EL NO A PINOCHET EN CHILE CUMPLE 30 AÑOS

0

La historia de Chile cambió el 5 de octubre de 1988 con un plebiscito en el que se impuso el NO a la dictadura de Augusto Pinochet, pero las celebraciones fueron discretas y contenidas ante el miedo.

Un temor que todavía prevalece cada 11 de septiembre en los aniversarios del sangriento golpe de estado de 1973. Sin embargo, el trigésimo aniversario del NO es un hecho histórico que se celebra hoy con sobrada alegría.

Los partidos de centroizquierda se reunirán al final de la tarde en el céntrico Paseo Bulnes, para un acto masivo político cultural. Antes lo hará la derecha en el Palacio de La Moneda, iluminado anoche para rememorar el acontecimiento.

Aunque recibió algunas críticas en el plano local, la multipremiada película NO de Pablo Larraín dio mayor visibilidad al suceso que debió romper barreras ante una atemorizada población duramente reprimida por la junta militar.

Eran ocho años más de Pinochet o el NO, y la alternativa de la mayoría de los chilenos era poner freno, decir basta a una dictadura que dejó tanto dolor al país, comentó el expresidente Ricardo Lagos (centroizquierda).

Precisamente un homenaje al primer mandatario en democracia que se instaló en La Moneda en 1990, el democristiano Patricio Aylwin, permitió marcar el éxito de una exitosa pero también amenaza campaña por el NO.

En la película de Larraín, dos actores de alto vuelo, el mexicano Gael García Bernal (por el NO) y el chileno Alfredo Castro (por el SI), protagonizan personajes de ficción que señalan el hilo conductor del plebiscito.

“Fue una gesta que implicó la movilización de millones de personas y el trabajo de organizaciones a lo largo de todo Chile, y que provocó un resultado que Pinochet no esperaba”, declaró Genaro Arriagada a medios locales.

Arriaga fue el jefe de campaña del NO, que junto a otros colaboradores como el exsenador Carlos Ominami, Ricardo Lagos y los exministros Adriana Delpiano y Mariano Fernández, participarán este mediodía en un almuerzo para festejar la fecha.

El dictador, con 15 años de asesinatos, desapariciones y torturas sobre sus hombros, se lanzó al ruedo de la consulta bajo una presión internacional más activa que nunca y advertencias de eventuales fraudes.

“Fue un día que iluminó a Chile y nos devolvió la democracia”, destacó el presidente de la República, Sebastián Piñera en un acto de tributo a Aylwin.

La audacia, entrega y tenacidad permitieron la popularidad del eslogan ‘Chile, la alegría ya viene…’, junto con la determinación de los partidarios del NO de vigilar in situ las votaciones en las urnas.

Por Fausto Triana

Santiago de Chile, 5 de octubre 2018
Crónica Digital /PL

Compartir en ...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestPrint this page
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.