Por Francisco Gonzalez: ¡Que se vayan todos!

2

La verdad no tengo muy claro a quien debo atribuir la autoría de la frase, lo que sí puedo decir es que se hizo conocida mundialmente durante las protestas callejeras de Argentina a comienzos del segundo milenio. Los argentinos atravesaban una de las peores crisis económicas de las que se tenga memoria y los gobiernos reaccionaban de tumbo en tumbo dando verdaderos palos de ciego para tratar de sortear el desastre que cada día se hacía más evidente. Fue entonces cuando la prensa y las calles, ya cansadas de tanta inoperancia e insensibilidad, gritaron al unísono:  ¡¡ QUE SE VAYAN TODOS !!.

Ya no había más que hacer, no confiaban en nadie, nadie daba respuestas coherentes y  el único actor sonriente era el Fondo Monetario Internacional.

Esa misma frase es la que se me ha arrancado de la garganta muchas veces durante estas últimas semanas, sobre todo después de ver el parafernálico show con que se lanza la supuesta reforma integral a las Isapres y Fonasa y de leer con verdadero espanto las acusaciones vertidas por la prensa contra el Subsecretario de redes asistenciales del Ministerio de Salud, Dr. Luis Castillo:

Como dice mi hijo menor: yo no esperaba nada de Santelices, pero aun así me decepciona cada día más. Y desafortunadamente, teniendo en cuenta los últimos sucesos, como diría mi amigo Silvio Rodriguez, tengo que sumar ahora a mi lista también al Subsecretario Castillo.

Como se habrán dado cuenta aquellos que tienen la paciencia de leerme,  hasta ahora había decidido  no bailar con la música de la Democracia Cristiana ni sumarme al coro gregoriano de las voces que repiten hasta el agotamiento: “que se vaya Castillo” porque tiene responsabilidad ética en el asesinato de Frei Montalva. La razón es simple, creo en la acuciosidad de la investigación que llevó a cabo el juez  Madrid, y si después de 16 años él llegó a la conclusión que Castillo no tuvo responsabilidad, me parece improcedente, injusto e imprudente impedir realizar su trabajo a un profesional de dilatada trayectoria, sólo porque a una persona se le ocurrió condenarlo; eso es contradictorio con la esencia de la cámara de diputados y del Senado, porque se supone que quien hace la ley tiene la responsabilidad primera de respetarla.

Sin embargo, cuando en esta ocasión planteo que se deben ir todos, no es porque esté cambiando de opinión con respecto a ese tema en particular; no, tiene que ver con que -por razones que desconozco- el Subsecretario no está cumpliendo eficazmente su labor técnica y se encuentra absolutamente atado de manos por un Jefe cuya impudicia lo tendrá por años encabezando el ranking de los peores ministros de que se tenga memoria.

Anecdóticamente puedo contar lo siguiente: Castillo está muy lejos de mi pensamiento político y eso lo tengo claro; sin embargo, a los pocos días de que asumió como Subsecretario, nos juntamos a almorzar con un grupo de amigos (todos bien “zurdos” por supuesto) y coincidíamos en que si bien políticamente no teníamos nada que nos acercara siquiera a Castillo, al sector le hacía falta un tipo como él: conocedor de la red, con carácter, con ascendencia sobre sus pares. Según nosotros, eso permitiría ordenar un poco el desastre en que Santelices tenía sumido al Ministerio de salud. 

Desafortunadamente, el gallo de pelea que habíamos visto actuar durante Piñera uno, se transformó en un pollito desplumado que no pudo imponer su autoridad ni siquiera entre sus subordinados inmediatos.

El Ministro le despidió a su Jefe de Gabinete y el león ni siquiera esbozó un miau. El ministro le impuso un jefe de gabinete y el único gesto del gatito fue mover la cola en señal de aceptación.

Con sus subordinados de la línea ni hablar: Quiso pedir la renuncia de Luis Barrios para dar una señal de autoridad, pero bastó un grito del ministro para que el Subsecretario tuviera que retractarse de la solicitud. Luego, cuando ya la presencia del mencionado y cuestionado Jefe de División se hacía insostenible incluso para la moneda, Barrios renuncia pero le dice por escrito al subsecretario: “seguiré como asesor en la división y mi reemplazante será la señora…. Y el Subsecretario guarda discreto silencio. Resultado? Barrios, en la práctica, sigue al frente de la División.

Y cuando ya creíamos haberlo visto todo, aparece una denuncia que dormía desde hace meses en tribunales y luego una segunda  en la cual un Director de Servicio en ejercicio,  denuncia a su propio jefe de haberlo presionado para contratar a ciertas personas y despedir a otras. El mencionado Director sigue en su cargo mientras  el Subsecretario se pasea nervioso por los pasillos del tercer piso pensando que hacer.

En otro ámbito, pero también relacionado estrictamente a la subsecretaría que dirige, el mercurio (que en esta sola ocasión no miente), viene desde hace meses denunciando la mala gestión de los Hospitales más grandes e importantes de la red como es caso del Sotero de Río, la Florida, de Antofagasta donde incluso la máxima autoridad regional ha hecho saber al Subsecretario –explícitamente-  y en repetidas oportunidades está situación, tanto así que Castillo viaja a la región pero aparte de almorzar mirando al mar, no hizo nada. Pero como somos centralistas, olvidémonos de regiones y vengamos a la región metropolitana. Que pasa con el Hospital de la Florida (del cual en una próxima columna prometo hablar in extenso)?. Sabrá la primera dama que a vista y paciencia de su amigo ministro y del subsecretario Dr. Castillo el creativo Director (porque aquí tampoco existe Subdirector administrativo)  que el médico jefe de la unidad de geriatría que inauguró la propia primera dama, está renunciando porque la dirección le paga como si fuera estudiante? Sabrá el Subsecretario lo que está pasando con los millones y millones que se gastan (o mal gastan) en software farmacéuticos que no se ocupan y que son los carabineros los que en muchas ocasiones tienen que repartir medicamentos mientras la jefa de farmacia y la farmacéutica a cargo toman café en la linda cafetería del hospital concesionado de la Florida?  Sabrá el Dr. Castillo cuantos son los medicamentos vencidos que se tiene que botar por mala planificación, no uso de herramientas informáticas y negligencia?. Yo lo sé y estoy bastante más alejado del sector que el jefe supremo de la red.

Contrastando con lo dicho, se anuncia con gran parafernalia y a página completa en el mercurio del 23 de marzo de 2019, que nueve directores de Hospitales fueron removidos por mala gestión; sin embargo, sería interesante saber cuántos de ellos venían del anterior gobierno y sobre todo, cuántos de ellos han sido formalmente remplazados. En lo que a mí respecta, entiendo y creo que el subsecretario está en todo su derecho de remover directivos que el considere que no están haciendo una buena gestión e incluso reemplazarlos por personas en las cuales él confía. Ellos ganaron el gobierno en buen lid y en la medida en que se respeten los procedimientos y a las personas, no tengo problemas y por eso me pareció irresponsable e impropio de una autoridad, lo obrado por el Director del Servicio de Salud del Maule porque él conocía las reglas del juego y como una forma de ocultar sus propios y enormes problemas de gestión en la red que dirige, se protege con esta argucia comunicacional que a la larga provoca enorme daño al sector, toda vez que rompe la necesaria verticalidad del mano. No obstante, para ver algo de consecuencia sería deseable que con la misma parafernalia se diera a conocer las razones que llevaron la Dra. Patricia Méndez del Campo, Directora del Servicio de Salud Metropolitano Central, (sancionada en el año 2017 por practicar un procedimiento “negligente” mientras trabajaba en el hospital el Carmen de Maipú), según relata The Clinic en su edición del 12/09/2018, pidió la renuncia “a partir del día siguiente” al Director del Hospital el Carmen de Maipú Dr. Osvaldo Henríquez Orellana, sin causa ni motivo justificado, sólo diciendo que así lo habría instruido el señor Subsecretario. El Dr. Henríquez había renunciado hace pocos meses a su trabajo en el ámbito privado para asumir este “desafío” según el mismo relata y luego, sin mediar evaluación alguna, se le pide la renuncia.

Lo cierto es que hoy, me atrevo a decir que más de la mitad de las direcciones del país están funcionando con subrogantes o reemplazantes, en circunstancias que el gobierno ya está caminando para sus dos años. Si esto no es desgobierno, francamente no sé qué es.

La moneda por su parte brilla por su ausencia y nadie pareciera darse cuenta de la gravedad de estos hechos. En la práctica, uno de los ministerios más importantes de Chile, navega a la deriva y sólo hace noticia por hechos de dudosa transparencia todos los cuales involucran a la máxima autoridad de la cartera.

Capítulo aparte merecen los Servicios dependientes directamente desde Mac-Iver: Fonasa,  Cenabast, ISP y (aunque con un status distinto) ni que hablar de la Superintendencia de Salud materia muy bien abordada por el periódico electrónico el mostrador en su edición del martes 8 de Mayo. Pero de eso hablaremos más adelante.

De la subsecretaria de salud pública no hablaré esta vez porque no recuerdo bien su nombre, sé que es una doctora pero no tengo más antecedentes.

En palabras simples: No hay salud ¡!!

En este crudo escenario, la verdad cuesta saber si debemos hablar del presidente o del prescindente. O tal vez tenía razón el taxista que abordé la semana pasada cuando me dijo que a Piñera teníamos que llamarlo “el compañero Piñera” porque nadie trabaja mejor para la oposición que el mismo. A lo cual yo le pregunté ¿Cuál oposición?.  Si pues, ese es el problema sentenció mi circunstancial interlocutor.

El Presidente está ausente y sigue gesticulando como si aquí no pasara nada. Pero están pasando cosas Presidente y para eso una mayoría de las personas votó por usted: para que gobernara, para que dirigiera, para que pusiera el timón con algún rumbo y este mandato le dotó de autoridad para ordenar a su tripulación, para no permitir que cada cual reme para su lado porque eso tiene al gobierno dando vueltas y vueltas.

Ahora es la reforma al sistema de Isapres, la secretaría de la comisión de salud la declaró inadmisible por inconstitucional y su ministro como si nada, pagó 12 millones mensuales de pesos a un asesor que vive en Australia para liderar una comisión de trabajo que nunca existió y más encima el proyecto está mal hecho.

Como era su frase Presidente? El gobierno de los mejores? Permitiría usted que esto pasara en una de sus empresas? Permitiría usted que alguien jugara así con su dinero?. Yo creo que no; pero claro, estos son dineros públicos y los chicos pueden aprender jugando.

El ministro rema para cualquier lado, no deja remar a su subsecretario, lo tiene atado de manos porque en su agenda no caben los actos de transparencia. Conspira abiertamente contra él porque nadie me podrá convencer de que es coincidencia que justo después de que el Ministro la recibe en su oficina, la Senadora DC Yasna Provoste aparezca en todos los medios pidiendo la renuncia de Castillo. Sin embargo, tampoco peludo dejar de mencionar que el subsecretario ya no tiene el control de sus propios marinos porque, con el gentil auspicio de su ministro, estos se han sublevado, ya no obedecen y en ese escenario, sin el apoyo declarado de palacio, no sería de extrañar que asome algo de la antigua fortaleza del Subsecretario y tome la honorable decisión de dar un paso al costado.  Sin embargo señor presidente, usted sigue teniendo como prioridad aprobar una ley de isapres cuyo único propósito es enriquecer aún más estas empresas a costa de sacrificar uno de los mayores activos de nuestro país: su salud pública, mientras la oposición de la cual hablaba mi taxista, se hace cómplice de este propósito engatuzandonos con un discurso que parece “moderado”, como lo ilustran claramente dos importantes actores de la política nacional y de la así llamada “oposición”: “sería mucho mejor ponernos de acuerdo en un tipo de reforma que realmente de satisfacción a las esperanzas de la ciudadanía” (Rabindranath Quinteros, (PS), Presidente de la comisión de salud del Senado).  “Vamos a condicionar el tratamiento de esto (refiriéndose a la reforma) y queremos valorar la disposición del Ministro Santelices a dialogar” (Guido Girardi, Senador PPD, miembro de la comisión de salud del Senado).

En otras palabras, antes de comenzar y aun a sabiendas de que el proyecto está mal hecho, el mismo Girardi de siempre, el de las cartas, el sospechoso de siempre como le llaman algunos, ya está dando por aprobada una reforma que reportará nulos beneficios a la ciudadanía pero muchos beneficios económicos a los grandes financistas de campañas.

Por eso digo: ¡Que se vayan todos!. Porque como dice el comunista Cristian Warnken en el paskin marxista “el Mercurio”: “…el país de los enfermos, endeudados y empobrecidos crece…” y los chilenos comunes y corrientes necesitan un poco de alegría.

Francisco Gonzalez Losada
Analista político


Santiago de Chile, 14 de mayo 2019
Crónica Digital

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

2 Comentarios

  1. Por Dios que escribe mal, Don Mario Villalobos. Es una vergüenza que un magister en comunicación no sepa escribir e hilar contenidos. Igual se extraña que en su descripción de firma, donde aparece con un cobarde seudónimo, no incluya que usted fue Jefe de Gabiente del mismo Dr. Santelices durante los primeros meses de gobierno, pero que producto de su desmedida egolotaría y sedición hacia el gobierno lo terminaron por sacar desde la misma Moneda.
    Al menos se nota que ya no está tan cuadrado con el Subsecretario, porque claramente aún no le perdona que no haya peleado por usted para dejarlo como su Jefe de Gabinete ante el nuevo veto de La Moneda hacia su persona, ni que haya sacado a Nicolás Duhalde de dicho lugar, quien a todo esto venía sacado de la Segpres por su fama de filtrador.
    Mi opinión sobre usted es corta y simple: Usted es una vergüenza, y le aseguro que nunca, nunca en su vida ni en las siguientes, usted tendrá un cargo político por mérito propio. Usted no es más que una rémora que se apega a las personas indicadas para poder profitar del estado.
    Le deseo lo peor, y ojalá que este sitio, creado especialmente para recibir recursos del Estado de forma fraudulenta (sí, todo se sabe don Mario), caiga definitivamente.

  2. Toda la razón, Mario Villalobos necesita urgente algo productivo en qué ocupar su tiempo, debe asumir que no tiene cabida en ninguna parte pública, porque es un chanta, maltratador, ignorante, etc…ah y sobretodo cobarde, porque anda ocultándose detrás de pseudónimos. Quizás extraña el celular institucional, el auto con chófer, notebook y todas esas cosas que exigía apenas asumía los cargos. No es casualidad que lo hayan echado todas las autoridades con las que trabajó.
    Por otra parte, estupideses como esta nota, se junta a redactarlas con su amigo Daniel Castillo el transfugo abogado del ISP, que tampoco le trabaja un día a nadie, que se las da de lobista y que le venden historias a la diputada Hernando. Por Dios!!!! Hay para todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.