EXPERTA SOSTIENE QUE CAMPAÑA CONTRA LA LEY DE ETIQUETADO SUBESTIMA LA INTELIGENCIA DE LOS CONSUMIDORES

0

La especialista en ciencia de los alimentos de la Universidad de Santiago deChile, Marcela Zamorano, critica la ofensiva de la industria, que difundió un video donde famosos cuestionan que la normativa rotule alimentos por cada 100 gramos. A su juicio, este mensaje publicitario propone que la población “no tiene la capacidad de pensar”. Señala que detrás de los reclamos, está la molestia de las empresas por la restricción a la publicidad de estos productos y defiende la capacidad que tiene la ley para educar el consumo de la población.

 

Esta semana se conoció una campaña audiovisual donde el gremio de alimentos AB Chile, a través de famosos, critica que la Ley de Etiquetado de los Alimentos coloque discos pare de color negro en los envases de productos  a partir de la medición de los niveles de azúcar, grasas saturadas, calorías y sal por cada 100 gramos de un producto. Esto, en vez de utilizar porciones.

Para la especialista en ciencia de los alimentos de la Universidad de Santiago, Marcela Zamorano, la campaña titulada ‘Hagámoslo bien’ “no es adecuada. Más bien, tiene el objetivo de aumentar el consumo de algunos alimentos y confunde en vez de llegar con claridad”, sostiene.

Para la experta, rotular por cada 100 gramos tiene un objetivo claro: “comparar los distintos tipos de alimentos”. La académica del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos advierte que “al hacerlo por porción, algunos podrían distribuirse en porciones muy pequeñas y, de esa manera, eludir los sellos”.

“Los 100 gramos estandarizan el sello, independiente de que uno se coma o no los 100 gramos”, sintetiza, y agrega que lo que busca la normativa es advertir respecto de alimentos  “que contengan nutrientes críticos que, en un alto consumo, son causantes de enfermedades no transmisibles como la obesidad, la diabetes y la hipertensión arterial”.

Zamorano es crítica del enfoque de la campaña de la industria. “Es creer que la población no tiene la capacidad para pensar, y eso es una burla”, afirma.

Al respecto, toma uno de los ejemplos del video. “Uno sabe que se va a comer una sola menta y no el paquete completo, pero si uno sabe que cada mentita tiene casi un 90% de azúcar, se está en conocimiento de que al comer esto solo se está ingiriendo azúcar”, explica.

“Hay una manipulación de la industria de alimentos, que siempre ha estado en desacuerdo con esta ley”, sentencia la especialista. “A los empresarios no les molesta la etiqueta, les da lo mismo que aparezca. Lo que les molesta es la otra parte de la ley, que prohíbe ventas, ganchos comerciales y publicidad”, complementa.

También, señala que muchas empresas “han visto disminuido el consumo de estos alimentos porque muchos no han logrado reformular sus productos”, lo que conllevaría a una mayor inversión en departamentos y personal especializado para estas labores, señala.

¿La ley cumple su función de educar?

 “Esto incentiva a que la población lea las etiquetas nutricionales y se eduque. Si la galleta de soda tiene una etiqueta, la gente se pregunta por qué y lee la etiqueta”, afirma la académica.

“Antes los consumidores compraban una galleta de soda y no sabían que tenía mucho sodio o alta cantidad de calorías, por los hidratos de carbono que tiene”, ejemplifica.

“El incentivo de la ley es que las personas aprendamos y conozcamos las etiquetas y los alimentos que estamos comiendo, con la información que está ahí”, recalca y valora la gestión del Gobierno en esta materia. “El Estado se ha preocupado a través del Ministerio de Educación de introducir este conocimiento en algunas unidades temáticas en educación física, por ejemplo”, destaca.

Por eso, concluye que “la posición del Estado debe ser firme y mantener la ley que sacó pensando en cuál fue la razón que lo motivó: prevenir la obesidad infantil. Educando a la población, esta consumirá alimentos más sanos y obligará a la industria a producirlos”.

Con todo, reconoce que la ley es perfectible. “Los contenidos de energía y sodio están muy altos e incluyen muchos alimentos. Habría que evaluar los contenidos y cómo se comportan los distintos tipos de alimentos con esta normativa”, señala.

Santiago de Chile, 22 de diciembre 2016
Crónica Digital / usach.cl

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.