Por Por Cira Rodríguez César: AMÉRICA LATINA Y RETOS ECONÓMICOS

0

América Latina y el Caribe volverán a contraerse en 2016, como consecuencia de la recesión en Brasil y las dificultades económicas en otros países de la región, aseguran expertos de importantes organismos internacionales.

Por eso su principal desafío para el año que recién comienza es despojarse de todas las ataduras que le puedan impedir superar el magro 0,2-0,3 por ciento de crecimiento que se prevé para la región en medio de un complejo escenario mundial.

Tanto es así que para Latinoamérica entonces no pueden ser ajenos los vaticinios globales de que los principales riesgos se relacionan con los ajustes actualmente en curso en la economía mundial, como el reequilibramiento de la economía china, la caída de los precios de las materias primas y las perspectivas de un aumento progresivo de las
tasas de interés en Estados Unidos.

Entre esos factores sobresale la fuerte incidencia que pueda tener una desaceleración económica en China más drástica de lo esperado, que podría provocar mayores efectos de contagio a nivel internacional por la vía del comercio, los precios de los commodities y una disminución de la confianza.

A ello se sumaría una mayor apreciación del dólar y condiciones financieras más restrictivas que podrían generar vulnerabilidades en los mercados emergentes, creando posibles efectos adversos en los balances de las empresas y problemas de financiamiento cuando exista una alta exposición en dólares.

No menos importante sería para la región y el mundo un estallido de la aversión al riesgo por cualquier causa, que profundice las depreciaciones y genere tensiones financieras en las economías de mercados emergentes vulnerables.

Y por último, nada halagüeña sería una escalada de las actuales tensiones geopolíticas en varias zonas, lo cual dañaría más la confianza y perturbaría el comercio mundial, los flujos financieros y el turismo.

Nuevos shocks económicos o políticos en los países actualmente aquejados por dificultades económicas también podrían frustrar el repunte proyectado de la actividad económica mundial.

Sobre esas bases el consejero económico y director de estudios del Fondo Monetario Internacional (FMI), Maurice Obstfeld, afirmó que “este será un año de grandes retos, y las autoridades deberían pensar acerca de la forma en que pueden reforzar la resiliencia de sus economías a corto plazo, pero también acerca de las perspectivas a más largo plazo”.

En 2016 la economía global crecerá al mismo ritmo que en 2015: alrededor de un 2,4 por ciento.

China, fundamental para muchos países de la región, crecerá en el mejor de los casos un siete por ciento, mucho menos que en la época del boom, según los pronósticos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal)

QUÉ TRAE 2016 PARA AMERICA LATINA

Con tales premisas, la Cepal augura que Latinoamérica y el Caribe permanecerá este año rezagada respecto a las economías avanzadas.

Por subregiones el movimiento será como sigue: América Central crecerá en torno a 4,3 por ciento, América del Sur anotará una contracción de -0,8 en su PIB, explicada principalmente por los retrocesos esperados de Brasil (-2,0) y Venezuela (-7,0), en tanto el Caribe de habla inglesa tendrá un incremento del 1,6 por ciento.

Por países Panamá liderará el avance económico, seguido por Dominica y República Dominicana, San Kitts y Nevis, Nicaragua, Guatemala, Perú, Costa Rica, Honduras, Colombia, Paraguay, México, Haití, El Salvador, Chile, Cuba, Uruguay, Argentina y Ecuador.

En este sentido será decisiva la respuesta de la región a importantes retos: las materias primas, las tasas de interés en Estados Unidos y la desaceleración global.

Por eso para desenvolverse en ese confuso panorama deberá impulsar las exportaciones y así contrarrestar la disminución de los precios que sufren las materias.

Sobre el asunto la Cepal alertó que los precios de los commodities que la región exporta se mantendrán bajos, por lo que en 2016 se apreciará nuevamente un deterioro en su comercio, especialmente en los países exportadores de hidrocarburos y minerales

Al respecto, el director de la División de Desarrollo Económico de la Cepal, Daniel Titelman, señaló que “hay desafíos a mediano plazo como el de hacer un cambio estructural para producir manufacturas con más valor agregado. Pero a corto plazo necesitamos una política fiscal activa y un estímulo a la inversión”.

De ahí que deba potenciar la producción y el consumo interno como alternativas a la exportación y para incentivar una política crediticia que favorezca el desarrollo.

También se mantendrá latente la volatilidad y la incertidumbre financiera, a lo que se agregarán las dificultades para obtener recursos en los mercados internacionales, la persistente apreciación del dólar y el aumento de la tasa de interés en Estados Unidos.

Por último y no menos importante es el efecto del comportamiento de la economía mundial en la latinoamericana, teniendo en cuenta que la primera debe crecer este año apenas un 2,4 por ciento.

La competitividad de América Latina depende de la capacidad de cada país de implementar sus propias reformas para estimular un crecimiento inclusivo y generalizado, asegura la Cepal.

Por Cira Rodríguez César*Jefa de la Redacción de Economía de Prensa Latina.

La Habana, 23 de enero 2016
Crónica Digital

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here