Califican cambio ministerial en Chile como solo un acomodo de fuerzas

Cristián Monckeberg, quien se desempeñaba como ministro de Vivienda, fue designado en el Ministerio de Desarrollo Social y Familia. Claudio Alvarado, hasta ahora subsecretario de Desarrollo Regional, asumió como Ministro de la Secretaria General de la Presidencia (Segpres). Finalmente, el ministro de la Segpres, Felipe Ward, fue designado al frente del Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

Como un reacomodo de la derecha dentro del gobierno más que como una efectiva rectificación para enfrentar la crisis del país calificaron medios de oposición los cambios ministeriales efectuados hoy en Chile.

Este jueves el presiente Sebastián Piñera realizó un sorpresivo movimiento de ministros en el cual la cartera de la Secretaría General de la Presidencia pasó a Claudio Alvarado con la salida de Felipe Ward, y en la de Desarrollo Social entró Cristián Monckeberg, desde el Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

En este organismo ocupa desde ahora la silla principal Ward, mientras que Sichel, que se desempeñaba en Desarrollo Social desde octubre de 2019, salió del gabinete para ocupar la presidencia de Banco Estado.

Muchos recuerdan que Monkeberg hace poco dijo ante el Congreso que  «un altísimo porcentaje de los chilenos tiene una casa, un departamento, una casa en la playa».
Y advierten que una persona que piensa así tendrá ahora la misión de erradicar la pobreza y brindar protección a las personas vulnerables desde el Ministerio de Desarrollo Social.

En tanto, analistas se aventuran a señalar que los movimientos propiciaron también sacar del juego a Sebastián Sichel, luego que este desmintiera a Piñera al señalar que la campaña Alimentos para Chile, lanzada por el mandatario, solo cubriría «al 70 por ciento del 40 por ciento» de los necesitados.

Al respecto, bibio.cl señaló que en una encuesta conocida el lunes último, Sichel era el ministro mejor evaluado del Gabinete, con 50 por ciento de aprobación.

El mandatario recibió una lluvia de críticas de la oposición, que le señala haber desperdiciado la oportunidad para plantear un cambio encaminado a enfrentar con efectividad la crisis sanitaria, económica y social que golpea al país a causa de la Covid-19.

Álvaro Elizalde, presidente del PS, consideró que Piñera solo buscó «compensar a los partidos de la coalición de gobierno, sin hacerse cargo de las áreas críticas en que ha tenido un mal desempeño para enfrentar la emergencia».

Desde la centrista Democracia Cristiana, su presidente, Fuad Chaín, coincidió que la real intención fue «resolver los problemas políticos al interior de Chile Vamos y no los que está sufriendo el país, producto de la pandemia».

Otra crítica reiterada obedece al mantenimiento en su cargo del ministro de Salud, Jaime Mañalich, cuya gestión de la crisis sanitara es ampliamente cuestionada, lo que según el líder del Partido Radical, Carlos Maldonado, resulta «inexplicable».

Santiago de Chile, 5 de junio 2020
Crónica Digital/PL

Compartir