Díaz Canel: no hay fuerza en el mundo que separe a Cuba y Argentina

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, afirmó anoche que desde su llegada a esta capital ha sentido hasta en el aire el espíritu de alegría por la esperanza rescatada, otra vez, del fondo del pozo neoliberal.

 

Que lo sepan los imperialistas y los oligarcas: no hay fuerza en este mundo que pueda separarnos a argentinos y cubanos, dijo en un emotivo encuentro marcado por los entrañables lazos de amistad que unen a los dos países.

A horas de asistir a la toma de posesión de Alberto y Cristina Fernández, el mandatario cubano fue invitado a un acto en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, en el cual expresó su gran emoción de estar por vez primera en Argentina, un país hermano al que profesamos un especial cariño prácticamente desde que nacemos, dijo.

Aquí nació el Che (Guevara), que también fue declarado cubano por nacimiento, expresó entre aplausos el mandatario tras resaltar que también a los dos países los une amigos y emociones ya inseparables de nuestros sentimientos.

Una abarrotada sala de pie le dio la bienvenida al visitante y su comitiva entre arengas como ‘Cuba, Cuba, Cuba, el pueblo te saluda’, y otras dedicadas a su líder histórico Fidel Castro, quien fue rememorado varias veces en su discurso por el mandatario.

Díaz-Canel destacó que el triunfo electoral en medio de una feroz campaña, es la mejor expresión de las esperanzas que abre la toma de posesión de Alberto y Cristina Fernández ‘la que nos honra asistir para ser testigos de otro momento histórico en este admirado país y felicitar a sus protagonistas’.

Felicitó a Alberto y Cristina por el coraje y la unidad que han mantenido frente a los intentos de sus adversarios políticos por quebrarlos. Felicidades Argentina. ¿Quién dijo que todo está perdido? Cuba viene a ofrecerles su corazón, manifestó el gobernante, quien recibió una cerrada ovación.

En su intercambio con miembros del Movimiento de Solidaridad Argentino con la isla, de residentes cubanos en este país, referentes sindicales y sociales, dijo sentirse emocionado de recordar los viajes de Fidel sobre todo en 2003, con igual propósito que nosotros hoy, participar en una histórica toma de posesión, en aquella ocasión, la de Néstor (Kirchner).

Aquel era un contexto muy similar al que vivimos ahora. El pueblo argentino saludaba con alegría y esperanzas la llegada de Néstor a la presidencia, todavía estaba enormemente endeudado y sumido en una profunda crisis, en tanto Cuba era amenazada por el gobierno belicista de George W. Bush, expresó.

Sirva esta rememoración para reiterar aquí que el pueblo cubano tampoco se dejará amedrentar esta vez por el actual gobierno nestadounidense, enfatizó en su discurso el mandatario, tras alertar que hoy el escenario también vuelve a ser de lucha por los derechos de los pueblos, por la unidad y la paz de nuestra región, contra las dictaduras neoliberales.

Uno de los momentos emocionantes de la velada fue las palabras de Eugenia Mendez, una de las tantas estudiantes argentinas graduadas en la Escuela Latinoamericana de Medicinas (ELAM), quien apuntó que desde la solidaridad con Cuba seguirán luchando por el fin del bloqueo.

Por su parte el diputado nacional y secretario de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), Hugo Yasky, encomió la hermandad, unidad y la solidaridad construida a lo largo de los años con un país ‘enclavado en nuestra gran América, un símbolo de la lucha por la liberación, la justicia, el socialismo’.

Entre la hermosa interpretación de Cabalgando con Fidel, con el acordeón y la potente voz del argentino Leonel Capitano, la guitarra y voz de Paula Ferré y la interpretación del Necio de Emiliano del Río, transcurrió el acto, que cerró con ovaciones a la Revolución cubana.

Por: Harold Díaz
FotosPL

Buenos Aires, 10 de diciembre 2019
Crónica Digital /PL