Gana espacio propuesta para reducir jornada laboral a 40 horas

0

La propuesta de la izquierda de reducir la jornada laboral en Chile de 45 a 40 horas semanales parece ganar espacio ante la alternativa de flexibilización presentada por el gobierno con amplio despliegue mediático.

Una reciente  encuesta de la consultora Cadem reveló que el 74 por ciento de los chilenos está de acuerdo con ese proyecto impulsado por la joven diputada comunista Camila Vallejo, mientras que 72 de cada 100 personas creen que tendrá efectos positivos en la productividad.

Sin embargo, la propuesta, que se discute en la Cámara de Diputados, enfrenta un fuerte rechazo del gobierno y de los grupos empresariales, con toda clase de argumentos.

Uno de ellos es que perjudicaría a las pequeñas y medianas empresas, pero la Confederación Gremial Nacional Unida de la Mediana, Pequeña, Microempresa, Servicios y Artesanado (Conupia), que representa a más del 50 por ciento de ese sector, sorprendió a todos y manifestó su respaldo a la iniciativa de las 40 horas.

Los directivos de Conupia se reunieron el miércoles último con la amplia bancada que apoya la legislación, y en conjunto acordaron presentar indicaciones para que el proyecto contemple una gradualidad de tres años para su aplicación.

Las grandes agrupaciones empresariales han esgrimido también que la aplicación de las 40 horas implicaría la eliminación de 170 mil puestos y acusa a los promotores de la iniciativa de demagogia y de no contar con estudios profundos sobre su factibilidad.

Vallejo respondió que sí hay estudios respecto al impacto que causaría en el mundo laboral y apeló a un informe de economistas del Observatorio de Políticas Económicas según el cual, en cambio, se crearían de 200 mil a 300 mil empleos.

Este jueves, en declaraciones a un medio digital, el presidente Sebastián Piñera se sumó a la polémica y amenazó incluso con apelar al Tribunal Constitucional en caso de que prospere la propuesta de la oposición, argumentando que es inconstitucional.

Sin embargo, opinó que “aquí la discusión no es si rebajamos o no rebajamos la jornada. La vamos a rebajar de todas maneras, por supuesto, porque lo está planteando la oposición y lo estamos planteando nosotros”.

El gobierno ha publicitado ampliamente su propuesta de reforma laboral, basada en una flexibilización de la jornada semanal de manera que los trabajadores puedan disfrutar de un día más de descanso, redistribuyendo las horas de esa jornada en los restantes días.

Desde el Ejecutivo se plantea que esto es lo idóneo, porque parte de un acuerdo entre empleados y empleadores para que los primeros acomoden sus jornadas laborales para poder disfrutar de tres días de asueto a la semana.

Pero ese argumento no parece convencer a economistas y sindicatos, que lo consideran utópico, porque en Chile los trabajadores y los empresarios no están ni remotamente en igualdad de condiciones para negociar y los empleadores a la larga impondrán sus criterios.

A pesar de la férrea oposición de las fuerzas más conservadoras, es evidente el avance del proyecto patrocinado por la diputada comunista, ante lo cual ya algunos entendidos comienzan a barajar la posibilidad de llegar a una especie de híbrido que conjugue ambas propuestas, pero ello equivaldría el lanzamiento de una tercera iniciativa.

Santiago de Chile, 9 de agosto 2019
Crónica Digital/PL

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.