Lautaro Carmona: Se ha llegado al extremo en tercerizar las labores del Estado

0

El nombre Camilo y el apellido Contreras, no parecen nada especiales. Sin embargo, entre (1979-1989) ese seudónimo acompañó a los intrépidos jóvenes que decidían integrarse a las clandestinas Juventudes Comunistas. En la memoria, se encuentra su intervención en el XV Congreso del Partido Comunista, realizado en mayo de 1989, todavía bajo los resguardos propios de una organización política prohibida. En esa intervención, regaló a los muchachos de ese entonces, una frase para la historia: “el actual contingente de jotosos es Hijo de la Rebelión, formado en este duro tiempo y en esta justa política”. Será la última vez que ocupará ese nombre, de ahí en adelante, lo conocerán como Lautaro Carmona.

El tiempo no pasa en vano. El verano del año 2020 es distinto a los que recuerdo, el clima político es tenso, con un gobierno rechazado por la amplia mayoría de los chilenos y una oposición que todavía no es capaz de llegar a puntos de acuerdo. El país, los actores políticos y sociales observan el calendario gregoriano[i] que inexorablemente avanza: Se viene marzo.

En el salón habilitado para la ocasión, nuestro entrevistado se ubica entre dos banderas, la chilena y la de su colectividad, luce una camisa celeste, un pantalón gris; en su mano izquierda un reloj de correas negras y diseño sobrio, en su mirada, en el movimiento de sus manos se puede percibir la sagacidad de quién espera atento.

Crisis de las elites

Lautaro, usted ha afirmado que “nos encontramos frente a la crisis política más profunda de la sociedad chilena en casi cincuenta años”. Pareciera ser que los primeros indicios del proceso en marcha, fue la rápida descomposición de las elites económicas, políticas, religiosas y militares, reflejadas en los hechos de: corrupción, abuso y excesivos privilegios. ¿Cuál es su visión, sobre el tema?

Lo que cursa es una crisis del sistema a nivel estructural. Incluyendo la descomposición violenta de distintas comunidades que componen el control del poder. El origen de esa descomposición es quizá un componente cultural que nace en dictadura: La Impunidad.  Todos actúan como dueños discrecionales, de situaciones que involucran recursos naturales, financieros y humanos. Porque asumen que no tienen que rendir cuentas, ante nadie.  Iván como periodista avezado contra pregunta…

Usted fue parlamentario y fue vice-presidente de la Cámara de Diputados, en ese contexto, no se hicieron las suficientes acciones de vigilancia y de las tareas que le corresponde al parlamento, en cuanto a las distintas instituciones del Estado. 

Bueno, existen unas tareas del parlamento que se llaman de fiscalización, creo que fui el diputado que más fiscalizó; porque había un abuso evidente, luego el parlamento no tiene un sistema, para que por obligación los parlamentarios den cuenta de su gestión a quienes lo eligieron.

interrogo si en ese escenario tuvieron alguna idea, alguna propuesta.  Intentamos un proyecto de revocabilidad del cargo, cuando estafas. Por ejemplo, sales elegido con votos de izquierda y votas con la derecha, incluso con acciones groseras de cambio de postura, bueno, los electores no pueden decir: no lo elegí para eso. En virtud de esa razón lo cambio. Eso en Chile es imposible, pero lo intentamos.

La discusión ideológica

Lautaro, Este proceso de tensión social y política, ha traído discusión en el seno de las propias izquierdas, hay elementos que se han puesto sobre la mesa, como la conducción, el sujeto histórico, también las categorías de análisis para entender lo que está ocurriendo en Chile. Para ser claro, a tu juicio se trata de expresiones de la lucha de clases o del deseo de mejoras por parte de los sectores aspiracionales, ansiosos de un mejor pasar, dentro del propio modelo existente como lo plantean algunos sectores de la centro-izquierda.

Yo creo que ese es el gran debate que limita, porque en ese amplio mundo de las izquierdas, no todos están por cambiar las cosas en profundidad. En esta situación, los que salvaron el colapso de Piñera, fue esa izquierda progresista -y lo hicieron, por un cable a tierra que lee los hechos con toda la fatalidad del mundo. Si no hacemos esto, le van hacer lo mismo a Beatriz Sánchez. Cuando no, Insulza o Lagos, nos hablan de conservar las reglas del juego. Hay una parte que se puede asociar a la izquierda -o más bien al progresismo- que pretende una humanización del modelo neoliberal.

Existen muchas caricaturas sobre los temas de fondo…

Por supuesto. Un ejemplo, acerca de la existencia del mercado. Lo que supone como contraparte que hay otros (nosotros) que no queremos mercado. Siendo una dicotomía falsa. Ahora mis afirmaciones tienen como base el marxismo. Ese es un tema en debate. La rigurosidad del marxismo como ciencia, método de análisis, entendiendo que mi visión del marxismo no es cerrada, ni terminal, ni sin posibilidades de otras contribuciones.

¿Qué categorías reconoce? Sonríe como sopesando la pregunta…un poco sorprendido.
Reconozco la categoría de clases sociales con intereses antagónicos. Reconozco la categoría económica de la plusvalía, donde los dueños del capital chupan la sangre a los que ponen el trabajo.
Una persona se acerca intentando decir algo, levanta su brazo derecho y le dice que espere. El celular del Secretario General ha sonado más de tres veces. Es un hombre ocupado, pero fija la mirada en sus entrevistadores. ¿Y esta visión, en la política concreta cómo se traduce?

Llevado a la política genera alteraciones subjetivas, por eso el control de medios de comunicación es tan clave. La lectura de algunos, es que lo que está en debate; es el supuesto que la transformación del modelo significa la instalación del socialismo: cubano o chino…ni siquiera de planteárselo como chileno.

¿Es un retroceso lo que se vive? Existe una renuncia. De hasta dónde hace falta una propuesta de sociedad y en eso la idea del mundo unipolar, la derrota del socialismo en Europa del este, ha penetrado en todos los partidos de las izquierdas. Incluso en el seno de nuestro partido, hay una valoración exagerada de otras cosas. Eso sí, el mecanismo de síntesis, nos permite una claridad en lo que queremos proponer.

¿Lautaro, son tiempos duros para las izquierdas y el progresismo?

Existe un peso muy grande desde el punto de vista de las alteraciones de la realidad. Por medio del control monopólico de los medios: a eso le llamamos dictadura de las comunicaciones. Siendo dictaduras del capital, porque tienen dueño. Es un debate largo que necesitamos hacer todos los días. Porque estos temas cruzan a las demás organizaciones políticas que se identifican con las izquierdas. Para ser concreto, existen dos RD, 2 PS a lo menos, 2 PPD, 2 DC incluso, donde el apego a un tipo de sociedad tiene que ver con el éxito personal, esto ha traído consigo, la crisis de la sociedad respecto de los partidos políticos.

Colonización extrema del Estado

En el análisis que realizan como partido comunista o en tu visión, juega un elemento importante la colonización cultural, política y económica existente, donde el Estado se encuentra al servicio de los privados, llegando al extremo, de un conjunto de generales que reciben becas de un empresario como Andrónico Luksic.

En cuanto al último punto.  Se llega en extremo de tercerizar las labores del Estado. La tarea militar está en el centro de sus responsabilidades. Entonces, ahora un grupo de generales tiene el subsidio de Luksic.

La subsidiariedad en su grado extremo como expresión colonizadora…

Sin duda. Ahora el mundo globalizado, neoliberal como efecto del capital sin fronteras: transculturiza. Generando una alienación masiva, como distorsiones de la realidad en un espectro amplio. Para eso sirven las oleadas religiosas, de cierto tipo de evangélicos, mormones. En el mismo sentido la ficción de acceso igualitario, por la vía de la vestimenta, el jeans de precio y calidad distinta: pero se ven iguales. Se trata de una sociedad bombardeada. Con partidos políticos débiles en la formación. Se trata de una sociedad donde el fetiche es el dinero. Se trata de acumular de forma rápida: con el menor esfuerzo.

¿En eso las drogas cumplen un papel importante? La masividad en el uso de las drogas, es la destrucción programada de amplios sectores de la población, usando incluso lo aprendido en dictadura: barretines, uso de armas, etc. Chile no es un productor de drogas. La DINA las usó para financiarse, luego fue un mecanismo donde algunos descolgados de la lucha más dura, usaron ese conocimiento para propagar su consumo. La sociedad chilena vive bajo el asedio de la droga.

¿Y cómo se sale socialmente de eso? Bueno, uno de los elementos es la solidaridad que aparece, recuerdo el aluvión de Calama, donde vecinos se comenzaron a relacionar a conocerse a compartir. La exacerbación del individualismo, del autismo social va contra la naturaleza humana que es gregaria. Ese es un elemento de dominación transcultural. Chile tiene una cantidad inmensa de enfermedades mentales, porque la separación entre lo que muestran los medios de comunicación y la realidad: quiebra las mentes en un estrés infinito.

¿Se trata de un problema civilizatorio entonces?  Así es. Es para discutir desde la educación, porque es un tema filosófico, de derechos humanos. Se trata de contenidos que ameritan debatir en serio la educación. En mí perspectiva, el rol del Estado debiera ser más activo, producto de las nuevas formas de contrato, con jornadas laborales extensas, donde los espacios de convivencia familiar se reducen, impactando en niños y jóvenes, en las familias, en la sociedad.  

La grabadora se detiene. Lautaro se despide con amabilidad, el dirigente histórico del Partido Comunista camina decidido. Lo percibo vital, vigoroso. Como si su fisonomía y mente, estuvieran diseñadas para tiempos difíciles. Mientras termino de transcribir la entrevista, los santiaguinos acuden a los supermercados, para acumular mercaderías de primera necesidad. El Festival de Viña Del Mar, cobra bríos inusitados, producto de la protesta social.

Por Omar Cid
Escritor, Subdirector Crónica Digital
Santiago de Chile, 24 de febrero 2020

[i] Calendario gregoriano. Es un calendario originario de Europa, actualmente utilizado de manera oficial en casi todo el mundo. Así denominado por ser su promotor el Papa Gregorio XIII, (1502 – 1585), papa (1572 – 1585).

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.