Por Miguel Alvarado Natali: “NOCHE MAPUCHE” UNA OBRA INTENSA Y FRENÉTICA DE LOS SUEÑOS A LA REALIDAD

0

Marcelo Leonart, es el autor y director  de “Noche Mapuche” montaje que está presentando el teatro Camilo Henríquez y que ya el año pasado había tenido muy buena acogida en el GAM. Es una comedia negra, dinámica y frenética. Plagada de inesperados movimientos y discursos delirantes para contar historias que van desde el conflicto histórico de la Araucanía, pasando por  la colonización de los pieles rojas en EE.UU, hasta la muerte del empresario Werner Luchsinger  y su conyuge Vivianne mackay, en el contexto de una protesta por el aniversario del asesinato del comunero Matías Catrileo, en Vilcún.

Una noche un matrimonio chileno descendiente de alemanes comparte una velada con otra pareja en un departamento  de un barrio acomodado de la capital. Mientras  que el alcohol los hace bailar y cantar, pero también sacar a relucir –luego de un preámbulo por parte de la dueña de casa- la historia de su primera experiencia sexual  a los 16 años con un trabajador mapuche,  en el fundo de su familia. Al joven dos años más que ella, lo dejaron encerrado desnudo en la habitación de la menor, como resultado de una broma que le habían realizado los hermanos y primos de la adolescente. Evento  sabido desde siempre por el marido, pero curiosamente ambos disfrutaban al borde del erotismo del relato.

El despertar sexual, sueños premonitores, violencia verbal, ese ir y venir del mundo real a lo irreal y el viaje al pasado que se funde con el presente, es lo que va compaginando esta puesta en escena, donde la actriz Nona Fernández interpretando a la esposa que cuenta su aventura, es certera, precisa y creíble en el papel de María Trinidad. Su acento y palabras en alemán son percibidos con un atractivo por la audiencia y se agradece ese trabajo fonético. Por su parte, Pablo Schwarz, es Juan Ignacio, su esposo y primo. Él la induce y la provoca para que una vez más ella cuente ese episodio que los excita. Demostrando destreza y lucidez, Schwarz por momentos también tiene y le da un toque de humor al acto.

Otro actor que sorprende es Daniel Alcaíno, al verlo en esta faceta alejado del “Yerco Puchento”  de Vértigo. Aquí encarna junto a Roxana Naranjo al segundo matrimonio de la velada. Él le da la seriedad sin dejar su aspecto lúdico en el escenario, completa la historia trágica del conflicto mapuche desgarradoramente dolorosa y que junto a la actuación de Roxana Naranjo, consiguen la atención de la sala hasta la conmoción. Sin embargo, todo el elenco cae en la exageración  verbal y gestual, que de pronto no ayuda en la comprensión total de la obra.

Sugerente es la escenografía: un living, una mesa de centro y al fondo ventanales asemejando un departamento, donde atrás de los vidrios se cambia un telón desde la imagen de la ciudad hasta los bosques del sur. Se cumple el objetivo y todos los actores mantienen un buen despliegue en el espacio escénico. Los protagonistas de pronto tienen esa mirada esquizofrénica donde van pasando por un proceso de distintos estados emocionales: sufren, lloriquean, ríen, bailan y se agreden en un constante cambio. Entones dentro de este movimiento obstinado es notable como la escena muta a otra atmósfera y el proscenio ahora se completa  con muchos y distintos bidones de combustible, que junto al efecto -muy bien logrado por parte de la producción- de humo y el juego de luces, nos hace  trasladarnos mágicamente a esa noche trágica de incendio y muerte.

“Noche Mapuche”, es una reflexión sobre lo social y lo político, sobre la realidad y los sueños. El infortunio del placer carnal, del amor quizás, de esa curiosidad pecaminosa por encima de las razas y estrato social. Es el relato judicial, ese efecto-causa que nos consume y nos debe poner alertas en lo que vemos y creemos. ¿Cuánto de verdad y cuanto de mentiras puede haber en esta pugna? Ese legado del cual no queremos hacernos cargo, ese exterminio del que hacemos vista gorda, esas pruebas falsas que no se sostienen en el tiempo. Esa emoción que nos dura solo unos segundos y ese aguante que tenemos los chilenos de creer todo.

 

Ficha Técnica

Compañía: La pieza oscura.

Dirección y dramaturgia: Marcelo Leonart

Elenco: Daniel Alcaíno, Nona Fernández, Roxana Naranjo, Pablo Schwarz, Macarena Fuentes, Felipe Zepeda.

Diseño: Miguel Miranda (sonoro), Andrés Poirot (iluminación) y Catalina Devia (escenofrafía).

Teatro Camilo Henríquez (funciones del 2 al 25 de Agosto)

 

Por Miguel Alvarado Natali

Crónica Digital, Stgo 22 de Agosto 2018

 

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.