MOVILH LAMENTA QUE CLAUDIO NAREA VISIBILICE ORIENTACION SEXUAL DE TERCEROS SIN SU CONSENTIMIENTO

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) considera necesario y ético reaccionar al músico Claudio Narea, quien anoche en el programa “Mentiras Verdaderas” afirmó que el ex vocalista de Los Prisioneros, Jorge González, era gay y que “tiene un conflicto con el tema”.
El proceso de salir del armario es absolutamente personal. Nada, ni nadie puede intervenir en ello, ni menos decidir cómo, cuándo o dónde otras personas deben hacer pública su orientación sexual.

Lo anterior por cuanto vivimos en una sociedad con altos índices de homofobia, discriminación que en caso extremos se traduce en crímenes de odio.

Cada persona siente y vive la homofobia de maneras tan diversas y distintas, como tanto gays, lesbianas, bisexuales o transexuales hay en el mundo.

Para unos, en especial para aquellos que tienen problemas en asumir su orientación sexual, el hecho de que se visibilicen sin su consentimiento sus conductas sexuales puede ser catastrófico, con severos daños para la integridad física y emocional. Para otros, quizás no signifique nada. El punto, es que eso sólo sabe quien vive la situación.

Hacer pública la orientación sexual de otros, al mismo tiempo que se habla de aspectos negativos de una determinada persona, es un peligro pues lleva a asociaciones inadecuadas o a reforzar prejuicios en quienes ya los tienen, lo cual es gravísimo cuando se consideran que hay familias en proceso de aceptar la orientación sexual de sus hijos y adolescentes sufriendo discriminación por ser diferentes a la mayoría.

Claudio Narea actúa con absoluto desprendimiento e insensibilidad en torno a estas realidades, lo cual es antiético y muestra una falta de compromiso social abismante, pues abre la puerta para que otros y otras sigan su nefasto ejemplo de hablar de la orientación sexual de terceros sin el consentimiento de los mismos.

Que Claudio Narea entienda que la orientación sexual de su ex o actuales amigos sólo les incumbe a ellos y que violentar ese principio es grave por una sola razón: en este país hay homofobia y cada persona la vive de manera distinta.

Santiago de Chile, 1 de octubre 2014
Crónica Digital

Compartir