Por Pablo Salvat: Y DEL DES-ORDEN INTERNACIONAL…?

0

Quién se hace cargo? Quién nos salvará? Quién responde por  las consecuencias en los pueblos y sociedades de este nuevo des-orden en las relaciones internacionales? Las Naciones Unidas? La Alta Comisionada para los DDHH? La OEA, la Unión Europea, el Papa? Es vergonzoso observar el panorama actual a nivel mundial, con un solo país, léase un  imperio (aunque esté en decadencia como algunos dicen), se salta  acuerdos y reglas convenidos para imponer su voluntad de poder  económica y política, sobre Occidente y Oriente.  Claro, a eso le llaman globalización neoliberal.

A tiempo no se había visto tanta soberbia, extorsión y  abuso de poder de parte de un solo gobierno ¡ Y, claro, lo peor de todos es que – a diferencia de otros tiempos- tenemos muchos liderazgos derechistas, nostálgicos muchos de ellos de  Golpes militares,   que sin el menor rubor venden sus países y territorios, sus recursos, a las transnacionales; o roban los activos de un país para repartírselo entre ellos cuál botín de guerra.  Todo ello, como no, detrás de fachadas retoricas y mentiras que, de tanto repetirse, parecen ya cualquier cosa: que la democracia (sic), los derechos humanos, la transición, la libertad, en fin.    El cinismo y la hipocresía reinan por doquier,  especialmente en los medios de in-comunicación y sus servidores. 

Pareciera que todos le debiéramos algo al imperio del norte, porque nadie se atreve a contrariarlo de verdad, y no solo tras bambalinas. Fíjese, lector/lectora,  que todos los gobiernos derechistas, es decir, sus Estados, han firmado la carta de las NNUU de 1945.

En ella se enuncia, en uno de sus artículos: “Los miembros de la Organización (NNUU), en sus relaciones internacionales,  se abstendrán  de recurrir a la amenaza o a al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los propósitos de las Naciones Unidas (art.2)”. 

    En otro de sus artículos esa Carta afirma que los países firmante deben “Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, y tomar otras medidas adecuadas para fortalecer la paz universal”.      Como usted puede ver, lector/lectora la práctica del gobierno de la Casa Blanca y también de varios países de la Unión Europea,  pasan a llevar   esos preceptos que ellos mismos firmaron después de la Segunda Guerra Mundial. Y mire, que casualidad, muchos de ellos han sido  países colonialistas. Qué remedo de justificación dan?  Bueno, los estadounidenses  citan tanto  la  “doctrina Monroe”, creada por ellos y para ellos (donde aparecemos  -América Latina- como el “natural” “patio trasero” de los USA), hasta su autointeresada visión de que tienen una “misión excepcional” (Obama dixit) otorgada por un  poder divino (sic) , en orden a  ser “guardianes” a nivel mundial -de sus intereses e ideología-,  puestos como los intereses e ideología a las cuales debe adherir todo el mundo ( por las buenas o las malas..). 

   Lo cual tiene bastante similitud con el dicho del himno alemán que utilizó profusamente el nazismo : Deutschland, Deutschland über alles. Los EEUU por sobre todos, como dijeron  los alemanes en su momento. Ellos –los estadounidenses-, son los únicos que pueden saltarse todos los derechos y acuerdos firmados en función de su conveniencia e interés particular, o  también, torcerlos de tal modo que hagan posible sus acciones de invasiones y guerras ¡ Y no solo son palabras. Allí tiene usted las guerras emprendidas contra Irak, Libia, Siria, Yemen del Sur, entre otras.

Qué han dejado esas guerras?  Mejor vida para esos pueblos? Autodeterminación para esos pueblos?  Es cosa de informarse. Claro hoy en día para eso hay que hacer un esfuerzo. Usted sabe, siete grandes compañías controlan los principales medios de comunicación  a nivel planetario: las noticias, lo que se ve y no se debe ver; lo que se escucha y no se escucha, lo que se lee y no se debe leer. Siete grandes compañías. Pero usted sabe que la invasión de Irak dejó al menos 600.000 muertos, la mayor parte civiles y niños: para qué? Cuántos muertos y destrucción dejó la intervención en la que era una próspera Libia (tenía el mejor índice de Desarrollo Humano de África según el PNUD)? Para qué? Para controlar el petróleo y el gas natural? Sabe usted quién gobierna hoy ese país? Cómo están las relaciones entre las tribus que lo pueblan?  Muy poco,  casi nada.

    Ya no importa ese país y su gente. No importa Afganistán. Tampoco importa Siria (donde al menos más de 300.000 personas han perdido la vida).  Y ahora es el turno de Venezuela. Situación que nos debería importar mucho más por obvias razones. Allí, se ensaya el mismo modelo intervencionista aplicado en otras naciones: robo de recursos financieros; asfixia económica; aislamiento internacional; desconocimiento del gobierno y las instituciones; y ahora, promoción del miedo y del terror, vía cortes de luz, de agua y paramilitares. Y además, el Departamento de Estado quiere prohibirle a ese país decidir con cuáles países mantener  relaciones.   

    Y qué dicen los organismos internacionales de estas maniobras unilaterales de la Casa Blanca y la oposición venezolana? Volvemos al mismo tema. Dónde está la OEA? Dónde la Unión Europea? Dónde la Alta Comisionado de NNUU?. En cuanto a la elite política nacional, bueno, es sabido: tanto los derechistas como buena parte de los progresistas, han sido contrarios desde el inicio al proyecto bolivariano. 

   Lo más vergonzoso: el apoyo del gobierno de Lagos al Golpe cívico-militar liderado por un empresario contra el Presidente H. Chávez.  Si mal no recuerdo, la Ministra de Defensa era Michelle Bachelet y la Canciller, Soledad Alvear. En todo caso lector/lectora, no se preocupe,  todo esto son solo puras casualidades azarosas…

Por Prof.PSAlvatb


Académico de la Alberto Hurtado. Columnista de radio Cooperativa.

Santiago de Chile, 8 de abril 2019
Crónica Digital

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.