“Testimonio; Ernesto Cardenal”

0

Por Carlos Ernesto Sánchez*

Ha partido a la casa del Padre, el gran  Sacerdote, Poeta y Revolucionario Ernesto Cardenal. No solo Nicaragua está de duelo y llora su partida. Los oprimidos del mundo, los incansables luchadores de un mundo justo y humano, los creyentes no en una religión alienante, sino liberadora en la ruta del crucificado y resucitado, que camina junto a los hombres comprometidos y de buena voluntad hoy lloran su partida.

En los años de la atrevida juventud, viviendo y solidarizando con los Mapuches de Chol- Chol, le escribí a Cardenal, gracias a una dirección que facilito el Padre José  Aldunate. Le envié poemas que en rústicas hojas imprimíamos en mimeógrafos los campesinos y habitantes de la localidad. Para nuestra sorpresa el laureado Poeta nos respondió, haciéndonos llegar un libro con dedicatoria.

Años después en viaje que el sacerdote y revolucionario hizo a Chile, visitó Temuco, y junto a vecinos de la comunidad Chol Cholina fuimos a la actividad, y pedimos la palabra para saludar al ilustre poeta, conté en pocas palabras de nuestra carta y su regalo del libro autografiado. Para sorpresa de todos, se levantó de su asiento, bajo del escenario y vino hasta nosotros a saludarnos con un abrazo solidario.

La emoción fue enorme. En él se hacía vida mi sueño de vida; ser sacerdote consagrado a los pobres, contemplativo en la acción, revolucionario, sin miedo a todas las formas de lucha, hasta dar la vida si fuese necesario y poeta con palabra clara, diáfana y comprometida.

En la tarde de Temuco, a nosotros campesinos de Chol- Chol nos había abrazado el hermano y compañero Ernesto Cardenal. En la comunidad con más fuerza seguimos leyendo sus poemas, sintiendo la hermandad de Solentiname y la hermosa localidad de la Novena Región.

No ha muerto el Poeta a quienes los enamorados siguen repitiendo sus versos, no ha muerto el sacerdotes a quien un oscuro y perverso romano pontífice condeno al silencio. No ha muerto el político que se rebeló contra el dirigente que olvidó a su pueblo, para asumir los goces y privilegios de las clases dominantes; Ernesto Cardenal vive más fuerte que nunca. Su palabra, acción y testimonio, es un faro que invita a recorrer el camino que conduce a la liberación.

El gran Pontífice Francisco, levantó todas las prohibiciones que afectaban al gran sacerdote y poeta. Francisco escuchó y se interiorizó del profundo amor de Cardenal a la Iglesia del Pueblo y no de los privilegiados y poderosos.

En la tarde fría de Pucalan – Puchuncavi, rodeado de arboles, escribo estos recuerdos y reafirmo el compromiso de las causas que enarboló el gran Poeta nicaragüense; Poesía, no como  divertimento, sino  palabra liberadora, fe en el resucitado que sin duda camina y está presente en la Iglesia del Pueblo, y compromiso revolucionario, cuya tarea hoy es aprobar el plebiscito con mayoría desbordante.

El triunfo de esta batalla, será un gran Homenaje al Hermano y Compañero Ernesto Cardenal.

¡Hasta la Victoria, Siempre!

*Escritor
Crónica Digital
Santiago de Chile, 04 de marzo 2020

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.