Senador Navarro por contaminante Termoeléctrica: “En Italia le advertimos a los dueños de Enel que el cierre de Bocamina debía ser el 2020”

Senador Alejandro Navarro

 “Vine, vi y vencí, es la famosa frase utilizada por Julio César ante el Senado romano tras su victoria en la Batalla de Zela. ¿Y por qué utilizamos esta frase? Porque junto a Juana Hernández, líder de las familias afectadas por metales pesados en la comuna de Coronel, en la Región del Biobío, fuimos a Roma, al Senado de Italia, a ENEL, la empresa dueña de Bocamina y mayor contaminante, y ganamos una batalla que hoy da sus frutos”, dijo Navarro.

De acuerdo al senador por la Región del Biobío, “a principios del año 2019, me reuní con el presidente del directorio de ENEL Chile, Hermán Chadwick Piñera, a fin de informarle sobre la crisis de contaminación que aun existe en Coronel, donde la termoeléctrica Bocamina, propiedad de su empresa, ha expulsado por décadas metales pesados al medio ambiente”.

“Pero Chadwick Piñera no pareció comprender la crítica situación”, continuó. “O quizás decidió no comprender. Por ello decidimos ir a Roma, la histórica capital, para hablar directamente con los máximos ejecutivos de ENEL a nivel mundial, y denunciar lo que ocurría en Chile frente a las autoridades italianas del Gobierno y el Parlamento”.

“Por ello junto a Juana Hernández, Presidenta de la Agrupación de Familias Portadoras de Metales Pesados de Coronel, líder de miles de víctimas afectadas por esta situación, madre de niños contaminados por metales pesados e hija de padres afectados por la contaminación, fuimos allí a fin de que pudiera exponer ante las autoridades y los medios de comunicación en Italia sobre la crisis provocada por ENEL”, recordó el parlamentario.

Según Navarro, “lo que hicimos en Italia, es una de las tantas acciones realizadas a lo largo de los años en conjunto a la ciudadanía de Coronel, como los primeros análisis a la población para encontrar metales pesados en la sangre, o el cierre por casi 1 año que logramos de la termoeléctrica, así como la formalización de sus ejecutivos por la terrible contaminación”.

“Este cierre de Bocamina I a fines del presente año, y de Bocamina II en el 2022, es una excelente noticia, una decisión empresarial tomada con el consorcio en Italia tras la presión que logramos poner en el corazón mismo de la multinacional, tras nuestras reuniones con parlamentarios, ONGs, medios de comunicación y por cierto, con el CEO para América de ENEL, Maurizio Bezzeccheri, quien hoy anuncia que esta empresa será la primera en Chile en dejar de usar el carbón para generar energía en sus plantas”, afirmó el parlamentario.

Alejandro Navarro cerró señalando que, “aunque Enel diga públicamente que el cierre de Bocamina es una estrategia global para generar energías limpias, los 116 mil coronelinos y coronelinas deben estar orgullosos, pues saben que esta es su victoria, tras una lucha de años para vivir en una comuna libre de contaminación y sin metales pesados en su sangre”.

Santiago de Chile, 29 de mayo 2020
Crónica Digital

Compartir