La Comisión de Vivienda del Senado falta a la verdad y aprueba en general el proyecto de ley de integración social y urbana

0

El martes 5 de mayo de 2020, la Comisión de Vivienda del Senado, ha faltado a la verdad a la ciudadanía, y con la presión del gobierno, reactiva la Ley de Integración Social y Urbana, aprobando en general el proyecto de ley, durante la sesión realizada esta mañana.

El pasado 17 de diciembre de 2019, representantes de la Asociación Chilena de Barrios y Zonas Patrimoniales y Comités de Allegados y de Vivienda de El Bosque, expusieron en la Comisión de Vivienda del Senado, rechazando la Ley de Integración Social y Urbana. Más de 6 meses de movilizaciones y pronunciamientos de la ciudadanía, tenían un primer logro, al finalizar las exposiciones, cuando el Presidente de la Comisión, David Sandoval (UDI), comunicó que el Proyecto de Ley no seguiría tramitándose, y que en conjunto con el Ministerio de Vivienda y Urbanismo se elaboraría otro proyecto de ley sobre la materia.

En la ocasión, se recibió con alegría la noticia, los Senadores/as presentes, ratificaron con sendos discursos la buena noticia y nuestras organizaciones saludaron la detención de la tramitación, exigiendo que el nuevo proyecto de ley contemple participación ciudadana vinculante.

Con estupor e indignación, a 5 meses de aquellas palabras comprometidas, hemos recibido la noticia de que el gobierno repuso el mismo proyecto de Ley de Integración Social y Urbana. Al proyecto se le dio suma urgencia, el pasado 28 de abril de 2020, y hoy, 5 de mayo de 2020, la Comisión de Vivienda del Senado, aprobó en general el proyecto de ley, tal cual había salido de la Cámara de Diputados el 2o semestre de 2019. El proyecto de ley ha sido rechazado por cientos de personas y organizaciones sociales. Hoy, lamentamos el voto unánime de los cuatro senadores presentes en la Comisión: David Sandoval (UDI), Carmen Gloria Aravena (Independiente), Jorge Soria (PPD) y Juan Ignacio Latorre (RD).

Una vez más, se ha faltado a la verdad, y se ha engañado la esperanza de miles de personas que se organizan defendiendo el derecho al patrimonio, la vivienda y la ciudad. No hubo nuevo proyecto, ni menos participación ciudadana. El gobierno insiste en imponer su visión pro inmobiliaria y un grupo de senadores no respetaron ni su palabra, ni los compromisos adquiridos en sesión pública del 17 de diciembre de protegidas por Ley de Monumentos nacionales, expresa su rechazo por las siguientes consideraciones del proyecto de ley:

1. Entrega de suelos públicos, mediante concesiones al mercado inmobiliario, perjudicando la postulación de los Comités de Vivienda y, en definitiva, con recursos públicos generar mayor riqueza a las inmobiliarias.

2. Desintegración del trabajo colectivo por el derecho a la ciudad y la vivienda, al impulsar que la postulación a subsidios de vivienda sea de carácter individual y no priorizar postulaciones colectivas.

3. Favorecer a los desarrolladores inmobiliarios para proyectos de guetos verticales en los 3 polígonos de integración social, que podrán definirse a 700mts alrededor de las estaciones de metro, a 500mts en ambos costados de vías de locomoción colectiva y en área que, dentro de los 500mts, tenga al menos 3 servicios públicos.

4. Violar la normativa urbana de los planes reguladores comunales e intercomunales, dando beneficios por sobre los que señalan los planes reguladores.

5. Iniciar la destrucción de los barrios de baja altura y los barrios patrimoniales, al permitir que los beneficios normativos se impongan por sobre los planos reguladores.

Este proyecto de ley abre la puerta a la destrucción inmobiliaria de la trama urbana de zonas que han sido protegidas por vecinos, amparados en las leyes que permiten la protección de barrios patrimoniales, vía plan regulador o ley de monumentos nacionales. El caso emblemático es la comuna de Santiago, comuna fundacional, con un plan regulador que ha sufrido diferentes modificaciones a favor de los vecinos, y que cuenta con la mayor cantidad de zonas típicas del país. En la comuna fundacional, si se aplican los polígonos para los beneficios a las inmobiliarias, no queda ni una sola hectárea de todo el territorio, que no pueda ser susceptible de que se construyan torres en altura con esta Ley. Algo similar pasa en comunas como Ñuñoa, La Serena, Valparaíso y en general, en todo el país.

Hacemos un llamado a todas nuestras comunidades a movilizarse y utilizar todos los mecanismos de presión social posibles, para frenar el mal proyecto de Ley de Integración Social y Urbana.

Asociación Chilena de Barrios y Zonas Patrimoniales.

Santiago de Chile, 6 de mayo 2020
Crónica Digital

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.