Por Francisco Gonzalez Losada :CONTRATACIONES FALSAS Y VIH AMENAZAN CONTAGIAR AL MINISTRO CANDIDATO

0

Lo prometido es deuda señor Ministro, en mi columna del 27 de Diciembre del año recién pasado, en la cual denuncié lo que a mi parecer constituye un actuar inescrupuloso de su parte, dije que vendría una segunda parte, y aquí me tiene.

Allí hablé de dos asuntos de vital importancia para el quehacer del ministerio y que de no ser abordados en forma seria y profesional, pueden provocar un retroceso gravísimo en las políticas de salud pública de Chile, a saber: Políticas de Infraestructura Hospitalaria y el lanzamiento del Programa Nacional del Cáncer.

Como era de esperarse, no hay respuesta de parte del ministerio, sólo silencio. Sus asesores –como siempre, muy creativos- le recomendaron no polemizar “porque eso infla más la noticia” y el Ministro, obediente como candidato que cuida su imagen, guarda silencio.

Lo que al parecer desconocen, tanto el ministro como sus asesores, es que no es un problema de noticia o no noticia: la Salud pública, a pesar de los políticos de turno, es un bien preciado y su bien ganado prestigio a nivel internacional, se debe en gran medida a los trabajadores, a aquellos que bien podríamos llamar la comunidad de salud y son ellos los que no permitirán que los balazos que el ministro insiste en dispararse a los pies, reboten en el trabajo diario de uno de los suyos.

Pues bien, veamos a que me refería con la segunda parte.

El diario “La Segunda” consigna en su edición del martes 18 de Diciembre que con posterioridad a la larga intervención del ministro acerca del tema del VIH en la comisión de Salud, la Dra. y Senadora Jacqueline Van Rysselberghe, planteo directamente a Emilio Santelices que “…me gustaría hablar más sinceramente sobre este tema y no haciéndonos parecer que todo está bien ..”. En otras palabras: usted no está siendo sincero y nos está vendiendo humo”. Las explicaciones del señor ministro no convencieron a nadie y haber atribuido a la enfermera Ana Maria San Martín la responsabilidad del alza casi pandémica del VIH en Chile, no es un argumento creíble para los que algo conocen del tema. Más aun, tal como lo señaló el periodista Victor Hugo Robles en el programa 360° de CNN Chile refiriéndose a la renuncia de San Martin “Fue una renuncia forzada por la falta de apoyo político del ministro… y de sus asesores”. El mismo periodista denuncia, esta vez en el periódico electrónico “El Desconcierto”, que el ministro Santelices, recientemente dio a conocer un estudio de comportamiento sexual de hombres que tienen sexo con hombres y que fue financiado por el laboratorio británico GlaxoSmithKline (uno de los dos más grandes proveedores de la Central de Abastecimiento del Ministerio de Salud  CENABAST), de la realización de este estudio estuvo a cargo el Movimiento de Liberación Homosexual Movilh. Las otras ONGs abocadas al tema, no fueron consultadas. Cabe señalar que esta misma empresa es financista de la ONG Sida-Chile, que preside el Dr. Carlos Beltrán Buendía…, asesor del Ministro Santelices para políticas de VIH. Demasiadas coincidencias, demasiado GlaxoSmithKline y demasiado dinero que se cruza. Y la mujer del Cesar no sólo debe serlo, debe también parecerlo.

A ver, nadie pone en duda las capacidades profesionales del Dr. Beltran, pero cuesta creer que entre su consulta, la clínica, el Hospital Barros Luco, la Universidad de Santiago y la Presidencia de Sida-Chile, aun tenga el tiempo que se requiere para dedicarle al ministerio por un sueldo que desconocemos porque, el ministerio, a pesar de que la ley lo obliga a hacerlo, no tiene publicada la ventana de gobierno transparente que permite tener la información actualizada de los sueldos de los funcionarios públicos. 

Será posible, me pregunto ingenuamente yo, que alguien explique al señor Santelices que la cartera de Salud es una cartera eminentemente técnica y que el enfoque de las materias requiere una  mirada técnico-política y no puramente comunicacional?.. Sinceramente, la respuesta de Santelices ante el supuesto resultado inmediato de la campaña para prevenir el VIH resulta, por lo menos, desvergonzada. Decir que se gastaron cientos de millones de pesos para que “se generara debate” es un verdadero despropósito, más aun cuando este ni siquiera ha comenzado.

Seguiremos a la espera, cuatro años de farra, de descuidos, de total desidia frente a un tema que afecta a miles de personas, no se solucionan con la salida de una persona ni con explicaciones de candidato en campaña. Sería ceguera no reconocer que este lamentable periodo comenzó y se afianzó durante la nefasta gestión de Carmen Castillo al frente de la cartera, pero argumentar eso como excusa no es suficiente, se requiere un plan de acción y medidas concretas que van más allá de los permanentes conflictos de interés, en los cuales el ministro y sus asesores insisten en involucrarse.

Pero hay más aún. Tampoco hemos escuchado pronunciamiento alguno ni de la cartera ni del propio palacio de la moneda acerca de la gravísima acusación de la Diputada Marcela Hernando y que diera a conocer el diario la Segunda en su edición del viernes 28 de Diciembre. En concreto, la noticia dice que 19 personas fueron contratadas con sueldos promedios de 3 millones de pesos, pero que no trabajaban. No sólo eso, sino que parte de ese sueldo debían devolverlo a un desconocido funcionario ministerial. Curiosamente, todos los funcionarios que aparecen nombrados llegaron al ministerio de la mano del Ministro Santelices…. Luis Barrios, Jefe de la poderosa División de Inversiones, Mauricio Alvarez, hombre de confianza de Barrios y jefe de uno de los departamentos más claves de la cartera: Presupuesto. O sea, “por donde pasan las lucas”.

Imagino que ahora y considerando que se trata de su gobierno, los parlamentarios de la UDI y de Renovación Nacional pedirán la instalación inmediata de una comisión investigadora y oficiarían al Ministro pidiendo antecedentes, toda vez que, de ser ciertas las denuncias, estamos en presencia del delito de fraude al fisco y de una práctica insolente, anacrónica y perversa que hace muchos años creíamos erradicada de nuestro país: la cortada de cola.

La diputada Hernando presentó los antecedentes al Fiscal nacional y pidió investigar. Corresponde que lo haga.

Y como era de esperarse, la respuesta del ministerio no se dejó esperar. Fieles al esquema comunicativo de la vieja escuela goebbelsiana, noticia se combate con noticia, a primera hora del martes 1° de enero, el ministro lanza su primer tweet: “tenemos una gran noticia para cerrar el año, se encuentra publicado el llamado a precalificación para el programa de concesiones de establecimientos de salud”. Y como si fuera poco, la tercera de hoy remata a página completa, que “Salud termina 2018 con 28 hospitales en construcción”. Una interesante formula de seguir con la defensa corporativa de su pupilo Luis Barrios, jefe de Inversiones. Acaso el ministro pretenderá con esto cambiar el eje de la discusión y llevarnos al pantanoso terreno de que estos son ataques de la oposición?. Hasta donde sé, el diario La Segunda no responde a la nueva mayoría ni al frente amplio. La denuncia aquí no tiene que ver con política señor Ministro: tiene que ver con platas, con dineros de todos los chilenos que usted está dilapidando para posicionar su imagen ante la opinión pública, con un oscuro propósito que si bien resulta obvio, el tiempo se encargará de despejar.

Insistimos, la Subsecretaría de Redes Asistenciales, es una subsecretaría eminentemente técnica y resulta preocupante que esta alianza tácita que se da entre el ministro y algunos parlamentarios demócrata cristianos, tenga horquillado e invisibilizado al Subsecretario Castillo por cuestiones que la justicia aun no resuelve. Si bien es cierto es entendible la posición ética de la directiva DC y de la familia Frei,  hasta donde recuerdo, en Chile existe la presunción de inocencia y mientras eso no sea cosa juzgada, me parece que se está haciendo un daño al país y a la salud publica al tener aislado de la discusión a la persona que justamente lidera –por ley- la red asistencial y que es quien debiera responder, en este momento, por las irregularidades que se están denunciando, independiente del hecho que esto empezó a implementarse cuando él aun  no era subsecretario. No quisiera presuponer que hay una intención preconcebida del Ministro Santelices y su círculo de asesores, de mantener alejada de los círculos de decisión justamente a la única persona que puede explicar, técnicamente, que es lo que verdaderamente está ocurriendo en el MINSAL.

En definitiva, no sólo el ministro es quien debe ponerse serio sino toda la clase política, porque el innegable patrimonio que tenemos en la salud pública chilena, no puede ponerse en riesgo por la sola ambición personal de una persona cuyo único (des) propósito, es tener una banca parlamentaria para seguir jugando a mostrar sus (Añeeeejas) dotes de orador, porque si este ministro no es candidato, por favor, díganme que es.

Por ahora, señor Ministro,  me despido; sólo por ahora. No le deseo feliz año nuevo porque temo que su concepción de felicidad pueda costar demasiado dinero al erario público. Luego –si no le molesta- hablaremos de su “Hospital Digital”, de las contrataciones hechas directamente por usted para el efecto y de sus eventuales conflictos de interés. Si nos queda tiempo, daremos un vistazo a algunas ciudades del mundo: Beijing, Concepción, Madrid… por mencionar algunas.

Francisco Gonzalez Losada
Analista político

Santiago de Chile, 4 de enero 2019
Crónica Digital

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.