Las incoherentes reacciones de autoridades chilenas a palabras de Presidente de Argentina

1

Con la mayor impudicia la Cancillería de Piñera pidió al Presidente de Argentina, Alberto Fernández, que no opine de política interna de Chile, luego que se refiriera a las violaciones a los derechos humanos en el país. Ello, omitiendo que el Mandatario trasandino sólo dijo la verdad establecida por cuatro informes internacionales sobre la materia y los reportes del propio Instituto Nacional de Derechos Humanos. Peor aún: olvidando que Piñera ha hablado hasta por los codos sobre la situación política interna de Venezuela y otros países.

En una entrevista a la cadena América TV, el mandatario trasandino señaló: “Me acordaba días atrás cuando recibí a las organizaciones de derechos humanos venezolanas en 2013, cuando Nicolás Maduro después de una manifestación puso presas a 800 personas”. Como se sabe, ese tipo de situaciones provocaron gran revuelo. Y señaló que, en cambio, “Piñera metió presas a 2.500 personas y no pasa nada y nadie dijo nada, nadie habla nada”.

A través de un comunicado, el Ministro de Relaciones Exteriores, Teodoro Rivera, señaló que se contactó telefónicamente con su homólogo argentino, Felipe Solá, con el propósito de expresarle “su sorpresa” respecto a los comentarios del Presidente Fernández. Ribera le represento “la conveniencia de no emitir opiniones sobre situaciones de política interna de los respectivos países”…

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores (DC), expresó su rechazo a las palabras de Alberto Fernández. Señaló a Emol que “opiniones como las que hace el Presidente de Argentina no colaboran, y yo le pediría que se abstenga de emitir estas opiniones en términos de que aquí las instituciones estamos tratando de que las cosas vuelvan a un carril de buena convivencia”. Flores aseguró que “no es prudente que un Mandatario extranjero se refiera así a un país que está en dificultades importantes y que entre todos estamos tratando de sacarlo adelante”.

Dijo además que “yo creo que una persona que recién inicia la conducción de un gran país vecino como es Argentina debería abstenerse de emitir opiniones como las que ha hecho, sin estar absolutamente imbuido con lo que está ocurriendo en Chile”.

Sin embargo, en una muestra de deplorable “cantinfleo”, Flores reconoció que “es cierto que en Chile tenemos dificultades mayores, es cierto que en Chile se ha maltratado a la ciudadanía que protesta, es cierto que se han cometido violaciones a los derechos humanos, pero estamos intentando entre todos salir”…

¿Puede sorprender que crezca el descrédito del Gobierno y el Parlamento en la ciudadanía?

Por Iván Gutiérrez Lozano. El autor es periodista.

Santiago, 25 de diciembre 2019

Crónica Digital.

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.