“AYUDA HUMANITARIA”: EL PRETEXTO DE E.E.U.U PARA UNA INTERVENCIÓN MILITAR EN VENEZUELA Y AMÉRICA LATINA”.

0

Llama la atención las declaraciones de algunos políticos en Chile que piden al Presidente legítimo de Venezuela, Nicolás Maduro, que acepte la “Ayuda humanitaria”, al parecer desconocen la historia de Estados Unidos y su agresiva relación con América Latina y el Mundo.

Hoy es imprescindible aclarar ciertos hechos que ayudarán a comprender que el Gobierno de Donald Trump, lo que intenta es intervenir militarmente a Venezuela, como medio para desestabilizar a América Latina y el Caribe a través del pretexto de una supuesta “Ayuda humanitaria”. Las consecuencias económicas, políticas, sociales, humanitarias y para la paz y la seguridad regionales que tendría una nueva aventura militar de los Estados Unidos en Nuestra América son gravísimas.

Como señalara en la conferencia de prensa el día 19 de febrero el  Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez: …“La Declaración del Gobierno de Cuba con fecha 13 de febrero, con absoluta responsabilidad y con todos los datos necesarios, afirmó que se están produciendo vuelos de transporte militar estadounidenses, originados en instalaciones norteamericanas desde las cuales operan unidades de fuerzas de operaciones especiales y de infantería de marina que se utilizan para realizar acciones encubiertas, e incluso contra líderes o personas llamadas valiosas.

Según la propia prensa de los Estados Unidos, altos mandos militares estadounidenses, que no se ocupan, jamás se han ocupado de ayuda humanitaria, han tenido reuniones con políticos norteamericanos y de otras naciones y han realizado visitas a lugares evidentemente relacionados con el tema que nos ocupa. 

Se ha fijado una fecha límite para forzar la entrada de “ayuda humanitaria” mediante la fuerza, lo cual constituye por sí mismo un contrasentido: no es posible que la ayuda verdaderamente humanitaria descanse en la violencia, en la fuerza de las armas o en la violación del Derecho Internacional.  Este mero enfoque es una violación del Derecho Internacional Humanitario que revela la politización de la ayuda humanitaria, como en otros momentos en que se han utilizado causas nobles, de reconocimiento universal, como pretexto para desarrollar agresiones militares.

Habría que preguntarse, ante el establecimiento de una fecha límite, ante la declaración sostenida de que la ayuda humanitaria va a penetrar de todas maneras ese día en territorio venezolano contra la voluntad soberana de su pueblo y la decisión de su Gobierno constitucional, ¿qué objetivos se persiguen?  ¿Cuáles pudieran ser que no sean generar un incidente que ponga en riesgo la vida de civiles, que provoque violencia o circunstancias impredecibles?

En días recientes, se ha hablado de que la ayuda humanitaria podría durar meses o incluso años.  Se ha dicho “lo que dure la reconstrucción”.  Habría que preguntar a ese senador de la Florida de qué reconstrucción habla.  Estamos hablando de una nación que no está en guerra ni ha sufrido una guerra; pero se sabe que la guerra es excelente negocio para las compañías estadounidenses del complejo militar-industrial y después para las otras la llamada reconstrucción”.

En Venezuela no hay una crisis humanitaria, en Venezuela hay una economía bloqueada y asediada. Desde que se firmó el Decreto ejecutivo por Barack Obama en 2015, el Gobierno de E.E.U.U comenzó a cerrar cuentas, no permitió utilizar la banca intermediaria y paralizó el acceso al financiamiento internacional. Estas sanciones trajeron pérdidas de mínimo 30.000 millones de dólares a Venezuela. 

E.E.U.U ha bloqueado económicamente a Venezuela, amenaza con una invasión militar, da órdenes a los demás países para que acorralen e incrementen el bloqueo comercial y financiero, con el objetivo de desestabilizar y justificar una invasión militar que costará la vida de miles de venezolanos civiles.

Comprender que en Venezuela se juega el futuro de la región, es comprender el Plan perfectamente diseñado por el Gobierno de Donald Trump que a través de sus aliados del sur, Piñera, Duque, Bolsonaro, intenta someter  a través de sangre y fuego a lo que otrora fuera su patio trasero. Venezuela es el primer flanco de ataque, luego vendrían Nicaragua y Cuba, como señalara el Presidente de E.E.U.U en su discurso pronunciado el día 26 de febrero en Miami.

Desde La Habana, ruego que los políticos chilenos tomen conciencia del contexto histórico que estamos viviendo y se sumen al llamado de preservar la preciosa Paz, el llamado a resolver a través del diálogo los conflictos y el llamado a la defensa de la soberanía y el Derecho Internacional de nuestro continente: ¡América Latina Zona de Paz!.

Por Florencia Lagos Neumann

La Habana, 21 de febrero de 2019.
Crónica Digital

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.