Alexandria Ocasio–Cortez: la fortaleza del progresismo del Partido Demócrata

La congresista Alexandria Ocasio–Cortez, uno de los principales rostros de la Izquierda del Partido Demócrata de los Estados Unidos, ha ganado durante esta semana las primarias de la colectividad, revalidando su nominación para la elección a la Cámara de Representantes de noviembre próximo. Su circunscripción es el distrito 14 de Nueva York, que incluye partes del Bronx y Queens, con una fuerte presencia progresista.

Ocasio–Cortez se impuso con un 73% frente a un 19,7% de Michelle Caruso–Cabrera, periodista de la cadena CNBC.

Caruso–Cabrera es nieta de inmigrantes italianos y cubanos, hasta hace unos años afiliada republicana y en 2010 escribió un libro titulado “Sabes que tengo razón: más prosperidad, menos Gobierno”, propugnando las ideas neoliberales y fustigando los programas de salud Medicare y de Seguridad Social, a los que calificó como “las mayores estafas piramidales del país”. Ha recibido respaldo y donaciones de parte de la elite de Wall Street, así como de la Cámara de Comercio, lobby conservador que destina el 80% de sus contribuciones políticas a candidatos republicanos.

“No es sorprendente que republicanos financien la campaña de una persona que ha sido republicana durante toda su vida en unas primarias demócratas”, afirmó Ocasio–Cortez al “Financial Times”. Agregó: “Mientras nosotros nos hemos resistido al poder de las empresas con políticas que favorecen al trabajador estadounidense, esos donantes prefieren financiar una candidata que responda a Wall Street”.

Desde que Ocasio–Cortez llegó a la Cámara de Representantes en las elecciones de 2018, la congresista se ha convertido en una de las referencias del ala progresista del Partido, que en los últimos años ha desafiado con fuerza al establishment conservador demócrata. En las elecciones de 2018 lograron la entrada en el Congreso de varias representantes suyas como Ocasio–Cortez, Ilhan Omar, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib.

La congresista cumplirá 31 años en unos pocos meses, lo que le permitiría presentarse a las elecciones presidenciales de 2024, ya que tendría 35 años recién cumplidos, el mínimo legal según la legislación estadounidense.

Washington, 27 de junio 2020.

Crónica Digital.

Compartir