Con recusación pendiente abre en Ecuador juicio contra Rafael Correa

En medio de denuncias y con una recusación pendiente, se instaló hoy, en esta capital, la audiencia de juzgamiento del llamado caso Sobornos, que involucra al expresidente de Ecuador Rafael Correa y otras 20 personas.

 

La diligencia, que se lleva a cabo en la Corte Nacional de Justicia, dio inicio a un juicio contra el exmandatario, el exvicepresidente Jorge Glas y varios exfuncionarios del gobierno de Correa, por el supuesto delito de cohecho.

Según la Fiscalía General del Estado (FGE), los procesados formaron parte de un esquema de corrupción, consistente en captar aportes de contratistas para financiar actividades proselitistas del Movimiento Alianza PAIS, en el período 2012-2016, acusación rechazada por los implicados.

Al menos 120 testigos están convocados a las audiencias, entre peritos, agentes policiales, exmiembros del gobierno y empresarios.

En la parte inicial, intervinieron la FGE, la Procuraduría General del Estado y equipos de la defensa de algunos de los procesados.

A juicio de algunos entendidos, el juicio es nulo, pues falta al debido proceso y los elementos presentados no guardan relación con el delito de cohecho.

Antes de ingresar a la audiencia, el representante legal del exdignatario, Fausto Jarrín, recordó que presentaron una recusación contra abogados que forman parte del proceso y rechazó que fuera un intento de dilatarlo.

Personalmente voy a seguir ejerciendo todos los derechos que me corresponden, por ejemplo dudar de la imparcialidad de un tribunal, aseguró.

Asimismo, alertó que la causa estaba dividida y una parte de los cuadernos procesales se encontraba en manos de otro tribunal, lo cual no es confiable.

Mientras, los acusadores insisten en que cuentan con argumentos suficientes para condenar a los procesados, entre quienes también están Viviana Bonilla (asambleísta y exsecretaria nacional de Gestión de la Política), Alexis Mera (exsecretario jurídico de la Presidencia) y los exministros Vinicio ALvarado y María de los Ángeles Duarte.

Por otra parte, numerosas personas tildan el proceso de trama para invalidar políticamente al exjefe de estado, teniendo en cuenta la cercanía de las elecciones presidenciales y legislativas de 2021.

El propio exmandatario definió el caso Sobornos como ‘una gran farsa’, al tiempo que organizaciones sociales y representantes de la ciudadanía lo consideran parte de la persecución política desarrollada contra los líderes de la llamada Década Ganada (2007-2017), período de gobierno de Correa.

Quito, 10 de febrero 2020
Crónica Digital/PL

Compartir