DECLARACIONES DE IMPUESTOS DE TRUMP, OTRA BATALLA EN EE.UU.

0
Por Martha Andrés Román

La negativa del presidente Donald Trump a hacer públicas sus declaraciones de impuestos, despierta hoy nuevos debates en Estados Unidos en medio de los esfuerzos de los demócratas para obtener tal información.

 

La controversia en torno a ese tema está presente desde la etapa del gobernante como candidato presidencial republicano, y ha continuado durante su mandato porque tras asumir el poder el 20 de enero de 2017 se convirtió en el primer jefe de Estado desde Richard Nixon (1969-1974) en negarse a brindar esa información.

En un primer momento la justificación del gobernante fue que el Servicio de Impuestos Internos (IRS) lo estaba sometiendo a una auditoría, a pesar de que, según muchos expertos, un procedimiento de ese tipo no le habría impedido publicar sus declaraciones.

Además, el IRS declaró públicamente al final de la campaña de 2016 que no había ninguna prohibición que evitara que Trump, o cualquier otra persona, liberara sus declaraciones en medio de una auditoría.

Tras ganar las elecciones, el mandatario pasó de emplear esa justificación inicial a ser más evasivo, al realizar comentarios como que el tema solo les importaba a los medios de comunicación, o decir que podría dar a conocer los documentos demandados una vez que esté fuera del cargo.

Si bien la polémica en cuestión ha estado presente siempre de un modo u otro durante su mandato, e incluso se han realizado marchas multitudinarias de personas que exigen al presidente dar a conocer los datos fiscales, el asunto a veces se ha diluido en medio de muchas otras controversias de su administración.

Ahora, sin embargo, regresa al centro de la mirada pública luego de que el pasado miércoles el titular del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, el demócrata Richard Neal, pidió formalmente al IRS entregar a ese grupo parlamentario los últimos seis años de las declaraciones de impuestos de Trump.

El legislador pudo proceder así gracias a una ley de 1924 que otorga poderes a los presidentes de ese panel y del Comité de Finanzas del Senado para solicitar y recibir las declaraciones de impuestos de cualquier estadounidense.

Mientras el IRS pidió de plazo hasta el 10 de abril para responder a la solicitud promovida por el partido azul, la reacción del jefe de la Casa Blanca no fue diferente a la que tuvo en otras ocasiones.

Estamos bajo una auditoría y resolviendo eso, a pesar de lo que dice la gente. Parece que siempre estoy bajo una auditoría, pero he estado bajo una auditoría durante muchos años porque los números son grandes, expresó durante un evento en la mansión ejecutiva.

A pesar de volver a emplear ese argumento, el gobernante agregó que, de cualquier modo, si no estuviera bajo una auditoría, tampoco estaría dispuesto a difundir esa información.

La carta de Neal estuvo dirigida al comisionado del IRS, Charles Rettig, pero como esa agencia pertenece al Departamento del Tesoro, el titular de esta última entidad, Steven Mnuchin, manifestó que será él mismo quien tomará la decisión sobre la petición de los demócratas.

A decir del diario The Washington Post, no está claro qué motivo legal podría presentar Mnuchin para rechazar la solicitud ya que es poco probable que los registros de impuestos se consideren protegidos bajo el privilegio ejecutivo porque no pertenecen a las acciones de Trump durante su periodo en el cargo.

Sin embargo, este domingo el jefe interino de personal de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, declaró a la televisora Fox News que los demócratas nunca obtendrán las declaraciones de impuestos y no tienen por qué acceder a ellas.

¿Cuál fue el argumento esgrimido ahora por la administración del republicano? A decir del jefe de gabinete, no se debe regresar a ese tema porque se trata de una cuestión ya debatida durante las elecciones presidenciales de 2016.

‘Los electores sabían que el presidente habría podido presentar sus declaraciones de impuestos, sabían que no lo había hecho y lo eligieron igualmente y, por supuesto, eso es lo que los vuelve locos (a los demócratas)’, afirmó.

Ese comentario de Mulvaney parece estar algo en contradicción con los resultados de una encuesta realizada en enero por la cadena ABC News y el Post, en la cual el 60 por ciento de los interrogados estuvo a favor de que la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes hiciera uso de su autoridad para obtener y divulgar la información fiscal de Trump.

Medios norteamericanos de prensa apuntaron que la movida de los miembros del partido azul y la reacción del jefe de Estado seguramente darán paso a una lucha judicial intensa y prolongada.

Según el Post, Trump les ha dicho a los asesores de la Casa Blanca que no planea entregar sus declaraciones de impuestos al Congreso y que luchará en la Corte Suprema con la esperanza de que se detenga el asunto hasta después de los comicios de 2020, cuando buscará la reelección.

Washington, 8 abril 2019
Crónica Digital /PL

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.