Por Marcel Garcés Muñoz: MUNICIPALES 2016: NUEVO Y DESAFIANTE CUADRO POLÍTICO

0
Las elecciones municipales de este domingo 23 de octubre trajeron malas noticias para la clase política chilena y también para la democracia y plantea desafiantes escenarios para el futuro.

La abstención de un 65.2 por ciento confirma un cuadro ciudadano de desafección, desinterés y rechazo electoral, que afecta gravemente uno de los instrumentos claves de las prácticas democráticas: el voto, en su significado de participación, protagonismo colectivo, confianza en las instituciones. En los comicios municipales votaron 4.929.957 personas, de un padrón electoral de 14.121.316 electores, un 34.8 por ciento de participación. Y en dos comunas populares, las de mayor población del país, Puente Alto y Maipú. la abstención se situó en un 80 y un 70 por ciento, respectivamente.

Las explicaciones para esta conducta de los chilenos, la más alta abstención desde las imposición del voto voluntario 2012, cuando un 43 por ciento acudió a las urnas, son muchas, desde la corrupción y el rol del dinero en la vida política, hasta la incapacidad del gobierno y de la Nueva Mayoría en tener un discurso capaz de atraer voluntades, de ser receptivos a las demandas y problemas de la gente.

Por otro lado, la Derecha deben tener en cuenta que su triunfo en Alcaldes (38.51 por ciento) y en las llamadas comunas “emblemáticas”- donde la correlación de fuerzas les fue favorable- con 134 ediles electos ( 120 en 2012), no significa una derrota aplastante de la Nueva Mayoría (37.08 por ciento), con 133 jefes municipales (167 en 2012).
Los alcaldes de la derecha gobernarán sobre comunas que suman  6.508.777 personas, en tanto los de la Nueva Mayoría, lo habrán sobre 5.084.869 habitantes.

En concejales, la Nueva Mayoría llegó en primer lugar en la contienda, con un 47.21 por ciento, frente a un 39.72 de  la derechista alianza Chile Vamos.

En todo caso, no está todo dicho.

Hay otros tres hechos destacados del balance y que caracterizan el nuevo cuadro político generado tras las elecciones municipales: la elección en Valparaíso, con un 54 por ciento, del abogado Jorge Sharp, candidato del Movimiento Autonomista (Pacto La Matriz, Pacto Urbano, Frente Amplio por Valparaíso, Revolución Democrática y Partido Humanista),  el desastre electoral del  Partido Progresista (PRO), de Marco Enríquez-Ominami, (3.47 por ciento de la votación) que sepulta sus pretensiones de ser presidenciable y el potencial de los “otros e independientes”, una fuerza multiforme, de regionalistas, desencantados con los partidos o outsider de los bloques tradicionales que constituyen en conjunto un 24.50 por ciento de los votos, un 5.06 más que en 2012 .

En cuanto a Sharp, es una figura joven y proviene del movimiento estudiantil porteño, y lleva al gobierno municipal a una coalición que rechaza a los políticos tradicionales y según afirmó, con su triunfo “se abre para Chile una oportunidad de cambio histórico”.

“Hoy día somos alternativa. Somos fuerza política y social” enfatizó el joven abogado de 31 años, ex dirigente de la Federación de Estudiantes de la PUCV que ha puesto en primer plano al emergente movimiento político, “Frente Amplio”, donde participan en su proceso de formación, Revolución Democrática (Giorgio Jackson), el Movimiento Autonomista (Gabriel Boric),Izquierda Libertaria y Nueva Democracia (Cristián Cuevas).

De lo que se trata, indican fuentes de este proyecto político es constituir en “una fuerza política alternativa a los dos bloques gobernantes”.

Esto es, “una noticia en desarrollo”, que dará que hablar y habrá que tener en cuenta.
Objetivamente entonces, a pesar de la euforia triunfalista que mostraron las fotografías en las sedes derechistas, ellos saben que el triunfo político indudable que obtuvieron, solo es el principio del proceso, que esperen, los lleve de nuevo a La Moneda.

Por otro lado, frente al abatimiento que se instaló en los comandos políticos de la Nueva Mayoría, y en La Moneda, lo que se impone es un examen objetivo de la situación, donde ejerciten la reflexión serena pero severa, la claridad de objetivos y una conducta donde impere la lealtad- que se ha echado de menos en los últimos tiempos- en los propósitos y la creatividad y realismo en las estrategias.

Aun hay espacio, tiempo y capacidad en el gobierno y su coalición, para hacer el examen autocrìtico, tomar las iniciativas necesarias, mantener un rumbo de realizaciones y progreso, que ofrezca una perspectiva que permita recuperar una dinámica social y política, capaz de enfrentar la soberbia triunfalista de la Derecha y el complot de los empresarios.

Sin duda se ha generado un nuevo cuadro político y social, donde los liderazgos deben dar respuesta a los desafíos y demandas que la sociedad ha puesto sobre el tapete, de manera clara y rotunda.

Aún es tiempo.

Por Marcel Marcel Garcés
Director de Crónica Digital

Santiago de Chile, 24 de octubre 2016
Crónica Digital
Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.