PENÍNSULA DE COREA: ¿AVANZAN LOS ACUERDOS?

0
Por Odalys Troya Flores *

La temida crisis nuclear en la península de Corea con uno de sus momentos más tensos durante 2017, encontró un muro de contención -quizás aún frágil- tras el primer paso del líder norcoreano, Kim Jong-un, para alcanzar la paz definitiva en esa región.

 

El máximo líder de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) dijo en su mensaje de año nuevo que estaba dispuesto a enviar atletas a los Juegos Olímpicos de Invierno PyeongChang 2018.

Tras ese anuncio, el Norte y el Sur acordaron la participación de atletas y artistas en la cita deportiva, así como la marcha juntos de las delegaciones de los dos países en la inauguración bajo la bandera de la Unificación Coreana, y la conformación de un equipo femenino de hockey sobre hielo con jugadoras también de ambos lados.

Acuerdos todos alcanzados luego de tres rondas de pláticas, avalados por el Comité Olímpico Internacional y concretados durante la celebración de los juegos invernales del 9 al 25 de febrero en la ciudad alpina de PyeongChang, situada a unos 180 kilómetros al este de Seúl.

Esta iniciativa no solo propició la participación norcoreana en la justa de invierno, sino también el posterior intercambio de atletas, artistas y funcionarios entre las dos Coreas que dio paso a nuevas y superiores etapas de entendimiento para estos países que viven bajo un estatus de guerra.

DECLARACION DE PANMUNJOM

El nuevo contexto de distensión, donde el deporte tuvo su apreciable papel, llevó a la histórica cumbre entre Kim y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, en la aldea fronteriza de Panmunjom que concluyó con la firma de una declaración conjunta.

Los mandatarios de las dos Coreas reafirmaron allí, el 27 de abril pasado, su compromiso con la completa desnuclearización de la Península y también acordaron reducir sus armas convencionales para atenuar la tensión militar y promover una paz duradera en esa región.

Convinieron en que antes de fin de año se debe lograr lo que denominaron ‘un fin permanente’ a la guerra de las Coreas (1950-1953), que terminó en un armisticio.

Kim y Moon concertaron, entre otros puntos de interés bilateral y regional, finalizar las actividades hostiles entre las dos naciones, crear un área de paz de toda la llamada Zona Desmilitarizada y cesar allí las transmisiones de propaganda guerrerista.

Como una acción consecuente con la Declaración de Panmunjom, el gobierno norcoreano decidió desmantelar su centro de ensayos nucleares en Punggye-ri, en la parte norte de su territorio.

El 24 de mayo, la RPDC aseguró que, como un gesto de buena voluntad, ‘demolió por completo’ esa instalación.

Las autoridades de la RPDC argumentaron que no necesitaban llevar a cabo más pruebas nucleares porque ya habían conseguido desarrollar lo suficiente este arsenal cuyo carácter siempre fue defensivo y disuasivo ante las amenazas de Estados Unidos y sus aliados.

SINGAPUR, HISTÃ’RICA CUMBRE

Todos estos acontecimientos desembocaron también en la cumbre de Singapur entre Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuya concreción parecía imposible por el titubeante comportamiento del gobernante estadounidense.

Finalmente Trump, tras anunciar su celebración, revocarla y vuelta a anunciar, se reunió con Kim Jong-un el 12 de junio pasado en Singapur, donde dieron a conocer una declaración conjunta, luego de conversaciones, saludos, sonrisas y apretones de manos.

En el documento firmado en Singapur los dos presidentes acordaron establecer una nueva relación entre la RPDC y Estados Unidos, y unir sus esfuerzos para construir una paz duradera y un régimen de paz estable en la península de Corea.

También se comprometieron a trabajar en la desnuclearización completa de la Península, hallar los restos de los prisioneros de la guerra de Corea (1950-1953) y repatriar inmediatamente aquellos ya identificados.

Finalmente pactaron mantener negociaciones de seguimiento, lideradas por el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y un funcionario norcoreano de alto nivel pertinente, en la fecha más temprana posible para implementar los resultados de la cumbre.

HASTA AHORA

En cuanto a los acuerdos intercoreanos, las autoridades de los dos países decidieron restablecer lo antes posible los canales de comunicación entre sus ejércitos en zonas del occidente y oriente de la Península.

Según el Ministerio surcoreano de Defensa, la idea es restaurar por completo y de inmediato las líneas de comunicación occidental y oriental, abiertas en 2002 y 2003, respectivamente. Aparte de esos enlaces, las dos Coreas acordaron también restablecer los canales telefónicos y de fax.

Esos consensos favorecen mayores avances en el proceso de distensión y acercamiento entre Pyongyang y Seúl, pues la cuestión militar es una de las más conflictivas, aunque continúan las conversaciones para analizar la cooperación en temas económicos y ferroviario.

Asimismo, y en nuevas pláticas celebradas en el Norte por la Cruz Roja de ambos países y enfocadas en cuestiones humanitarias, acordaron que las familias separadas por la guerra volverán a reunirse entre el 20 y 26 de agosto próximo.

Según estimaciones, hay al menos 57 mil personas, muchas de ellas mayores de 70 años, en espera de ver a sus seres queridos.

En el nuevo terreno de distensión y de los esfuerzos para desnuclearizar la península de Corea, Seúl y Washington suspendieron las maniobras militares Ulchi Freedom Guardian, previstas para agosto.

Una semana después de la cumbre de Singapur, las dos partes decidieron suspender todas las actividades planeadas de las maniobras de defensa estivales.

También resolvieron detener de manera indefinida dos programas de ejercicios conjuntos adicionales ‘como muestra de apoyo a las negociaciones diplomáticas con Corea del Norte’, confirmó el Pentágono.

En otro ámbito, Trump anunció que la RPDC entregó los restos de unos 200 miembros del ejército norteamericanos que cayeron en la Guerra de Corea, en virtud de lo pactado en la histórica cumbre de Singapur.

DIPLOMACIA

Sin dudas todo este proceso, para algunos lento, para otros demasiado rápido, y para muchos inusitado, desata un gran movimiento diplomático cual juego de ajedrez donde muchas piezas son clave para llegar definitivamente a una paz libre de armas nucleares en la península de Corea.

En poco más de dos meses, el presidente norcoreano realizó tres visitas a China donde ratificó el compromiso asumido para desnuclearizar la Península mediante un mecanismo que además propicie la paz. Kim conversó en el gigante asiático con el presidente, Xi Jinping.

El mandatario norcoreano aseguró, en relación con la cumbre de Singapur, que si las dos partes pueden implementar los consensos alcanzados paso por paso y de forma sólida, la desnuclearización de la Península abrirá una nueva e importante perspectiva.

Kim considera importante el papel de China en este proceso y reiteró su disposición para trabajar con Beijing y otros actores esenciales a fin de diseñar y poner en marcha un mecanismo de paz duradera y sólida.

Xi Jinping insistió en la relevancia de llevar a la práctica lo consensuado por Pyongyang y Washington, si realmente se quiere solucionar de una vez la crisis coreana.

El presidente chino también aplaudió la decisión de Kim de enfocarse en el progreso económico de su país y el desarrollo de la causa socialista, lo cual definió como la entrada de la RPDC a una nueva etapa de la historia.

En el tablero con jugadas estratégicas, Kim envió al presidente de Rusia, Vladimir Putin, una carta en la que expresó su deseo de mantener contactos de ‘máximo nivel’ con su país. La misiva fue entregada por el presidente del Presidium de la Asamblea Popular Suprema de la RPDC, Kim Yong Nam.

En este partido donde urge dar el jaque mate a la guerra y la desunión, el jefe de Estado de Corea del Sur, Moon Jae-in, realizó una visita oficial a Rusia donde se reunió con Putin.

Ambos analizaron la continuación de los pasos para la desnuclearización de la península coreana y la cooperación en la esfera energética y de transporte.

Con una declaración conjunta saludaron la celebración en Singapur de la reciente reunión entre Trump y Kim, y se pronunciaron por establecer una paz sólida en la referida península.

Asimismo, autoridades de Japón, otro aliado de Estados Unidos en la región, dijeron que suspenderán los simulacros de evacuación que realizaban en el archipiélago por supuestos lanzamientos de misiles balísticos, tras la reducción de las tensiones entre la RPDC y Estados Unidos.

Todo indica que se puede llegar a la desnuclearización, a la paz y a la reunificación de los coreanos separados por unos conflictos bélicos (la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea) que dejaron muchas hostilidades y dolores en una región donde predominan las raíces originarias de un mismo pueblo.

Sin embargo, y a pesar de los pasos dados por la RPDC, Washington aseguró que otras decisiones dependerán de si ese país ‘continúa manteniendo negociaciones productivas de buena fe’.

Al mismo tiempo, Trump prolongó por un año más las sanciones que afectan directamente a la población norcoreana y que están dirigidas contra el programa nuclear y de misiles y contra otras supuestas infracciones, según la Casa Blanca.

*Jefa de la Redacción Asia y Oceanía de Prensa Latina.

La Habana, 28 de junio 2018
Crónica Digital /PL

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.