Por Marcel Garcés Muñoz: COLOMBIA: INCERTIDUMBRE QUE DEBE SER CONVERTIDA EN DIÁLOGO

0
El rechazo el domingo 2 de octubre al plan de paz negociado entre el gobierno de Colombia y las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejército del Pueblo, FARC-EP, ha significado un claro revés político para el proceso abierto por el presidente  Juan Manuel Santos y la dirección guerrillera y  abre un claro escenario de incertidumbres sobre el futuro político en el país.

El resultado del plebiscito, aunque no es vinculante, generó un hecho político indudable y obliga a los colombianos,  el Gobierno, las FARC, en primer lugar, pero de manera  especial  a los opositores  al proceso de paz,  dar una salida democrática y responsable,   que permita  devolver la tranquilidad y seguridad a los colombianos, tras 52 años de guerra civil  y 220 mil muertos, en su inmensa mayoría  civiles.

Las cifras del plebiscito ( 50,2 por el NO, 49.7 por el SI, en un escenario con la abstención del 63 por ciento del padrón de 34 millones habilitados para votar), no permiten triunfalismos ni admiten lecturas  oblicuas. Más bien  apuntan a revisar conductas, actuaciones, definiciones políticas  y humanas, comprometerse  en una estrategia consensuada,  y respetuosa de los derechos humanos que tenga como objetivo y contenido la convivencia nacional.

Desde luego así  aparecen entenderlo tanto el presidente Santos, como los representantes de las FARC- EP, e incluso la oposición derechista  encabezada por el Centro Democrático liderado por el ex presidente Alvaro Uribe, habla de la necesidad de la  paz y de “unidad nacional”,  que aunque no, abandonan totalmente  sus pretensiones de    exigir una “rendición incondicional” o buscar mediante el terrorismo de Estado una “derrota total” o aniquilamiento de la insurgencia.

Solo el tiempo, en un ambiente de desconfianzas,  sospechas e incertidumbre, puede responder a la interrogante de la conducta de este sector, teniendo en cuenta como un antecedente histórico el verdadero genocidio perpetrado  por  bandas paramilitares  contra la Unión Patriótica (UP) que a partir de 1984, desarrolla un diálogo de paz con el gobierno del presidente Belisario Betancourt, proceso  que termina en una guerra de exterminio recomendada por asesores norteamericanos, y que deja un balance de por lo menos 6 mil 500 militantes, dirigentes, representantes municipales y legislativos de la organización que creyó  en la vía política, e intentó si reinserción en la escena política.

Esa “guerra sucia”, fue recomendada por Estados Unidos, y como producto de la asesoría israelí, se formaron  las Autodefensas Unidas de Colombia  ( AUC)  y otras bandas paramilitares como “Muerte a Secuestradores (MAS), las cooperativas de seguridad “Convivir”, entre otras, sin olvidar los “falsos positivos”, de responsabilidad directa de unidades militares, que asesinaban a jóvenes  a quienes disfrazaban con uniformes  para contabilizarlos como “bajas” en enfrentamientos, para recibir “premios” en efectivo.

Lo que se impone  hoy como un hecho político es que los resultados del plebiscito, a pesar de no ser vinculante, significan un revés para  el complejo proceso de paz desarrollado hasta ahora,  pero no es una derrota, ni puede ser un empezar de cero .  El cese del fuego, el diálogo entre guerrilleros y militares, entre un movimiento insurgente y el gobierno, la entrega de armas pactada, lo básico de la inserción  política y social propuesta  y estampada en los compromisos adquiridos, deben ser honrados.

El líder de las FARC,  Rodrigo Londoño , “Timochenko” ( lo del “alias” es un recurso descalificador que insiste en utilizar la prensa  derechista internacional  y nacional), ha sido explícito, tras los resultados de la consulta: “No significa que ya se ha perdido la batalla por la paz, yo creo que esto antes nos llena de más entusiasmo y nos compromete mucho más”. El jefe insurgente  subrayó  que las FARC  mantienen ”su voluntad de paz” y su disposición “de usar solamente la palabra  como arma de construcción hacia el futuro”.

El presidente  Santos, indicó por su lado que, “no me rendiré, seguiré buscando la paz hasta el último minuto de mi mandato porque ese es el camino para el futuro de nuestros hijos”.

Al mismo tiempo abrió un espacio de diálogo con  el Centro Democrático, y entidades empresariales y sociales, quienes deberán ahora mostrar algo más que una oposición vociferante contra el acuerdo de paz.  

No cabe dudas de que los colombianos necesitan un gran acuerdo nacional y los consensos políticos y sociales necesarios e indispensables para construir la paz y abandonar  las posiciones de trinchera,  que objetivamente son  consecuencia de los 52 años de guerra.

En una posición opuesta están no pocos enemigos de la paz, como los sectores ultra derechistas  de la política, los paramilitares, sectores militares intransigentes y la industria bélica, y las bandas de narcotraficantes, a quienes beneficia un ambiente de conflicto y de violencia.

El hecho de que un 63 por ciento de los ciudadanos colombianos no se hayan expresado en la disyuntiva, no significa que no tengan opinión,  solo que por diversas razones, entre otras por la desconfianza en los políticos no se sintieron estimulados a hacer oír su voz. Pero, sin duda, están también por la paz.

De todas formas, en este camino complejo, puede haber quienes conspiren contra el acuerdo y tengan la tentación de las armas o de la venganza criminal y busquen la derrota de la esperanza abierta, apostando por la derrota total del “enemigo”, un propósito claramente imposible e inconducente.

La insurgencia colombiana tiene profundas raíces sociales y económicas que no han desaparecido del escenario del país, y los afanes de la derecha local y regional, así como de la intervención norteamericana en el conflicto,  buscan eludir esta problemática y negarla.

En Chile habrá  quienes intenten  demonizar a las FARC, levantar la figura de su amigo político a ideológico,  Alvaro Uribe, como el triunfador político o sacar cuentas locales en busca de también “castigar”  a los combatientes contra la dictadura  de Augusto Pinochet.

Ojo con los belicosos de allá y de por estos lados.
Por lo mismo no cabe otra posición que apoyar el proceso de pazés  en Colombia, y solidarizar con un pueblo que merece un mejor destino de democracia, justicia y progreso. Chile, su gobierno , su diplomacia, sus organizaciones políticas y sociales democráticas, deben  estar activamente junto a los colombianos  en las horas presentes en que se juegan su destino.

Por Marcel Garcés Muñoz
Director de Crónica Digital

Santiago de Chile, 6 de octubre 2016
Crónica Digital

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.