LA CAÍDA DEL DÓLAR Y LAS GANANCIAS DE LOS EXPORTADORES

0

No era atendible asistir a tan descomunal caída en el precio de la divisa extranjera sin que por ello los exportadores no hicieran sus consabidas visitas a la autoridad política y económica haciéndoles ver lo “inconveniente para el país” que los exportadores sufran tal descalabro económico. Efectivamente esto ha significado reducir las ganancias, pero para se honestos, no ha producido pérdidas para los exportadores. Si así fuera, ya tendríamos a los comisarios del poder capitalista –según los denominaría José Saramago- como Andrés Velasco y Vittorio Corbo, haciendo sus mejores esfuerzos para subir el precio de la divisa. Así funciona el libre mercado.

Para los exportadores la situación no ha ido del todo mal -como muchos lo pregonan- pues en realidad no se ha producido una sistemática y evidente presión a través de los medios. Según el Ministerio de Relaciones Exteriores, el valor de las exportaciones totales de Chile en el 2006 creció en un 47%, lo que hizo subir la participación del comercio exterior en el PIB. En estos exitosos resultados, los tratados de libre comercio que el ex presidente Lagos facilitó a los exportadores, han jugado un papel muy importante, dado que las exportaciones a países con los cuales Chile tiene acuerdos comerciales aumentaron en un 59% para el mismo año, lo que obviamente está muy por sobre el crecimiento de los envíos totales que se hicieran desde Chile el año pasado.

Y para continuar con la franqueza, a esto también ha contribuido críticamente la dinámica de la economía mundial, particularmente la de aquellos países a los cuales Chile les vende productos escasamente elaborados, como el cobre, la harina de pescado, la celulosa, los salmones o la fruta. Todos los cuales, al igual que nos lo recuerda el cantautor español, Paco Ibáñez, respecto a las aceitunas de Jaen, no los levantó la nada ni el dinero ni el señor, sino la tierra callada, el trabajo y el sudor.

En efecto, la economía mundial creció en un 5% aproximadamente el 2006, gracias al crecimiento norteamericano, de Europa y China, a todos los cuales llegamos con nuestras “sofisticadas” exportaciones de recursos naturales. Sin la dinámica de las grandes economías del mundo no hay milagro económico chileno y no hay gestión exitosa de los ministros de hacienda. Muchas veces los ministros de hacienda se vanaglorian de lo que no hacen en realidad, pues las “exitosas” cifras macroeconómicas de Chile se deben, por una parte, a la dinámica del mercado mundial y, por otra, a la represión e indolencia que muestran los ministros económicos en contra de las demandas sociales. Ventas en crecimiento y capataces crueles engordan las cosechas. Tan antigua y amarga es esta receta como el aceite de ricino.

El curso seguido por la economía mundial, ha permitido que los exportadores –básicamente las mega y grandes empresas que representan sólo el 1% del total y que hacen el 96% de las exportaciones- sigan boyantes en sus negocios y no es para menos pues lo que importa –y ellos lo saben muy bien- es el tipo de cambio real en el que influyen tanto el valor nominal del dólar como el precio de los bienes exportados. Y mientras para el 2006 el valor nominal del dólar cayó en un 5%, el índice de precios de las exportaciones creció por sobre el 40%. Efectivamente ha caído el precio del dólar por lo que reciben cada vez menos pesos chilenos por dólar que recaudan en los mercados extranjeros, pero, también han crecido descomunalmente los precios a los que venden nuestras riquezas naturales y, dichos precios, han crecido mucho pero mucho más que la caída del dólar. Resultado: ganancias y más ganancias.

Por Marcel Claude, Economista. Mienbro del Consejo Editorial de Crónica Digital.

Santiago de Chile, 21 de agosto 2007
Crónica Digital
, 0, 426, 12

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.