elaboró y finalmente llevó a cabo un plan militar de desalojo en el cual los insurgentes fueron ejecutados y los rehenes restantes rescatados ilesos. Sin embargo el presidente fue criticado porque en su actitud triunfalista se irguió desafiante en medio de los cadáveres.

Durante su segundo período Fujimori enfrentó también la guerra con Ecuador, por viejos problemas limítrofes, y a medida que aparecían más denuncias de corrupción y crecían las protestas contra su política económica y la represión, empezó a preocuparse de su continuidad en el gobierno. Logró imponer una interpretación constitucional según la cual podía postular a un tercer mandato y el año 2000,en comicios calificados de fraudulentos, se le adjudicó la primera mayoría en la elección presidencial y debía enfrentarse a Alejandro Toledo en la segunda ronda electoral. Toledo se negó a participar, Fujimori asumió otra vez la presidencia y surgieron nuevos y graves cargos de corrupción, lo que lo obligó a convocar a nuevos comicios.

En el mes de noviembre y en su calidad de presidente viajó a Brunei a una reunión del foro de Cooperación Económica Asia Pacífico, Apec, luego siguió a Japón y desde ahí envió la renuncia a su cargo.

La vida en rosa

En la tierra de sus ancestros a Fujimori le reconocieron la nacionalidad japonesa, nunca se ha aclarado si efectivamente nació allí como se denunció en Perú. Pese a que los subsiguientes gobiernos peruanos pideron su extradición, Japón nunca se pronunció al respecto, sin contar con que la constitución de ese país no permite extraditar a sus ciudadanos. Ahí empezó una etapa distinta, el ex presidente tenía un muy buen nivel de vida, encontró una novia más joven que él, guapa y millonaria según dicen. Pero cuando se acercaban las elecciones presidenciales de 2005 en Perú se le despertó la ambición y emprendió el viaje en un jet privado que lo llevó hasta Chile, sin ser detectado en ninguna de las escalas que hizo el aparato, una de ellas en México. Hasta tenía permiso para sobrevolar Perú.

En Chile estuvo a punto de pasar inadvertido, pero lo detectaron debido a una orden de detención de la INTERPOL. Lo detuvieron,después salió con arresto domiciliario mientras se desarrollaba el proceso por la extradición pedida por Perú. La fiscal del caso falló a favor de la extradición, pero el juez lo hizo en contra y como hay apelación peruana la decisión será de la Corte Suprema chilena. Mientras tanto, Fujimori ha desarrollado una intensa vida social, se casó con su novia, se mantiene en contacto con sus partidarios en Perú y cuando dudaba sobre el fallo judicial, su activa esposa logró que lo designaran candidato a senador en la recientes elecciones japonesas, a fin de lograr inmunidad parlamentaria.

Pese a ser el japonés que ha llegado más alto en el extranjero y a su elevación a la categoría de héroe por la operación militar en la embajada de Japón en Lima, no logró ser electo, él dice que porque no pudo estar ahí para dirigir la campaña, pero estuvo muy bien representado. En su nombre apareció Dewi Sukarno, la viuda del presidente nacionalista de Indonesia, que fue depuesto cuando nacionalizó el petróleo, en ese golpe se desató la “Operación Yakarta” en la que fueron asesinadas 700 mil personas. Dewi Sukarno fue figura destacada del jet set internacional y ahora es una cotizada conductora de la televisión japonesa, ella le presentó a Fujimori su nueva esposa.

Y, sociales aparte, si el ex mandatario es extraditado a su patria peruana se topará con Alan García, el que le echó una mano para que le ganara a Vargas Llosa en 1990 y al que en retribución Fujimori le abrió varios juicios y cuando dio el autogolpe en 1992,lo persiguió hasta forzarlo al exilio. Vueltas tiene la vida.

Por Frida Modak es periodista. Alai

Santiago de Chile, 8 de agosto 2007
Crónica Digital /Alai
, 0, 126, 11

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.