Por Marcel Garcés Muñoz: FRACASO DE ACUSACION A CUBILLOS ABRE ESCENARIO DE RIESGO

0
Marcel Gárces, periodista. Director de Crónica Digital.

El rechazo en la Cámara de Diputados a la Acusación Constitucional contra la ministra de Educación, Marcela Cubillos, constató la dificultad de alinear a la oposición  del Gobierno del presidente Sebastián Piñera,  tanto como la  complejidad de su perfil político  y las tendencias ideológicas que  la componen, y a veces  la  desperfilan y contribuyen a que la ciudadanía, la perciban  como ineficaz, y lejana a sus necesidades y demandas.

No cabe dudas de que la acusación, cuyo objetivo político es innegable y buscaba una derrota del Gobierno, tanto a su manera de  conducir la política y buscar imponer su programa neoliberal  en el campo de la educación,  como a su práctica totalitaria y arrogante,  en las relaciones gobierno-oposición, fue derrotada.

Pero al mismo tiempo abre un escenario de riesgo en la escena política nacional.

La estrategia del gobierno- presiones, maniobras, apelaciones a una institucionalidad acomodada a sus intereses, amenazas abiertas contra el derecho del  Parlamento a ejercer sus atribuciones y prerrogativas – logró desarticular la mayoría opositora, que no  demostró ni  cohesión, claridad de objetivos, lealtad interna ,y  perspectivas de futuro.

La oposición deberá hacer  su correspondiente control de daños, replantearse sus  metas  posibles y diseñar  una estrategia  y tácticas, algo más que  el objetivo en que empeñó sus esfuerzos y retórica en las últimas semanas.

La discusión deberá ofrecer un nivel de responsabilidad  y serenidad acorde con los deberes  y magnitud de las tareas que la situación política y social pone ante los líderes, partidos y la sociedad.

En  relación al enjuiciamiento del  gobierno y de la ministra Cubillos, las negociaciones, búsqueda de acuerdos, polémicas, presiones, acusaciones, arrebatos verbales,  vistas en el campo de la oposición, estuvieron marcadas por  argumentos de deberes  morales, compromisos con un pasado  gubernamental  y  acuerdos políticos ya superados por la innegable  crisis  de lo que fue la Concertación y la Nueva Mayoría,   y la búsqueda de “perfilamientos” propios,  o “identidades”, y los comprensibles  pero  insuficientes intereses  sectoriales  ( y sectarios) de la coyuntura y los próximos desafíos electorales.

Claramente no fue suficiente, ni eficiente,  el  ejercicio  de debate en las cúpulas, los mensajes a través de los medios,  ciertos modales cortesanos, mesclados con abiertos chantajes  más propios de grescas  de barras bravas, que discusiones sobre temas políticos de real importancia y contundencia.

Y no estamos hablando solo de la Derecha en La  Moneda o del neofacismo  emergente.

Lo que en realidad se echa de menos en la coyuntura política de hoy- con o sin  el show  en que se convirtió la Acusación Constitucional a la antigua propagandista “juvenil” de Pinochet, hoy ministra de ·Educación del presidente Sebastián Piñera,  de que en el  escenario  no estuvo presente el actor social, la calle.

¿Cómo se explica que en la discusión  sobre la  acusación contra la Ministra de Educación, y la política  en esta área tan  trascendente para el futuro de la nación y de sus nuevas generaciones haya estado prácticamente ausente el  estudiantado y  los otros actores del sector:  profesores, académicos, estudiosos de un tema tan trascendental del futuro  y que afecta a la sociedad en su con junto y compromete a las nuevas generaciones?

¿Cómo es posible que se haya permitido que,  toda la discusión se haya realizado en cenáculos políticos excluyentes,  de determinaciones de empresarios  y comerciantes del ramo, para quienes la educación  de las nuevas generaciones de chilenos, es,  prioritariamente,  materia de lucro, además por supuesto de manipulación política y adoctrinamiento ideológico?

Resulta incluso que ahora las Fuerzas Armadas son los nuevos promotores de la educación y ofrecen a sus conscriptos, mediante una  campaña publicitaria millonaria, un buen  y adoctrinado futuro educacional?

Aquí hay enseñanzas para las próximas batallas políticas de la oposición sino quieren  ser irrelevantes en el escenario.

Estadísticamente  hay condiciones para remontar en el escenario político. La propia votación  respecto de la Acusación Constitucional contra ministra Cubillos, constata que hay campo para la unidad incluso con parte determinante de los parlamentarios de la DC, y ello es una base para la unidad con la base electoral de esa colectividad, en torno a demandas, ideas y sueños conjuntos.

Para volver a ser determinantes.

La agenda presenta  nuevas batallas políticas trascendentales  como la Reforma Tributaria, la política medioambiental ,  la jornada laboral de 40 horas ,  la política internacional,  la Previsión  Social, la seguridad pública.

Porque lo que también queda en evidencia es que el Gobierno no puede cantar victoria y abrir las botellas de champagne.

Y si La Moneda persiste en descalificar a la oposición, lo que está haciendo en realidad es avanzar en un lenguaje, estrategia y en una tentación o una orientación política totalitaria.  Pretender  que  el  ejercicio por parte del parlamento  de una facultad que le otorga la institucionalidad democrática  sería  una desnaturalización del “orden constitucional”,  viene a ser un nuevo paso  en la descalificación  de la oposición caricaturizándolos como “antipatriotas”.

La tentación de un poder presidencial omnipotente, o de eliminar  las facultades,  e incluso su existencia, de un  Poder Legislativo  independiente, soberano, y representante legítimo  de la ciudadanía,   es lo más parecido a una dictadura.

Y esta es una amenaza  real en el Chile de hoy.

Por Marcel Garcés Muñoz
Periodista
Director de Crónica Digital

Santiago de Chile, 5 de Octubre 2019
Crónica Digital

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.