Por Juan Carlos Favreau: FILOPRIMATOSIS Y EL AMOR A LOS PRIMEROS LUGARES

0

Filoprimatosis. ¡Vaya palabra! Pero no se asusten. No es un término que usemos habitualmente. Sin embargo, el significado o sentido que encierra, es algo que vemos todos los días.

Filoprimatosis es una palabra compuesta por tres términos del latín y griego.

Filo, que viene del griego φιλος (philos) y significa “amigo, amante”.

Primas, del lat. -ātis, que es “primero, principal”.

Osis, del latín, y este del griego antiguo -ωσις (ōsis).   Osis hace referencia a un proceso patológico. Forma sustantivos que indican “enfermedad” o “anomalía”.

Así, la Filoprimatosis se entiende como la anomalía mental del “amor a los primeros lugares”. Es el deseo de ocupar siempre el primer puesto dentro del grupo al que se pertenece.

Algunos la consideran como una enfermedad psicológica, otros como un trastorno mental, y también los hay quienes opinan que es una enfermedad del alma.

Más allá de cómo se la considere, la acción que encierra la Filoprimatosis es lo que vemos habitualmente en nuestra sociedad, y definimos parcialmente esos actos con diferentes términos.

El amor incontrolado por lograr ocupar los primeros lugares se transforma en una obsesión por querer ser el primero, por estar sobre todos, sin importar los medios y las formas de lograrlo.

Quienes sufren esta anomalía, no les importa cómo alcanzar su anhelado objetivo. Lo importante para estas personas es ocupar el primer puesto a como dé lugar.

Si bien es cierto que donde más notoria es la presencia de personas que sufren la ambición de ocupar el primer lugar es en la política y la religión, también se ve a niveles más pequeños.

Encontramos personas ambiciosas de tener todo bajo su control, en organizaciones deportivas, vecinales, comunales, estudiantiles, sociales y en todo grupo de personas. Siempre encontraremos a más de un hombre o una mujer, cuyo amor por ocupar los más altos cargos y ser reconocidos como los mejores, los lleva a actuar de una forma totalmente reprochable, ya que no tienen escrúpulos para actuar sin el menor respeto por los grupos sociales a los que pertenecen.

Esto no significa que quienes ocupan altos puestos en cualquier tipo de organización social hayan llegado de manera deshonesta e irrespetuosa a ese lugar de preeminencia. Lo importante es que debemos saber distinguir quienes han llegado a los primeros lugares de manera honesta y respetuosa, de quienes no.

¿Cómo detectarlos? Son ambiciosos, muy egocéntricos, su palabra es verdad absoluta, carecen de humildad, son humilladores, imponen sus normas, poseen mucha labia y capacidad de convencimiento, y viven rodeados de personas que los subliman. Habitualmente usan el dinero para comprar recursos materiales y recursos humanos para llegar donde quieren. Menosprecian y discriminan. Usan el rumor y la calumnia. Siempre se victimizan.

Por cierto, no todo líder está afectado de Filoprimatosis. Pero aprender a distinguirlos puede marcar la diferencia.

Por Juan Carlos Favreau.

Santiago, 1 de abril 2019

Crónica Digital.

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.