PAÍSES DEL GOLFO AGUARDAN DIVIDENDOS POR APOYO A EE.UU.

0
Arabia Saudita, Bahrein y Emiratos Árabes Unidos aguardan por alguna ganancia por apoyar a Estados Unidos en la decisión de abandonar el pacto nuclear con Irán, estiman hoy los expertos.

 

El trío de naciones del Golfo acusa a la nación de persa de desestabilizar Medio Oriente por su presunto apoyo a quienes se oponen a políticas ajenas de la región.

Aún no se ha probado con certeza que los iraníes ayuden a los irregulares de Yemen que resisten una invasión liderada por los sauditas desde hace más de tres años.

Mientras que, en Siria e Iraq, la presencia de asesores de la nación persa obedece a solicitudes de Damasco y Bagdad que combaten al grupo terrorista del Estado Islámico.

Sauditas, bahreiníes y emiratíes aplaudieron el anuncio formulado por Donald Trump de la salida de Estados Unidos del pacto Irán-G5+1 (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China más Alemania), aunque esa conducta puede causar males mayores.

Los Estados del golfo aducen que las sanciones contra Teherán dificultarán sus posibilidades económicas y, por tanto, disminuirá su apoyo a sirios, iraquíes y rebeldes yemenitas.

Empero, el resultado puede ser contraproducente.

Honrar el convenio o Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, acrónimo en inglés), limitaba a los iraníes en el enriquecimiento de uranio y sus posibilidades de alcanzar un arma atómica.

Ahora, con el rechazo de Estados Unidos, se abren las puertas a la nación persa de adoptar la medida más conveniente a sus intereses que puede ser hasta lo que de alguna manera todos quieren evitar, armamento nuclear.

Los firmantes europeos del pacto comprenden el peligro que implica no tener control sobre las posibilidades científicas iraníes y, con sus reservas, no aceptan la línea de Washington e incluso hay planteada una cita con figuras del país persa para llegar a una solución adecuada.

De otro lado, está la postura de Arabia Saudita con advertencias de que, si Teherán logra el arma nuclear, Riad hará todo lo posible por alcanzarla igual.

El jefe de la diplomacia saudita, Adel al-Jubeir, lo dijo sin gota de rubor, ‘si Irán adquiere capacidad nuclear, haremos todo lo posible para hacer lo mismo’.

Emiratos Árabes Unidos y Bahrein siguieron a Arabia Saudita, su principal aliado, pero otros como Omán, Qatar y Kuwait reaccionaron con cautela.

‘La opción de enfrentamiento no beneficia a nadie’, expresó el Ministerio de Relaciones Exteriores del sultanato, que siempre mantuvo buenas relaciones con Irán.

Mientras, la cancillería qatarí manifestó que la prioridad debe ser evitar una carrera armamentista nuclear, al tiempo que los dirigentes de Kuwait que apoyaron el acuerdo nuclear, respetan la decisión estadounidense siempre y cuando represente garantías de estabilidad y paz para la región.

Por Armando Reyes Calderín

Beirut, 10 mayo 2018
Crónica Digital /PL

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.