Una insulsa maniobra de la derecha conservadora contra Mon Laferte

0

La presentación de Mon Laferte en el Festival de la Canción de Viña del Mar provocó que los partidarios de la derecha conservadora enloquecieran de furor en las redes sociales. Hubo amenazas, insultos (no pocos con connotaciones clasistas), e imputaciones delirantes (como cuestionar sus honorarios, lo que se hace por primera vez en toda la historia del Festival respecto de un artista).

Por cierto, les resultaba irritante que una artista chilena de reconocimiento internacional y enorme talento musical e interpretativo mostrara un compromiso social inequívoco desde el 18 de octubre, lo que la ha convertido en símbolo de los anhelos ciudadanos expresados en las protestas. Y les resultó irritante su contundente presentación artística y su denuncia de las injusticias sociales y la violación a los derechos humanos, su referencia a la situación que la enfrentó con Carabineros y a sus orígenes en el mundo popular de los cerros de Viña del Mar.

En una acción mezcla rara de odio y ociosidad, los partidarios del “Rechazo” se convocaron por WhatsApp y Telegram para votar en las encuestas que, como suele ocurrir para estos eventos, se instalan en los medios electrónicos de información. La idea era que Mon Laferte apareciera como la artista que más desagrado generó en las audiencias e impedir además que lograra una posición principal de reconocimiento.

Como si con ello pudieran borrar que el Festival de Viña del Mar fue un reflejo de que Chile cambió y que la sociedad persevera en su crítica contra los abusos y la desigualdad, así como en su reclamo por democracia y derechos. Todo ello transmitido a Latinoamérica y el mundo. Como si con ello pudieran además borrar el impacto que el evento tendrá en la disposición subjetiva del país frente a los desafíos que se abrirán durante el año para la materialización de las demandas ciudadanas. Ya la encuesta CADEM mostró un salto de 10 puntos en el apoyo a las protestas, luego de concluido el Festival.

GAVIOTAS EN REBELDIA

En la plataforma digital de Canal 13, una de las dos estaciones chilenas que transmitieron oficialmente el Festival, se habilitó en la mañana del pasado sábado un sitio interactivo para determinar el artista favorito. El mecanismo era el siguiente: si al votante te gustaba uno de los 13 artistas debía pinchar una flecha verde, lo que haría que subiera en el ranking; en cambio, si le disgustaba debía pinchar una flecha roja, lo que haría que bajara. Durante las primeras 24 horas se multiplicaron con gran velocidad las opciones de desaprobación a Mon Laferte.

Pues bien, luego de dos días y medio en línea, y al momento de escribir esta crónica, el resultado era que, de los 13 artistas, Mon Laferte registró un empate técnico con Denise Rosenthal en el primer lugar del ranking (2.5 miles versus 2,6 de aprobación, y 1.5 miles versus 1.4 de desaprobación, respectivamente).

No obstante, es dable preguntarse por la utilidad de esa acción odiosa de la derecha. En primer término, la última encuesta CADEM, que incluyó preguntas sobre el Festival, mostró que la participación de Mon fue evaluada positivamente por el 66 por ciento, un 11% la consideró regular y apenas un 13% la evalúo mala o muy mala. Asimismo, según informó Emol, la organización del Festival comunicó en forma oficial, a la hora de los balances, que Mon registró el más alto rating de televisión entre todos los shows artísticos presentados, con un 45 por ciento (el promedio de audiencia del Festival fue 32,5).

Por otro lado, es evidente que la casi la totalidad de los artistas que pasaron por la Quinta Vergara se manifestaron a favor de las protestas ciudadanas.

La misma Denise Rosenthal se había destacado, como integrante del jurado, por exhibir poleras con imágenes de mujeres que forman parte de las historias de lucha social en Chile, como Elena Caffarena, Macarena Valdés y Julieta Kirkwood. También llevó una polera con la imagen de un ojo sangrente y la frase “Vivir en Chile cuesta un ojo de la cara”, en evidente referencia a las víctimas oculares de la represión a la protesta social. Y en su presentación en el escenario, habló sobre feminismo, la legitimidad de la protesta social, hizo un llamado a votar este 26 de abril por una Nueva Constitución señalando que es la oportunidad de construir un país más justo, y rindió tributo mujeres como Gladys Marín y Anita González, figura emblemática de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos.

No fueron los únicos casos. La presentación de Fran Valenzuela fue épica. Subió al escenario con una chaqueta negra con frases tales como “No más estallidos oculares”, “Paridad”, “No más impunidad”, “Abajo el patriarcado” y “Feminismo revolución”. Atrás se proyectaba la bandera de Chile en negro, uno de los símbolos de las manifestaciones sociales, mientras que procedía a tocar el piano para entonar su canción “Los Poderosos”, que dice: “Los poderosos mienten, hacen lo conveniente. Sonríen y ascienden, para no asustarnos con la verdad y para no quedar mal”.

Su paso por la Quinta Vergara incluyó un llamado a la huelga feminista y, tras recibir las dos Gaviotas, culminó una de sus coreografías con ella y sus bailarines cubriéndose un ojo, en señal de protesta, y marcó el fin de su presentación con la frase: “Una voz la tenemos y hay que usarla”.

EN VIÑA DEL MARX

Sobre el escenario, Ricky Martin expresó su apoyo a las manifestaciones chilenas: “Exijan lo básico, los derechos humanos, es básico (…) Yo estoy contigo, Chile, nunca callados, siempre con amor y con paz”. Ozuna dijo al público: “No conozco nada de política, no sé nada de política, nunca me ha interesado saber de política. Lo único que sé es que yo estoy con el pueblo”. Y agregó: “Necesitamos escuchar al pueblo, necesitamos escuchar a la juventud y necesitamos complacer estos deseos, esos sueños de estos jóvenes que quieren estudiar”. Luciano Pereyra señaló: “Me alegra mucho y celebro cuando un pueblo sale a hablar por lo que necesita”. Pedro Capo afirmó: “Chile está hablando y escuchamos claramente. Estoy contigo Chile. Pa’ adelante, pa’ adelante con fe”, agregando que “no puedo hacerme la vista larga tampoco. Y tengo que hablar del amor, de la luz y de la justicia”.

El español Pablo Alborán antes de su presentación declaró al diario “La Tercera” que “si el pueblo quiere manifestarse, se tiene que manifestar”. Asimismo, también previo a subir al escenario, Joaquín Galán, uno de los hermanos del dúo Pimpinela, dijo a Soy Valparaíso que “creo que toda la gente que hace sus reclamos sociales tiene derecho a hacerlos”.

“Noche de Brujas” cerró el Festival de Viña del Mar 2020, y su vocalista, Héctor “Kanela” Muñoz también se expresó. En un pasaje del show, se cubrió también un ojo para protestar por los daños oculares. Al momento de recibir las dos Gaviotas, comentó que “quiero decirles en nombre de mis compañeros, en nombre de mucha gente: solamente queremos igualdad para nuestro pueblo”. Y remató: “Y no habrá paz sin justicia. Muchas gracias”.

A eso se sumó que interpretaron “Despertamos”, la canción que la banda lanzó a propósito de la rebelión ciudadana y cantaron “el que no salta es piraña”, acompañados por el rapero Luanko que aportó líricas en mapudungún.

Por todo ello, en las redes sociales la derecha hablaba con sarcasmo del Festival de Viña del Marx…

Con todo, la derecha también tuvo lo suyo con la antigua cantante mexicana Ana Gabriel. Luego de señalar que estaba en el Festival porque fue convencida por la Alcaldesa de Viña del Mar y empresarios, dijo: “Viendo la situación de mi país, viendo la situación que continúa en esos países tan hermosos como Venezuela, como Nicaragua, Honduras, después se me llenó el alma de una tristeza tan grande de ver a mi querido Chile de esta manera como está (…) Espero que las cosas vuelvan a establecerse, como yo lo tenía siempre en mi alma. No me gusta la política, pero tampoco acepto que les hagan daño a los pueblos. No lo puedo aceptar, como no acepto lo que está pasando en México. Así que vamos a orar todos para que se arregle Latinoamérica porque, realmente, el último país que yo pensé que fuera a caer en las manos y las garras de algunos pocos, cayó… Así es que, amigos chilenos, no se dejen. Recemos por este país”…

En el ya mencionado ranking interactivo de Canal 13, Ana Gabriel figuraba en el penúltimo lugar de los artistas. Sólo se imponía a los estadounidenses Maroon 5, cuya conducta arriba y fuera del escenario concitaron el repudio general.

Por Víctor Osorio. El autor es director ejecutivo de Fundación Progresa.

Santiago, 3 de marzo 2020.

Crónica Digital.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.