COVID–19 en el mundo: Más de 103.000 muertos y contagiados superan los 1.7 millones de personas

0

La pandemia de COVID–19 ha causado hasta la mañana de este sábado más de 103.140 muertos a nivel mundial, mientras que la cifra de casos reportados oficialmente, según los recuentos de las agencias noticiosas, ascendía a 1.700.760 en 193 países y territorios.

En algunos países se comienzan a registrar cifras menos desalentadoras y aliviar controles, mientras otros alargan las cuarentenas.

La cifra de casos reportados por organismos oficiales de las naciones solo refleja parte de la totalidad real de contagios, debido a las políticas dispares de los diferentes países para contabilizar los casos, han advertido expertos. Hasta ahora, al menos 341.100 personas se han recuperado totalmente de la enfermedad.

Los números varían en el recuento de este sábado hecho por la Universidad Johns Hopkins, que sitúa en 1.698.626 los infectados en 185 países y en 102.782 los fallecidos, con Italia todavía a la cabeza (18.849).

España reportó este sábado su cifra más baja de fallecidos en casi tres semanas, con 510 decesos entre el viernes y el sábado. El dato está muy alejado del récord nacional de 950, el pasado 2 de abril. El de este sábado es además el parte de fallecidos menos grave desde los 462 fallecidos del 23 de marzo.

El número de nuevos contagios confirmados subió ligeramente el sábado, con 4.830 nuevos casos, frente a los 4.576 del viernes, dijeron las autoridades.

En total, España acumula 161.852 infectados y 16.353 decesos desde el inicio del brote, lo que la convierte, junto a Italia, en los dos países europeos más golpeados por la pandemia. Más de 59.100 españoles se han recuperado ya del COVID–19 (3.441 más reportados entre viernes y sábado).

El confinamiento de cuatro semanas puede haber ayudado a ralentizar el ritmo de contagios desde el 20% de hace dos semanas al 3% actual.

Dado el fuerte impacto económico de las medidas que amenazan con llevar al país a la recesión, el Gobierno empezará a aliviar algunos controles el lunes, cuando los trabajadores de fábricas y obras podrán regresar a sus puestos por primera vez en 15 días. Las demás actividades, con la excepción de salir de casa para comprar comida y medicamentos, siguen prohibidas.

El confinamiento durará al menos hasta el 25 de abril y ha reducido al mínimo el tráfico de vehículos, así como la frecuentación de trenes y aviones. Miles de patrullas de la policía recorren las calles y carreteras del país para verificar el cumplimiento de la medida e impusieron decenas de miles de multas a los infractores.

Además, el Gobierno español anunció este sábado la prolongación por 14 días, hasta el 26 de abril, de los controles en las fronteras terrestres con Francia y Portugal, establecidos el 16 de marzo y que no afectan a ciudadanos españoles ni extranjeros residentes en España, tampoco al transporte de mercancías y a los trabajadores transfronterizos.

Italia sigue registrando la mayor cantidad de decesos, 19.500 luego de la primera muerte relacionada con la COVID–19 a finales de febrero. El país registró 147.577 contagios. Las autoridades italianas consideran que 30.455 personas sanaron.

Después de Italia, los países más afectados son Estados Unidos, con 18.777 muertos y 501 615 casos; España, con 16.353 muertos (161.852 casos); Francia, con 13.197 muertos (124.869 casos) y Reino Unido, con 8.958 muertos (73.758 casos).

Este sábado, la oficina del Primer Ministro británico, Boris Johnson, informó que este está haciendo muy buenos progresos en su recuperación de la COVID–19, mientras su Ministro de Salud, Matt Hancock, declaraba que el pico del brote en el Reino Unido todavía no se ha alcanzado.

El número de muertes en los hospitales británicos ha llegado a 9.875, con 917 muertes más reportadas el sábado. El Reino Unido impuso un confinamiento hace tres semanas en un intento de frenar la propagación del virus.

Hancock dijo que, aunque el número de hospitalizaciones ha empezado a disminuir, no hay suficiente evidencia para tener la confianza de que han pasado lo peor. “Nuestro juicio es que aún no hemos llegado a ese punto. No hemos visto un aplanamiento suficiente para poder decir que hemos llegado al máximo”, dijo a la BBC.

China continental, donde la epidemia estalló a fines de diciembre, acumula 81.953 personas contagiadas, de las que 3.339 murieron y 77.525 sanaron totalmente. Durante las últimas 24 horas se han registrado 46 nuevos casos y tres fallecimientos.

El sábado hasta media mañana, según recuentos de organismos nacionales y la OMS, Europa sumaba 71.335 fallecidos (871.047 contagios); Estados Unidos y Canadá, 19.356 (523.661); Asia, 4.718 (133.597); Medio Oriente, 4.632 (95.005); América Latina y el Caribe, 2 344 (56.888); África, 692 (12.884) y Oceanía, 64 (7.687).

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió en rueda de prensa que los países deben ser cautelosos al levantar las restricciones impuestas para contener la propagación del coronavirus. A la OMS le gustaría ver cierta flexibilización en las medidas, pero al mismo tiempo “levantar las restricciones podría llevar a un resurgimiento fatal”, dijo, quien reconoció que ha habido una “desaceleración bienvenida” de la epidemia en algunos países europeos (Italia, Alemania, España y Francia), pero que al mismo tiempo ha habido una “aceleración alarmante” en otros, incluyendo la transmisión comunitaria en 16 naciones de África.

Fuente: Cuba Debate.

Santiago, 11 de abril 2020.

Crónica Digital.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.