Gobierno insiste en independencia en proceso constituyente

El gobierno de Chile continúa insistiendo en que sus funcionarios no revelen sus posiciones en todo lo relacionado con el proceso constituyente en marcha en el país y que podría desembocar en una nueva Constitución.

Bajo el término de «prescindencia» acuñado por el presidente Sebastián Piñera, La Moneda plantea que sus ministros y otros funcionarios se abstengan de manifestar si votarán a favor o en contra de una nueva constitución en el plebiscito previsto para el 26 de abril.

El tema volvió a la palestra luego que el controvertido intendendente de la Región Metropolitana, Felipe Guevara, dijera en entrevista al diario El Mercurio, que el Gobierno colaborará para que el plebiscito se haga de la manera más democrática posible, con la mayor participación, porque «queremos que sea una fiesta de la democracia».

Aseguró que «como gobierno queremos que haya una nueva Constitución», y en su caso personal se declaró partidario «modernizar, de tener una Constitución acorde con los tiempos y que sea la casa de todos».

Acto seguido, el ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Felipe Ward, advirtió que la prescindencia sigue en pie y que es «absolutamente importante» cumplir con lo que pidió el presidente Sebastián Piñera a principios de enero de no involucrarse en una posición a favor o en contra de una nueva Constitución.

Las declaraciones del intendente no sentaron nada bien en Chile Vamos, la colación de partidos de derecha que respalda al gobierno, en la cual las voces en contra de una nueva carta magna para el país son mayoritarias.

Al respecto el senador Juan Antonio Coloma, de la Unión Demócrata Independiente (UDI) abiertamente partidaria del No, señaló que la declaración de Guevara «es equivocada y genera confusión» e insistió en que el rechazo a una nueva constitución es también una opción.

Por su parte el diputado Jorge Alessandri, también de la UDI, señaló que el intendente solo debe ocuparse de hacer su trabajo para día del plebiscito, garantizar los locales y el orden público  e «intentar mantener la prescindencia que ha pedido Sebastián Piñera».

En tanto la senadora independiente Carmen Gloria Aravena, en declaraciones a la prensa fue más allá al señalar que «hoy día el país está en una situación de crisis  política, creo que la prescindencia es muy importante en el Ejecutivo y yo lamento que él haya hecho de vocero de una supuesta posición del gobierno, que tampoco ha sido tan clara».

Este es uno de los puntos clave, pues el proceso constituyente es resultado de la gran movilización popular que ya casi cumple cuatro meses, pues el gobierno de Piñera nunca tuvo en sus planes cambiar la constitución vigente que data de la época de la dictadura y contiene los fundamentos del repudiado modelo económico y político actual.

Luego, bajo la creciente presión social, el mandatario dijo apoyar el proceso constituyente, para finalmente asumir la posición de, al menos aparentemente, «ver los toros desde la barrera».

En ese sentido la ministra de Educación, Marcela Cubillos, fue muy clara cuando recientemente señaló que «prescindencia, no es lo mismo que neutralidad», y subrayó que el Gobierno representa un proyecto de sociedad cuyos valores fundamentales están expresados en la Constitución actual.

Santiago de Chile, 11 de febrero 2020
Crónica Digital/PL

Compartir